Entrevista a Maleboux - Fotos Solange Pucheta - www.cooltivarte.com

Experimentar es la clave – Entrevista a Maleboux

Maleboux es un banda argentina, conformada como trío por dos integrantes de Catupecu Machu: el tecladista Martín “Macabre” González y el baterista Agustín Rocino, además de Leandro Spatola, bajista de Sick Porky.

La experimentación es la base sobre la cual este proyecto musical por fuera de las respectivas bandas de sus integrantes cimenta su creación musical. A pesar de ser un grupo nuevo como tal, sus integrantes ya poseen una dilatada trayectoria musical, contando ya desde el vamos con un público que conoce y sigue su trabajo artístico. Se podría decir que transitan una línea musical volcada a un electro rock, con diversas influencias, que el grupo asimila enriqueciendo su sonido, a la vez que logrando un estilo personal que demuestran en sus grabaciones de estudio y sus actuaciones en vivo.

Con motivo de su presentación en el evento “Campaña del Juguete” en Tanguito Bar, el pasado 9 de agosto, además del workshop que ofrecieron en Todo Música centro el día anterior, los entrevistamos para este portal, minutos previos a salir a escena esa noche.

“La idea es que la gente baile”

Ya han venido varias veces a Uruguay, ¿cómo han sido las diferentes experiencias?
Macabre: Sí, ya hemos venido varias veces, y está bueno porque ya es habitual en cierto modo, estamos muy contentos de venir nuevamente. Puede sonar obsecuente y demagógico pero nos encanta tocar acá, por la onda de la gente, nos encanta el país y los uruguayos. Son como nosotros pero sin todo el estrés y la locura insoportable del porteño, nos hace muy bien venir a acá realmente. Tenemos muchas afinidades y cosas en común, que hacen que el vínculo sea fluido, pero a la vez acá con una calidad de vida superior y un nivel de estrés muy bajo.

Leandro Spatola: Con Maleboux es la cuarta vez que venimos… Ya hace dos veranos que venimos tocando acá, haciendo la temporada en la costa uruguaya. Todo lo que hacemos en el este en Uruguay, es algo fijo, para nosotros es muy importante venir, ya hemos empezado los dos últimos años tocando acá en Uruguay, en algún modo para cambiar la energía… Ya vamos por el tercer verano acá, estamos planificando algunas cosas ya…

Agustín Rocino: De hecho la última vez fue hace unas tres semanas, en un evento privado, en una fiesta que hicieron unos amigos nuestros en Carrasco, nos invitaron a tocar y lo hicimos. Acá en la costa uruguaya hacemos base en La Juanita en José Ignacio, y ya tenemos algunos shows programados en Buenos Aires, y otros van a ir saliendo. Y sí, claro, nos gusta tocar y disfrutar de la costa uruguaya que es hermosa…

 

¿Con qué motivo o necesidad se forma Maleboux como proyecto por fuera de sus respectivas bandas? ¿Qué estaba faltando tal vez en los otros proyectos, que además están vinculados de algún modo hace mucho tiempo?
M.: En realidad no se hizo por el faltante de algo artísticamente hablando. Pasó que en determinado momento se decidió por un stand by en Catupecu, y cuando sos músico necesitas subir a un escenario, tocar y grabar, y teníamos algunas ideas colgadas hacía mucho tiempo, vinculadas más a la música electrónica, cuestiones más de DJ, con instrumentación, y las reflotamos con lo del parte de Catupecu. A raíz de ello nos empezamos a juntar para grabar, pensar un nombre para este proyecto, y se fue dando todo de manera muy fluida, yo soy un convencido de que cuando las cosas se tienen que dar se van a dar sin trabas. Al final terminamos grabando hasta ahora dos EPs y otro EP de remixes, ahora estamos grabando otro más, empezamos a tocar y por suerte empezaron a salir un montón de shows por toda Argentina, y ahora por Uruguay también.

L.S.: Sí, nosotros nos conocemos tanto personal como artísticamente hace muchos años. Sobre todo porque Macabre y Agustín han participado de la producción de algunos trabajos de Sick Porky, y también con Fernando (Ruiz Díaz) tenemos un vínculo desde hace mucho…

 

