Florencia Núñez en Espacio Felisberto Hernández - Sala Zitarrosa - 18 de Agosto de 2016 - Foto © Raquel Sabrido

Florencia Núñez. Canciones con historia

Please try entering https://graph.facebook.com/1119121678134744/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

“La historia de esta primera canción no se las voy a contar”, dice Florencia Núñez al comenzar el concierto en el Espacio Felisberto Hernández.

Florencia tiene 25 años, es cantante y compositora, y conserva la mitad de su cuerpo en Rocha y la otra mitad en Montevideo.

El concierto de esta noche muestra la inquietud de Florencia de desarrollar un diálogo directo entre el público y el escenario. Para ello nos encontramos dentro de una suerte de asamblea votando canciones con la voz y las manos alzadas.

Durante el concierto podemos ver la ciudad desde las ventanas laterales. Los semáforos siguen marcando el paso del tiempo mientras los cuerpos siguen aferrados a sus celulares buscando no se sabe qué, no se sabe dónde. Y ella canta. Canta canciones hechas en movimiento, en un bondi, en un avión. Canciones cuyo disparador es el llanto de un bebé o una reja que se cierra con una descarga eléctrica.

“Poder elegir” dice, “qué bueno”. Y aparece Mariana Lucía en escena con un pantalón galáctico. Hacen un Pacto mientras unen sus voces bautizando al dúo que ellas mismas llaman MARIFLOR en tono jocoso.

Hablan de crear cápsulas de tiempo. De la vida y del trabajo. De la democracia. Mientras, aparece la magia hecha palabra en dos idiomas parecidos, Mariana Lucía canta en portugués y Florencia emociona con sus letras cantando “seguro que seguiré pensando en tu sonrisa”.

Florencia se queda sola y canta una canción de amor en clave loser, según dice ella. “El amor es un embole” enuncia repitiendo las palabras de un amigo.

Florencia Núñez consigue que, al finalizar el concierto, conozcamos más sobre ella en relación a su música y en relación a la construcción de personajes que encontramos en sus canciones, así es que: prueba superada.

Imagen portada: Florencia Núñez en Espacio Felisberto Hernández – Sala Zitarrosa – 18 de Agosto de 2016 – Foto © Raquel Sabrido

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 

(Visited 67 times, 16 visits today)



Lucía Baltar

Lucía Baltar

Ciudadana del mundo, mendiga en la tierra. Gritó por primera vez una mañana de marzo de 1987. A los 12 años escribió sus primeros poemas –todos ellos prescindibles-. Llenó libretas durante años. Ganó un premio literario a los 19. Estudió la carrera de psicología pero nunca se atrevió a ejercerla. Terminó un Máster de Escritura Creativa y realizó un poemario. Emigró de España en abril de 2014 –su pasaporte dice que nació en las Islas Canarias. Ella no lo niega–. La mayor parte de su tiempo lo pasa observando la vida de otros, leyendo la vida de otros y escuchando la vida de otros. Ahora se entretiene escribiendo con la luz y robando suspiros con la cámara fotográfica. Ha aprendido a cebar mate, a decir “ta” y “bo” mientras habla y a cruzar en rojo. Se distrae con facilidad, se apasiona por completo y escribe para gritar con igual intensidad que aquella mañana del 87, es decir, con sangre, fluidos y la carne desgarrada.

<





Recomendaciones destacadas