Paulo Roddel entrevista a Diego Presa - diciembre 2019 - Foto © Andrea Silvera www.cooltivarte.com

Entrevista a Diego Presa – El oficio de hacer canciones

Diego Presa es un destacado músico y compositor uruguayo, que a lo largo de dos décadas ha desarrollado un sólido trabajo artístico en el medio local. Es uno de los fundadores, vocalista y guitarrista del colectivo musical-poético Buceo Invisible, y desde hace tres años integra junto con Garo Arakelián (La Trampa) y Gonzalo Deniz (Franny Glass, Mersey) el grupo El Astillero, además, de llevar adelante una muy interesante carrera como solista.

Con motivo de su próximo concierto del 20 de diciembre en la sala Delmira Agustini del Teatro Solís, adelantando lo que será su cuarto disco solista, conversamos con él para este portal.

 

Hablanos acerca de este próximo concierto tuyo, el 20 de diciembre, en la sala Delmira Agustini del Teatro Solís, que sirve como adelanto de tu futuro cuarto disco solista…

– Bueno, es un concierto que tiene un formato y una integración distinta a lo habitual, a lo que usualmente incorporo en mis conciertos. Desde hace unos meses ya vengo trabajando con Pablo Gómez, que es un pianista y tecladista que trabaja con nosotros en Buceo Invisible, en esto de abordar las canciones solamente a voz y piano acústico, que tal vez pueda ser algo que nos limite de alguna manera, pero elegimos tocar en lugares donde haya un piano en buenas condiciones, como una forma de cambiar el ángulo y darle como una nueva vida a las canciones. Básicamente es un repertorio de reversiones de canciones de mis discos solistas, y también versionamos algunas canciones de autores admirados como Silvia Meyer, Jaime Roos, Lou Reed, en general siempre vuelvo a escuchar a artistas que con el paso del tiempo admiro todavía más. También como en los casos de Leonardo Cohen, Patti Smith, -que la vi en vivo cuando estuvo acá y me pareció maravillosa-. Además habrá canciones nuevas, que son las que estoy grabando en este momento para mi cuarto disco solista, que no tienen este formato de voz y piano, sino una instrumentación más amplia y más compleja, aunque también me está gustando tocarlas y presentarlas como parte de este espectáculo en una forma más austera y despojada.

 

¿En qué momento de tu vida personal y de tu carrera artística llega este disco?

– Yo estoy muy agradecido por un montón de cosas, que tienen que ver con mi vida personal y con el oficio, en este caso con lo que yo hago artísticamente. En los últimos años, la cantidad de gente que ha accedido a escuchar mis canciones ha aumentado, digamos que se ha ampliado el círculo de personas que se acerca a mi obra, eso me hace bien, sin dudas, además la experiencia de seguir tocando con Buceo Invisible después de tantos años, seguir grabando y haciendo cosas nuevas con ellos, como un grupo que sigue vivo y creando, también la experiencia con El Astillero, que es más reciente pero que ha sido muy intensa en los últimos tres años, y todas esas cosas me han
aportado muchísimo desde el punto de vista humano y en cuanto al oficio de hacer canciones e interpretarlas…

 

¿Cómo sentís eso de tener que salir a un escenario a defender tus canciones como solista, y no con un grupo?

– ​Hace mucho tiempo, cuando yo tenía apenas 18 o 19 años, tuve la oportunidad de hacerle una entrevista a Darnauchans, que fue mi primera y última entrevista que le hice a alguien, fue como mi fugaz estrellato en el periodismo -risas-, él fue muy generoso y amable conmigo, y yo era absolutamente inexperiente como entrevistador y estaba muy impresionado de hablar con él, la entrevista fue una excusa para conocerlo, y recuerdo que me dijo que lo de ser solista es algo grave, por esa sensación de estar como desprotegido, y no tener a nadie atrás o a los costados que te apoye en escena, y creo que es una instancia muy intensa a la vez que una sensación algo extraña, que me aparta totalmente de lo que es mi vida cotidiana, mi yo cotidiano, y me deja en un lugar de encuentro con una zona más inconsciente mía, que tiene que ver más con los sueños, o zonas más oscuras e inexploradas personales… Me interesa explorar, me gusta enfrentarme a ese desafío. Aunque igual en esta ocasión estoy en el escenario con Pablo, que es un gran pianista, y va a estar todo el concierto acompañándome, y eso hace un poco más fácil las cosas. Pablo es un gran pianista de música popular, de rock, y este es un concierto de rock, a pesar del formato, yo lo vivo y lo siento así, eso en gran medida lo denota la forma en que toca Pablo, que va desde John Cale hasta la música popular uruguaya, en un estilo muy particular que él le da y que a mí me gusta mucho.