Háblennos acerca de los tres EPS, “Perfume solar”, “Astrolavers” y “Néctar”
A.R.: Nosotros no estábamos muy convencidos con la idea de hacer un disco. Si bien venimos de bandas que hacen discos de 11, 12 temas, pienso que cambió la forma de producir música y comercializarla, me parece que es todo mucho más rápido, más fluido. Para nosotros hacer un disco con esa cantidad de temas nos lleva una cierta cantidad de tiempo, que obviamente no nos lleva hacer tres temas, nos parece que hacer esto es como una instantánea del momento más actualizada. Nosotros tenemos un estudio y sello discográfico propios, tenemos las canciones, entonces a medida que las vamos componiendo, las grabamos y las editamos. La primer idea fue hacer tres EPs, de tres o cuatro temas cada uno, y ahí salieron el primero “Perfume solar” que tiene cuatro temas, después el segundo “Astrolavers” de tres temas, y después se nos ocurrió antes de sacar el tercero, que es el que estamos grabando ahora, hacer unas versiones remixadas por amigos DJs y Productores, que se coparon con la idea de remezclar la banda, tiene siete temas y se llama “Néctar”, que es medio raro porque es un EP nuestro pero en realidad es como de ellos…

M.: Por otro lado tenemos nuestro propio sello discográfico Brabacam, a través del cual producimos tanto material nuestro como de otros artistas…

 

Un disco conlleva un proyecto de más largo aliento…
M.: Los formatos musicales en toda la era en la que se empezó a grabar y plasmar la música a través de la grabación, se fueron acomodando a las dimensiones y duraciones de acuerdo al formato de la época. De hecho la cantidad y la duración de las canciones se fueron adaptando a lo que fue el vinilo, el maxi, el cassette, o el CD proponían… hoy por hoy como no existe esa limitación física el concepto de álbum es muy relativo, si querés sacar 100 canciones podés hacerlo, o si querés sacar 2 o hacer singles también. Entonces si bien consumimos muchos álbumes completos a la vieja usanza digamos, hoy por hoy no nos llama la atención hacer exactamente eso. Preferimos plasmar como una fotografía del momento, y hacer tres o cuatro temas, es como más espontáneo, bajar la energía en ese momento, que cuando es en un disco completo que eso mismo se empieza a perder o disipar con el tiempo…

A.R.: Además no es que tuviéramos una idea concreta de qué o cómo íbamos a hacer todo, o vamos a hacer este estilo de música, uno va a tocar este u otro instrumento o quién va a cantar y eso. De hecho en el segundo EP “Astrolavers” casi todos los cantantes son invitados, solo en un tema cantamos nosotros o hacemos coros…

M.: Es que originalmente la banda iba a ser instrumental, pero después nos dijimos “¿che, y si cantamos?”, y después empezó a pasar todo lo demás. Nada fue muy pensado, todo fue surgiendo. Si bien todo el proceso sí fue muy racional, porque empezamos a forjar la idea de cómo queríamos tocar, grabar, cantar etc., hubo un montón de cosas que se fueron y se siguen dando sobre la marcha, a puro ensayo y error…

 

Es un formato musical particular, ya que no tiene guitarras, y son teclados, bajo y batería, de hecho ayer en el workshop que brindaron, explicaron cómo suplían la falta de guitarras…
A.R.: Sí, es básicamente el formato que van a ver hoy…

L.S.: Lo que hicimos ayer en el workshop puntualmente fue volcar toda la data que fuimos adquiriendo a lo largo de mucho tiempo; hoy es todo tan googleable, antes las bandas se guardaban algunos secretos de cómo hacían tal cosa o sonido u otras cosas, nosotros estamos en un plan de que nos gusta compartir cómo hacemos lo nuestro, nos gusta tomar nota de otros artistas que hacen cosas que nos interesan, y los tipos con toda humildad nos cuentan y nos explican y nos indican el camino, y eso es lo que intentamos hacer ayer en el workshop, que además fue la primera vez que hicimos algo así juntos, y la verdad que nos gustó mucho.

M.: La tecnología así como te decía que fue moldeando el formato de escuchar música, también creo que modificó la manera en que se realiza un show, antes el concepto de banda estaba muy forjado en un front-man, guitarra, bajo y batería, entre otros instrumentos, hoy por hoy se descontracturó muchísimo eso. Por ejemplo hoy hay bandas de rock increíbles como The Kills que son solamente un guitarrista y una cantante, o Molotov que son dos bajos, una guitarra y batería. Hay muchísimas bandas en las que el formato tradicional desapareció. A nosotros nos pareció interesante formar un trío en el que no hubiese guitarras, si bien en los discos y en los shows a veces invitamos a guitarristas, la idea principal es que nosotros manejemos el colectivo de la banda, donde después se van sumando diferentes periféricos y músicos en algunos shows. La idea de Maleboux es salirse de ese planteamiento habitual en cómo está formada una banda, y como decía, además la tecnología te permite hoy un montón de cosas diferentes y nuevas que hay que saber aprovechar en beneficio de lo que uno hace…

 

