Fotorreportaje a Fabián Severo

La primera vez que nací fue en Artigas, a finales del silgo pasado. La segunda vez, fue cuando aprendí a escuchar letras de canciones. Todavía no existía la Literatura. Los libros quedaban lejos de mi barrio. Después nací en Rivera, cuando fui a estudiar profesorado de Matemática y regresé enseñando los heterónimos de Pessoa. Mis días se convirtieron en clases, timbres, pasillos, recreos… La infinita energía de los estudiantes. Resucité cuando conocí a Laura -su esperanza y mi inocencia, la pereza de mis días y su paciencia- . Ella me salvó de la noche y me ayudó a encontrar mi mejor versión. Una tarde, en facultad, mientras el profesor daba la clase, empecé a escuchar una voz en mi cabeza. La voz hablaba por encima del profesor. Las formas se confundían. Tomé mis apuntes, abandoné la clase. En la calle, la voz se escuchaba con más claridad. Esa fue la quinta vez que nací. Escribo para silenciar las voces, para que me dejen descansar. Reviví para siempre cuando nació mi hija Julieta. Ella me está enseñando a respirar. A veces, cuando las voces no me dejan hacer -voy a cocinar y me confunden los ingredientes, voy al almacén y me hacen olvidar lo que iba a buscar, quiero dormir y no paran de hablar…-, tomo mi pluma e intento pasarlas a un papel. Entonces, por unos instantes, ellas enmudecen como si murieran. Pero al rato, empiezan a hablar, y vuelvo a nacer.

Palabras tortas

Asvés

toi lembrando la tristesa

que  había en mi tierra

y las palabra van saliendo

una arriba de otra

intreveradas.

Hay días

que intento inderesar ellas

mas no puedo

impesan a perder el  olor

a quedar seim vida,

puro oso sin carne

morrendo en mis cuaderno.

Mas otras vez

yo las dejo asím

tortas

y  intonce

volto a tener dies año

y ando descalzo na calle

correndo con la Gabriela

ayudando la María arrancar laranya

y me sinto menos triste.

Misqueso que afuera el mundo es de tardisiña

vuelvo a tener los sueño que tenía

cuando caminaba nu meio das pedra

sin saber que las palabra tenían dueño

y el mundo era todo mío.

 

F.S

(Visited 70 times, 44 visits today)

Paola Scagliotti

Paola Scagliotti

Comencé hace muchos años con la fotografía como autodidacta y lo sigo haciendo hasta el día de hoy. Realicé varios cursos en la Escuela Uruguaya de Fotografía y video (EUF) participando de algunas muestras colectivas. Disfruto mucho de tomar fotos en recitales y en lecturas poéticas. Algunas de mis fotografías forman parte de trabajos poéticos editados y acompañan artículos publicados en la revista [SIC] de APLU y otros medios de prensa. Actualmente colaboro con un proyecto llamado “Orientación Poesía” y con el ciclo de lecturas de la antología ultra joven “En el camino de los perros" realizando el registro fotográfico. Desde 2015 colaboro en el portal “cooltivarte” realizando la cobertura de diferentes eventos culturales y llevando adelante una sección de fotorreportajes a poetas uruguayos llamado “Fotopoetas”.







Recomendaciones destacadas