De la serie Raso, Montevideo 2013 © Ricardo Antúnez

Espacio público, entrevista a Ricardo Antúnez

Ricardo Antúnez nació en Montevideo en 1964. Estudió Sociología y se recibió como Licenciado en esa disciplina, pero hoy por hoy se convirtió y trabaja como fotógrafo independiente. Trabajó entre 2006 y 2010 en el periódico La Diaria, y es también docente en TRIS Escuela de fotografía.
Particularmente interesado en la fotografía documental y periodística, es desde esa perspectiva que lo consultamos en la siguiente entrevista, donde Ricardo nos cuenta de su proceso de trabajo, sus motivaciones y un interesante análisis sobre el estado actual de la fotografía uruguaya.

“La sencillez de su técnica y la multiplicidad de sus usos no facilita la delimitación de un campo profesional cerrado. (…) Sin embargo, una cosa es conseguir una foto llamativa y otra tener algo que decir.”

 

-¿Cuando empezaste a hacer fotografía?

-En 1991, tenía 26 años.

-¿Qué es lo que más te entusiasma de la fotografía?

-La oportunidad de crear, la ilusión de una buena foto.

-¿En qué piensas cuando estas encuadrando?

-En qué cosa representa lo que estoy fotografiando, qué significa. Pero intento que la cabeza no inhiba la fotografía. Me permito fotografiar cualquier cosa que me parezca en el momento.

-¿Qué destacas de la experiencia de trabajar en fotografía documental?

-La fotografía me permite acercarme a muchas cosas que no serían parte de mi vida.

-¿Qué tan importante es ser objetivo en tu profesión?

-La foto es siempre una construcción, aunque una construcción no del todo despegada del acontecimiento. Si se trata de fotografía documental o periodística lo que intento es ser honesto con lo que vi y con lo que entendí. No es objetividad.

-¿Cómo se te ocurren las ideas? ¿Tenés una libreta de apuntes?

-Estás todo el tiempo pensando en fotografía así que muchas cosas pueden sugerir una idea en cualquier momento. El trabajo de otros fotógrafos también es muy importante, no para copiarlos pero sí para disparar ideas. Cuando la idea vuelve a lo largo del tiempo, entonces la escribo. Casi siempre lo primero que aparece es el título de una posible serie. Los títulos ayudan a que empiece a existir y a que tenga un sentido.

-¿Cuantas tomas realizas hasta conseguir la imagen que quieres?

-Intento sacar cada vez menos fotos de una misma cosa, dos o tres disparos. Muchas veces la primera es la mejor. Cuando “pensás” mucho sale una foto más convencional. Es algo que le pasa a muchos fotógrafos.

-¿Que hace que una imagen llame más la atención que otra?

-Supongo que la combinación del asunto fotografiado, la estética y la subjetividad del receptor. A veces una de estas dimensiones viene por delante de la otra, pesa más.

-¿Crees que los fotógrafos deben tener una filosofía para hacer un buen trabajo?

-Todos tenemos una manera de mirar, algo que se va formando en nosotros a lo largo de nuestra vida y que puede ir cambiando, educándose, sofisticándose pero que tiene siempre las huellas de nuestra biografía y del lugar, la época y la clase que nos tocó. Una filosofía en el sentido vulgar de la palabra. Por otra parte, a lo largo del tiempo uno puede madurar algunas convicciones acerca de cuál cree que es el buen uso de la fotografía. Esas convicciones orientan el trabajo.

-¿Puedes contarnos tu proceso de edición?

-No tiene nada de especial, es un trabajo de selección y armado de secuencias. La mayor parte de las veces lo hago en la pantalla pero a veces prefiero fotos impresas. No es la parte del trabajo que más me gusta.

-¿Qué opinión tienes de los programas de tratamiento de la fotografía?

-Son muy útiles. Ofrecen muchísimas ventajas frente al viejo laboratorio. Hay que usarlos con un sentido. En la fotografía documental, además, hay que usarlos con moderación.

¿Trabajas con metadatos en una fotografía? ¿Cuáles son los ítems con más relevancia y porqué?

-Los metadatos son muy importantes en la fotografía “de realidad”. Las fotos son mudas. Necesitan palabras que digan aquello que la imagen no puede decir. Dónde y cuándo fueron tomadas, de qué se trataba, quiénes son las personas que aparecen, quién es el autor. Todo esto es necesario para entender la foto en el presente y, más aún, en el futuro.

Con la aparición de las cámaras digitales y la cantidad de disparos ¿se mira menos?

-Es un riesgo que se corre. La idea de que si tomamos muchas fotos vamos a pegar alguna es una idea equivocada, que puede convertirse en un hábito. Por otro lado, una cantidad de fotos exagerada conspira contra con el uso posterior de las fotos. Es una de las cosas que está pasando en el álbum de familia: no se pueden ver tantas fotos.

-Hoy en día se maneja en cultura el concepto de prosumidor, donde todos somos productores y consumidores al mismo tiempo, ¿crees que esto es así? ¿se acentúa con la aparición por ejemplo de los smartphones, la invasión de imágenes y la velocidad de difusión?