¿Qué influencias musicales tiene Maleboux?
M.: Hay cosas que por una cuestión de clara afinidad musical son evidentes. Maleboux apuesta a algo en cierta medida más moderno aún, por eso el concepto de diferentes músicos que van pasando en escena, no la típica confirmación de banda. Sí tenemos referentes en cómo conceptualizar la banda. Ponele, Maleboux no tiene nada que ver con Gorillaz, pero en algún aspecto el hecho de tener tres músicos fijos y otros que rotan, la instrumentación, entre otras cosas, y salvando las diferencias musicales podríamos tener cierta influencia de ellos. Otra influencia puede ser Massive Attack, que es una banda que de gira tiene varios cantantes, y un poco va por ahí lo nuestro…

A.R.: Por otro lado en el primer EP “Perfume solar” hacemos una versión de “Gimme all your lovin´” de ZZ Top…

 

Escuchando a Maleboux, no es una banda que uno asocie a ZZ Top…
L.S.: En ese caso lo que nos inspiró fue el hecho de hacer una versión de una canción que tiene una impronta de instrumentos tocados y cantada, y si escuchas nuestra versión está hecha totalmente con máquinas. Volviendo sobre las influencias, nosotros tres escuchamos cosas muy diferentes, por ahí yo a veces escucho más a los Rolling Stones que la música que hacemos ponele… Pero lo que más nos interesa es que la gente baile… Nosotros somos bichos de la noche, trabajamos en la noche, como músicos o DJs, entonces tenemos como ése pálpito de creer saber qué es lo que mueve y hace divertir a la gente en la noche en determinados ambientes…

M.: Es todo un experimento porque los tres venimos de bandas de rock fuertes, en las cuales la línea musical y creativa va por otro lado. Creo que EP a EP fuimos como tuneando algunas cosas, que nos fueron llevando más a cercanos a hacer música como para pista de baile digamos, independientemente de qué estilo en concreto…

 

Tampoco la idea es encasillarse, ya que son una banda tanto de boliche como de festivales…
M.: La idea es que la gente baile sí, y que Maleboux sea una banda que pueda tocar donde sea, tanto en un boliche, festival o en cualquier evento atípico como el workshop de ayer… Allá en Buenos Aires hemos tocado hasta en un hotel, donde el público son turistas, y la banda funcionó ahí también, somos una banda todoterreno…

L.S.: Y si tenemos que tocar en un boliche de rock como este obvio que también, la amplitud artística que tenemos es la misma que nos lleva a tocar en todos lados, y eso es lo que verdaderamente nos moviliza, somos una banda que se puede adaptar para tocar en lugares muy diferentes…

M.: La versatilidad es como algo que nos planteamos desde el principio, desde qué música hacer hasta tocar en cualquier sitio. También traemos ese aprendizaje de nuestras otras bandas, como por ejemplo en mi caso con Catupecu, que es una banda más de estadio, y toda la movilidad, la logística y la dinámica es muy pesada y compleja, en el sentido que involucra mucho material, equipos, personas, y todo eso hace que la versatilidad sea un poco más reducida, por la cuestión de que no podés tocar en cualquier lugar, porque la estructura de un show conlleva un montón de cosas…

L.S.: Venimos de bandas con muchas personas en el crew, en mi caso en Sick Porky, somos 12 o 13 personas, y en Catupecu cerca de veinte, con mucha gente trasladando equipos y demás, y terminás perdiendo un poco el poder de estar en el cien por ciento de las cosas… Hoy con este proyecto al tocar en lugares más chicos, está bueno sentir el calor de la gente, nosotros si tocamos en un lugar con todo gigante y tremenda parafernalia donde hay 20.000 personas, cosa por la que ya pasamos, está buenísimo, pero también con que podamos hacer bailar y pasar bien a 50 o 100 personas en un boliche nos quedamos muy contentos…

 

¿Tienen contactos o vínculos con bandas uruguayas?
M.: Más que bandas, hemos generado amigos. En cuanto a bandas hemos conocido muchísimas. Con los No Te Va Gustar y La Vela Puerca giramos mucho, con El Cuarteto también hemos tocado…

L.S.: Después con otras bandas tenemos amistad sí, como con Motosierra, por supuesto Los Oxford, porque además tenemos amigos en común. Después amigos que viven acá, y que son dueños de lugares como boliches…

A.R.: Anoche por ejemplo vimos una banda que nos gustó muchísimo que se llama Los Buenos Modales, y no los conocíamos ni nada aún, nos la recomendaron y fuimos a verlos de una…

 