 

¿Cómo lidiás con eso de trabajar artísticamente con tres frentes como son Buceo Invisible, El Astillero, y como solista… ¿Qué espacio le das a cada proyecto

– Sin dudas para mí los tres proyectos son importantes, aunque son tres espacios muy diferentes, pero de una importancia similar. Buceo Invisible es el grupo de toda mi vida, crecí como artista y como persona con ese colectivo, mis mejores amigos están en ese proyecto, fueron los primeros que escucharon mis canciones, de manera que tiene un lado afectivo muy profundo y nos divertimos mucho haciendo lo que hacemos, a pesar de que no parezca -risas-. Lo de El Astillero es bastante más reciente, fue y sigue siendo muy intenso, tanto en lo artístico como en lo personal. Yo durante mucho tiempo sentía que no encontraba todos los canales para dar todo lo que tenía para dar como artista, y era algo que me perturbaba un poco. Y bueno, ahora es exactamente lo contrario, estoy con mucho trabajo, con mucha presión, pero es una presión que me gusta, sin dudas.

 

¿Qué cosas sentís que podes desarrollar de manera más amplia en tu carrera solista que no podés hacer en Buceo Invisible y en El Astillero, ¿cómo definís que canciones son tuyas, cuándo y cómo decís “ésta canción me la quedo yo”?

Creo​que la principal característica de este espacio solista mío es que está más abierto a caprichos y las decisiones son básicamente mías, es una libertad de creación diferente. A ver, el trabajo colectivo es algo hermoso, complicado y arduo a la vez, pero en definitiva el más rico. Y el trabajo de negociación, de propuesta y de apertura a las iniciativas e ideas de los compañeros de grupo es
algo que considero fundamental, yo he aprendido muchísimo a partir del ejercicio que requiere ese trabajo grupal, tanto en Buceo… que somos muchos y nos conocemos hace muchos años, como con Gonzalo y Garo. A Gonzalo hace mucho tiempo que lo conozco, estudiamos cine juntos, y siempre por un motivo u otro nos hemos cruzado en la vuelta, y a Garo, a pesar de que es una persona muy conocida en el ambiente, yo personalmente lo conocí hace pocos años, en realidad te diría que lo empecé a conocer mejor en El Astillero, antes apenas si nos habíamos cruzado dos o tres veces, en algunos encuentros medio fugaces que daban para entrever que podíamos hacer algo juntos…

 

¿Te autopercibís como un cantautor?

Yo soy un autor de canciones, escribo canciones, y después las canto, las interpreto. El armado y la forma ya es más abierto, y pueden ser vehiculizadas de maneras muy diferentes. No me «caso» con la imagen sesentista de los cantautores tipo Bob Dylan, Joan Baez o cantautores previos de lo que es la chanson francesa, muy influyentes, y por supuesto que me gustan sí, y además me siento parte de la cultura rock. Hay cantautores que me parecen maravillosos, ya te mencioné a Cohen, y todo su etapa folk de los setentas y de los sintetizadores en los ochentas. Siempre me gustó la canción, la palabra y la melodía, y ese universo que es muy amplio, y trasciende al cantautor guitarra en mano digamos.

 

¿Qué es generalmente primero en tu creación, la letra o la melodía, y cómo, ya teniendo una llegás a la otra?

Es algo muy azaroso en mi caso, y que no domino. Creo que lo interesante, justamente radica en que no lo domino. A veces surge primero algo escrito, y luego tengo que tomarme el trabajo de crear una música que tenga que ver con eso que escribí, y a veces sucede que es al revés, tengo algunos acordes ya sea en el piano o la guitarra, y tengo que comenzar a encauzar una lírica que armonice con la música, con la melodía. A veces, en los menos de los casos, surgen ambas cosas de manera simultánea digamos, y ya hay una melodía y una letra que nacieron juntas por decirlo en algún modo…

 

¿Las cosas que te inspiraban hace mucho tiempo para crear y componer, cuando comenzabas, siguen siendo las mismas que te inspiran hoy?

Sí, sin dudas. Aunque hemos crecido, hemos envejecido -risas-, y los tiempos y uno ha cambiado, y la manera que tenemos de ver el mundo a los cuarenta y pico es muy diferente a la que teníamos en el fin de la adolescencia. Pero igual sí, creo que se ha ampliado en lo que tiene que ver con las fuentes de inspiración…

 

¿Cuándo considerás que una canción está terminada?

Hay momentos que siento que ya está bien, que me baja la ficha, que me dice que ya está terminada, que la estructura de la canción está bien. Pienso que es más bien intuitivo, o a veces también son plazos externos referidos a que hay que terminar una letra porque los tiempos de grabación son cortos digamos, y hay que entrar al estudio y hay que terminar la letra. Pero en
general, después de algunas reescrituras o quizás no, es momento de dejarla ahí, y seguir con otra cosa. Manuel Espínola Gómez, un gran y generoso artista a quien también tuve el privilegio de conocer, me dijo en una charla que él sentía que la obra nunca estaba terminada. En mi caso creo que sí, que cada creación mía tiene un final…

 

Para vos, como creador, ¿cuán importante considerás que es que se te entienda el mensaje que querés dar con tus canciones, con tus letras?