-En un sentido de cultura como un campo especializado de producción, tiendo a pensar que no, aunque pueda haber casos y grados en que esto se cumpla. Tocar la guitarra no es lo mismo que ser músico. No obstante, el caso de la fotografía merece una consideración especial. La sencillez de su técnica y la multiplicidad de sus usos no facilita la delimitación de un campo profesional cerrado. Esto no es nuevo, pero se acentuó con la digitalización. Una parte de las competencias de los fotógrafos es accesible a todo el mundo. Al mismo tiempo, la destreza visual media de los jóvenes es mucho más alta que la que teníamos hace veinte años. Puedo verlo claramente en mis alumnos y las razones son fáciles de adivinar. Sin embargo, una cosa es conseguir una foto llamativa y otra tener algo que decir.

-Con el avance tecnológico las cámaras de fotos filman full hd, ¿qué opinas con respecto a que el mismo profesional realice trabajos fotográficos y de video? ¿Afecta eso a la profesión de fotógrafo?

-Creo que las nuevas herramientas afectan a la profesión en un sentido positivo porque amplían nuestra capacidad de crear y nuestra productividad, como ocurre a nuestro alrededor en todos los procesos de trabajo. Hay fotógrafos que están haciendo buenos audiovisuales ayudados por las nuevas cámaras. Es inevitable que las agencias y los medios pretendan que una misma persona resuelva al mismo tiempo la foto, el audio y el video, porque eso representa un ahorro para las empresas. Es el impulso primario de quienes hacen las cuentas. Pero ahorro no es calidad. Confío en que los medios que no ofrecen calidad tarde o temprano tendrán que replantearse su opción por la economía o desaparecerán.

-¿Qué esperas de la gente al ver tus fotos?

-El fotógrafo francés Guy Le Querrec dijo que fotografiar es señalar algo con el dedo para que otros lo vean. Creo que es eso, llamar la atención sobre algo que viste, dándole un sentido que esperás llegue hasta los demás.

-¿Qué opinas del derecho de autor de la imagen y su relación con las redes sociales?

-Si la pregunta se refiere a la violación del derecho de autor en la red, digo que por ahora Internet es el lugar donde todo se consigue gratis. Programas, música, películas, fotos, libros. El efecto general de esto me parece fundamentalmente positivo. Sería mejor si en algún llegáramos a un acuerdo en el que también se contemplara el derecho de autor porque respetarlo en necesario para que la producción cultural se sostenga.

 

-¿Es posible vender fotografías en Uruguay?

-Fotografías en el sentido de obras de arte, hasta donde sé, no se venden, salvo excepcionalmente. Pero creo que si un galerista se lo propusiera podría hacerlo. Montevideo no tiene todavía una galería de fotografía, es una de las tantas cosas por hacer.

 

-¿Qué te parece que hay que hacer para fomentar la fotografía en Uruguay?

-Nunca hubo tantos estímulos como hoy, concursos, galerías, libros, sitios web, programas de televisión. La prueba es que hay muchísima gente interesada en la fotografía. Es algo que le debemos en buena medida al Centro de Fotografía de la Intendencia de Montevideo y al Fondo Concursable del MEC. Si la pregunta se refiere a medios para fomentar el trabajo personal de quienes ya son fotógrafos, creo que faltan concursos para financiación de proyectos. Hay facilidades para exponer o publicar cosas ya hechas, pero no para proyectos a realizar.

-¿Se puede vivir acá de la fotografía?

-Sí. No en el sentido del trabajo de autor sino de una diversidad de trabajos fotográficos. Los trabajos personales se hacen siempre al costado del trabajo remunerado. Esto es así en Uruguay y supongo que en muchos lugares del mundo.

-¿Como fotógrafo es fácil acceder a galerías y salas para exponer?

-No lo sé, estoy un poco fuera de eso. Cuando pienso en sala pienso en el llamado del CdF.

-¿Qué consejo darías a un fotógrafo que recién empieza?

-No me siento en la posición de dar consejos. Hay muchas maneras de ser fotógrafo y cada uno tiene que encontrar la suya. Hay que ser sincero con uno mismo y hacer aquello en lo que uno cree, es lo único que diría.

-¿Estás trabajando en algún proyecto que nos puedas contar?

-Hay un proyecto que se llama Raso, del cual algunas fotos saldrán en la revista Lento de setiembre, y otro que se llama La piel de la ciudad. Los dos tienen que ver con el espacio público montevideano.

Más información sobre Ricardo Antúnez:

http://ricardoantunez.photoshelter.com

 

   

 

(Visited 83 times, 10 visits today)



Federico Meneses

Federico Meneses

Por el 2003 surge la idea de armar un boletín electrónico "óbolo cultural" para difundir eventos que poco se sabían. Con el surgimiento de las redes sociales el boletín deja de tener su efecto y nace www.cooltivarte.com A fines del 2010 invito asociarse como co-director a Mauricio Conde, junto a todos los amigos colaboradores que se sumaron a la idea de aportar un granito de arena a nuestra cultura potenciando los eventos y dando más valor al conocer a los artistas mediante entrevistas, artículos de opinión, análisis, reflexión y crítica. Cooltivarte está presente en el medio local comunicando las noticias, críticas, opiniones y entrevistas, tratando de generar un valor cultural conociendo de cerca a los protagonistas, generando una conciencia colectiva y sensibilidad para este rápido diario vivir.

<





Recomendaciones destacadas