Cada EP es entonces diferente y tiene su propia impronta respecto al anterior…
L.S.: Cuando este proyecto empezó, siempre estuvo el planteo de hacer tres EPs, ahora cerraríamos una trilogía, que excluyendo digamos el EP de remixes (“Néctar”), empezó con “Perfume solar”, siguió con “Astrolavers” y este EP que se viene ahora. Y a partir de ahí, lo que queremos hoy es producir, sacar singles y seguir tocando… Te puedo decir que somos una banda que no tiene ningún tipo de prejuicios, somos de tener una idea y en seguida ponernos a laburarla…

A.R.: Es un poco como la foto de lo que nos pasa musicalmente en ese momento, es lo que nos sale…

M.: Nos ha pasado muchas veces de querer ir por un lado, y decir, “hagamos algo más funk”, y nos sale más rockero, “vamos a hacerlo más electrónico”, y tiene una onda distinta… Puede ser que algo termine de una manera radicalmente diferente a la que la habíamos proyectado al comienzo…

 

¿Está la idea de que Maleboux siga paralelamente a Catupecu Machu y Sick Porky? ¿Hasta cuándo daría Maleboux como proyecto?
M.: A mí me encanta tocar en Maleboux. Es muy difícil decirlo, es como que estés enamoradísimo de una novia y te preguntes hasta cuándo podría dar esa relación, el momento es eterno, yo ahora estoy muy feliz, me renovó las energías, la versatilidad de la que hablábamos me liberó de un montón de cosas, respecto a la estructuración de una banda masiva de estadio. Al tener sello y estudio propio, cualquier idea que tenemos al otro día ya sale editada. Entonces creo que esto va a seguir por un largo tiempo, puntualmente no lo veo como algo secundario, que aprovecho en el parate de otro proyecto. Maleboux es un proyecto con todas las letras, y con el compromiso que eso requiere, para mí y para los tres tiene el rigor de trabajo de una banda estable…

L.S.: Hoy es nuestro proyecto principal, corrimos todo lo demás a un lado y nos dedicamos a esto…

 

¿Qué bandas o músicos de la escena porteña de hoy nos podrían mencionar como interesantes?
L.S.: Hay como una onda de artistas nuevos de rock nacional masivos muy diversos, por ejemplo Catriel, Marilina Bertoldi, Louta, que no les importa nada en un buen sentido digamos, y le aportan frescura y renovación a la escena.

M.: Hay artistas que tienen una tremenda desestructuración. Louta por ejemplo es un performer que hace una obra de teatro mientras canta, Marilina Bertoldi también es muy interesante su trabajo, Catriel es un rapero que tiene una enorme musicalidad… Son artistas más jóvenes que tienen otra información. Nosotros con nuestro sello Brabacam producimos muchas otras cosas por fuera de lo más popular, y que van por el lado del jazz, folklore, flamenco, tango… Hay muchos artistas nuevos que la rompen, hay mucho talento, no sólo en Argentina, sino a nivel Latinoamericano también…

L.S.: Van surgiendo nuevos artistas muy talentosos que van renovando y “apretando” a los ya consagrados o que tienen un lugar en la escena nacional, y que transitando por otros caminos se volvieron también muy populares y masivos, y que convocan tanta gente como bandas o músicos con muchos años de trayectoria…

 

¿Qué les parece eventos como la “Campaña del Juguete”?
M.: Todos los eventos benéficos ya tienen una buena energía desde el comienzo, porque tienen una causa noble más allá de la música en sí. Surgió de unas personas allegadas a nosotros que nos puso en contacto con Emilio (Pérez Miguel), que es el curador, gestor y encargado de toda esta movida, y entre idas y vueltas surgió venir a tocar, con el agregado de que saliera ese workshop, y la verdad que está buenísimo, nos parece una iniciativa genial. Más allá de lo musical, que ya tiene un costado curativo, la causa en sí misma le suma más valor a todo esto. Ojalá surgieran más eventos como este, que por lo general no los hacen los políticos o entidades religiosas, sino que lo organizan personas que la tienen que remar muchísimo, y eso es formidable.

 

¿Qué proyectos tienen de acá en más?
L.S.: Estamos terminando este tercer EP, que nos tiene muy motivados, y muchos shows, de acá a fin de año tocar todo lo que podamos. Tenemos más shows de los que pensábamos que íbamos a tener porque en Argentina está toda una situación muy extraña, en la que la música y el arte en general están muy relegados. Nosotros por suerte con todo este trabajo que hemos hecho de poder tocar en cualquier lado, se nos han abierto muchas más puertas, que si tuviéramos una infraestructura gigante no lo podríamos hacer.

Tenemos por delante muchos shows, viajes, y Uruguay es un lugar al que estamos viniendo muy seguido y nos gusta mucho…

 

Fotos: Solange Pucheta

 

 

(Visited 68 times, 70 visits today)



Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.

<





Recomendaciones destacadas