A mí me gusta ese espacio que se genera entre lo que uno quiere decir y lo que el otro interpreta, recibe o le resuena, ese espacio me parece bastante mágico, y muy interesante, citando a Darnauchans, algo que tiene que ver con eso de “El micrófono y la penumbra”. Y se generan líneas y multiplicaciones de significados que me parecen maravillosos. Obviamente, cuando hay una mala interpretación del texto no me gusta, por suerte esto nunca me ha pasado. Lo que sucede es que cada persona le da una interpretación distinta, azarosa, imprevisible. Es una forma de resonar distinta en cada persona y en su vida, en cada integridad y cada experiencia vital de cada uno, y eso es lo que me parece fantástico…

 

¿Y qué espacio tiene la poesía en tu día a día y creación?

Yo soy lector de poesía. Aprendí a leer poesía desde la adolescencia, no me resultaba sencillo, me resultaba más fácil la narrativa, leer un cuento o una novela, que un poema, porque se leen de forma diferente. Con el tiempo entendí y asimilé mejor la poesía. Pienso que con la poesía uno tiene que aprender a encontrar formas de decodificación que son más bien personales, uno tiene que descubrir su propia manera de leer poesía. La poesía es una fuente importante para mí, así como el cine, la plástica, o la vida cotidiana y las relaciones de las cuales saco para mi propia creación. De hecho, yo empecé escribiendo poesía de adolescente, publiqué un libro a los dieciocho años, del cual tengo todavía unos cuantos ejemplares escondidos y prefiero que no salgan la luz -risas-, son poemas escritos con otra cabeza, y en otro momento de mi vida… Y tengo un montón de poemas que he escrito en los últimos dos o tres años también, y no se aun que voy a hacer con eso, es como un discurso distinto al de las canciones, que a veces se juntan, y a veces puede suceder que algún texto más poético termine transformándose en una canción, probablemente en algún momento haga algo con ese material poético que tengo…

 

¿Cuáles han sido tus últimas lecturas?

Bueno, Roberto Bolaño me gusta muchísimo, como narrador y como poeta, su novela “2666” me parece absolutamente maravillosa, y su libro de poesía “Los perros románticos” también. Además leo muchas cosas clásicas como “Crimen y Castigo” y “El Idiota” de Dostoievski, también Jorge Luis Borges, entre muchos otros, y siempre tengo alguna lectura si…

 

¿Qué cosas pensás que va a tener este futuro cuarto disco solista tuyo que lo diferencia de los anteriores? ¿Por dónde va la línea creativa de este nuevo disco?

Desde un principio, cuando ya tenía este cuerpo de canciones nuevas, me interesaba trabajarlas
de una manera distinta, ya desde el inicio del proceso de trabajo. Empecé a trabajar con el músico, compositor y productor Fabrizio Rossi, y básicamente se generó como una especie de taller, en los cuales las canciones van tomando caminos bastante inesperados, con mucha apertura a la hora de arreglar las canciones, direccionarlas artísticamente, en cuanto al sonido también, y abrir un poco la paleta de colores sonoros digamos… Quería abordar estas canciones como desde otro lugar, quizás con una amplitud tímbrica y un grado de experimentación mayores, salir un poco del formato más clásico si se quiere, esa es la búsqueda, vamos a ver qué pasa, estamos en el camino…

 

¿Si tuvieras que recomendar algún músico o banda que hayas escuchado y te haya gustado últimamente?

Bueno, hay mucha gente haciendo música por todos lados. Para hablar solamente de la escena local, te podría decir Andrés Michel, que es un gran cantante, tiene unas canciones muy interesantes y escribe muy bien, también mi amigo Guillermo Wood, que tiene varios discos ya, y cada vez son mejores, tiene una obra prolífica y una libertad creativa súper interesante, además Fernando Henry, que hace muchos años viene trabajando y tiene una poética fortísima, otro músico que me parece interesante es Sebastián Codoni también, que está grabando su primer disco y que tiene un trabajo lírico interesante, y después hay bandas que he escuchado que me han parecido interesantes, como por ejemplo El Color Ausente… son los primeros que se me vienen a la cabeza…

 

¿Qué grado de involucramiento pensás que debería tener o no un artista, con la realidad, los acontecimientos y las circunstancias que le toca vivir?

Me parece que no hay que ser dogmático, creo que durante mucho tiempo se fue muy dogmático en ese sentido, sobre todo en algunos ámbitos de la canción específicamente, yo pienso que el arte es libertad, y me parece que hay que defender la libertad. Por otro lado, pienso también que toda expresión artística es política, inevitablemente, dice algo sobre quienes somos, y me parece que el artista, y en mi caso el creador de canciones debe estar comprometido principalmente con su arte, ese es el verdadero compromiso fundamental obligatorio, el compromiso con lo que estás diciendo y cómo lo decís, eso sin duda. Después me parece inevitable que termines hablando de tu realidad, de tu tiempo, de tu entorno, de lo que sucede, hay gente que ha trabajado antes y ahora con el material que le brinda el devenir cotidiano, con una consciencia acerca de los acontecimientos políticos y del entorno, y que lo han hecho con una maestría artística muy buena… Lo que hay que defender es la libertad de lo que estamos haciendo, y el compromiso y el rigor en lo que hacemos…

 

«El creador de canciones debe estar comprometido con su arte»

 

¿Cómo ves hoy el panorama actual de la música local?

Hay una gran proliferación de propuestas, quizás por los grandes avances tecnológicos, uno accede a un sinnúmero de propuestas artísticas, y hay una profesionalización y mejora técnica mayores hoy, ha habido un desarrollo en la ejecución instrumental y musical, hay mejores instrumentos e instrumentistas, bandas que suenan mucho mejor que antes, personalmente me cuesta más encontrar letras que me conmuevan, en el terreno de la lírica ahí la veo más difícil, están buenas las canciones que conmueven y que generan cosas, más allá de que suenen bien simplemente. De todos modos sería un poco soberbio de mi parte hacer una lectura general de un fenómeno que no termino de comprender ni conocer del todo…

 

¿Y en cuanto al interior? ¿Qué tal estuvo esa larga gira con El Astillero que abarcó Uruguay y Argentina?

Fue una experiencia realmente muy linda y muy enriquecedora. Tocamos en casi todos los departamentos del interior, y en algunos de estos no solamente en la capital, sino en ciudades más chicas de esos departamentos. Y también haber cruzado a Argentina fue muy bueno… El formato de tres guitarras tiene que ver con la identidad del grupo, es una manera de musicalizar diferente, y te exige otras cosas que siendo una banda standard digamos…

 

¿Y qué planes artísticos tenés para después de este show del 20 de diciembre? ¿A qué altura del año que viene saldría tu cuarto disco?

El disco estaría saliendo en los primeros meses, está en una primera etapa de preproducción digamos, ya hay cosas que tengo grabadas, y los plazos que me propuse serían por marzo o abril para la salida del disco… Por lo pronto, inmediatamente después del show del 20 de diciembre me tomaré unas buenas vacaciones -risas-, fue una año muy intenso para mí, con mucho trabajo, muchos toques, giras, eventos, y tengo ganas de parar un poco y pasar tiempo con mi familia, estar tranquilo un poco, y luego sí, retomar el trabajo de producción de este disco que viene…

 

Ver fotogalería


 
 

(Visited 416 times, 436 visits today)



Paulo Roddel

Paulo Roddel

Nació e1 13 de octubre de 1977, en Montevideo, Uruguay. Ha publicado poesía y cuentos en revistas y antologías de escritores. Editó fanzines y publicaciones de rock de circulación under en Montevideo (1997-2000). Co-fundó los grupos de poetas 7 Segundos y Seis50, grabó los cds de poesía “Siete Segundos en la vuelta de tu oreja” (Grupo 7 Segundos, 2002) y “Ablación del Habla” (Grupo Seis50, 2006). Ha publicado cuatro libros de poesía Trapos (2004), Palidezco (2010), Ama/zonas (2014), y "El ceño del sueño" (2016). Ha colaborado en los periódicos La Diaria y La República, fue co-redactor de la revista cultural Fango (Premio Fondos Concursables del MEC, 2010-2011), colaboró en las revistas culturales H-enciclopedia, El Boulevard, Revista Ricardo Reis, Revista Vadenuevo, Artesuburbano, Revista Once, Magazine Montevideando, Suplemento El País Cultural, entre otras publicaciones. En 2014 participa de la realización Poetas - Proyecto Cross Media. Colabora desde el 2010 en el portal cooltivarte.com. Participa en ciclos literarios y encuentros de escritores tanto en Uruguay como en Argentina, y como columnista invitado en radios tratando efemérides vinculadas al rock. Como periodista cultural ha entrevistado a numerosas destacadas figuras de la cultura, tanto uruguayas como extranjeras en diferentes disciplinas artísticas. Colabora también en la revista digital Lamás Médula, de Buenos Aires. Es docente de inglés, librero, y actualmente cursa la carrera de Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UdelaR.

<





Recomendaciones destacadas