Foto de portada: Motosierra - The Roxy - Foto © Monk Calavera

El Pibe Destroy

Con motivo del primer show del año de Motosierra en Montevideo este sábado en Bluzz Live, entrevistamos a su vocalista y fundador Marcos Fernández.

-Motosierra va a tocar este 18 de junio en Bluzz Live, primer show del 2016 con Niñera Nueva Ola y Depresión Adolescente.

-Sí, Niñera Nueva Ola ya hace tiempo que vienen tocando, nunca los ví en vivo pero parece que tienen una agenda bastante llenita, nosotros los metimos ahí porque Leo pensó que estaba bueno meter como complemento del show nuestro y de la vuelta de Depresión Adolescente que es una banda hardcore vieja de Canelones que vuelve después de diez años, meter también una banda de viejos punky rockeros, como que calzaba bien.

-Vienen tocando de manera gradual, el año pasado no tuvieron muchas fechas, el año anterior…

-El año anterior menos todavía.

-Hay todo un proceso en la banda.

-Nos vamos acomodando.

-En una entrevista bastante vieja vos hablás de un tal Sid, ¿Quién es? El aparece al comienzo de la banda.

-Sid es, antes que nada, el dentista del rock, es un odontólogo que nos atiende a todos, a Nico, a mi, a Andy Adler cuando estamos mal de las muelas y siempre estuvo apoyando lo que hacemos desde el principio con Motosierra. Fue una de las primeras personas que se acercó a nosotros a darnos una mano generosamente y sin ningún tipo de recompensa más allá de ser parte de esto, compartir cosas con nosotros y que le demos algún disco. Sid es una persona que se acercó a nosotros al comienzo de la historia de Motosierra porque manejaba un tipo de información que en ese momento no era tan accesible porque todavía internet era bastante nuevo, estoy hablando de fines de los 90s principios del 2000 y más sobre este tipo de escena que era totalmente desconocida acá. Todo lo que tiene que ver con rock escandinavo, under y todo ese tipo de cosas que el tipo maneja mucho y además él tenía mucho contacto con sellos, distribuidoras y bandas.

-Por eso se edita Motosierra en países como Japón.

-Él nos ayudó pila, nos ayudó a hacer contacto con todas esas bandas y con todos esos sellos y a editar afuera, y siempre lo hizo de una manera totalmente altruista y generosa, no lo necesita ni nunca pensó hacer un mango con nosotros porque no había un mango para nada. Pero siempre ha estado ahí desde el principio con nosotros y con toda esta escena, con Hotel Paradise, Buenos Muchachos, trabajó con La Saga, trabajó con varias bandas del medio y que vienen de esa escena que venimos nosotros, de Juntacadávers de todo lo que pasaba con el rock under de principios de los 90, eso fue lo que nos unió más o menos a todos nosotros.

Chicos Eléctricos

-Básicamente, sí. El nombre de Sid es Osvaldo Barbosa.

 -¿Cuáles son las influencias que te llevaron de cierta manera a formar Motosierra?

-Bueno, lo que me ha influenciado es todo lo que he vivido. Me influenciaron tanto los Stooges o los Chicos Eléctricos como el hecho de haber nacido en el barrio que nací, de haber ido al liceo que fuí, de la situación compleja que tengo en relación a mi familia, he tenido varios kilombos y no sé, la vida en general, las vivencias que uno ha tenido, que han formado el carácter de lo que uno es y la visión que uno tiene de las cosas, cómo uno enfrenta las cosas de una manera más o menos visceral u honesta, inclaudicable.

 -¿Hubieron cambios con respecto a lo que ahora te puede influenciar?

-Lo que pasa que siempre estás cambiando, siempre hay cosas nuevas, cuando uno era más pendejo decía: “Yo nunca voy a cambiar”. y todo ese tipo de cosas que uno dice cuando es pendejo. Te das cuenta de que no es tan así, de que tus principios permanecen porque el principio de uno es ser fiel a tus principios.

-Y hay algunos que se dan vuelta…

-Si, porque el principio de esa persona no es ser fiel a sus principios sino irse acomodando a como vayan las cosas, o sea, todo bien, no voy a tildar a nadie que sea careta ni nada pero si que la vida va avanzando, va cambiando, y va sumando kilómetros al autito. Las cosas van pasando y eso necesariamente hace que vos cambies.
El hecho de haberme quedado cuatro años viviendo en Brasil, que me alejé un poco de todo esto, que tuve otra situación diferente porque estaba casado, porque estaba lejos de acá, eso también me influenció, para bien también, si yo me hubiese quedado no se si estaba contando el cuento.

-¿Hay un impasse por esos años y luego retoman, en resumen, cómo dividirías ese arranque, desarrollo y lo que es la banda hoy?

-Son tres partes bastante diferentes, hay un proceso en esta banda, hay un proceso muy extraño, un camino muy raro que hemos seguido, han pasado muchas cosas y por eso es un milagro que sigamos tocando y es una prueba de fé y de constancia que tenemos en lo que hacemos. Lo seguimos haciendo a pesar de todo lo que ha pasado y a pesar de que no hay una recompensa económica ni nada, lo hacemos porque somos como una familia, porque nos gusta y tambien nos gusta la gente con la que hacemos esto.
Al principio éramos una banda que salió con todo y contra todo y logramos llegar a un punto, toda la primera etapa, estábamos Walo y yo que estamos hasta ahora, Luis en guitarra y Gabriel Barbieri en bajo. Con esa formación llegamos al 2006, fuimos a tocar al Pilsen Rock, alcanzamos un punto de popularidad. Incluso después de que se fue Gabriel, que sacamos Life In Hell, “Andate A Cagar” y entró Leo, al año que salió ese disco yo ya estaba viviendo en Brasil.
A principios del 2007 fijáte que para el sello Bizarro que sacó el disco, apuesta por una banda y a los seis meses que sale, el vocalista se va a Brasil, fue una cosa extraña, igual seguimos funcionando.
Me quedé en Brasil porque tenía que quedarme, porque encontré a lo que consideré el amor de mi vida, estaba muy quemado por Uruguay, dije esto es lo que tengo que hacer y me quedé allá.

-Aparte de cantar en Motosierra, ¿hay otros proyectos? ¿Hay un Marcos vocalista arriba del escenario y otro abajo?

-Primero, eso es una personalidad que tengo, un doppelganger que tengo ahí que fue difícil de controlar porque yo cuando empecé en esto con Motosierra que es una banda muy jodida de dominar, es como que te subís arriba de un caballo salvaje y no sabés cuando te va a tirar, no sabía como controlarlo, nadie sabía. Y durante mucho tiempo, como era más chico no sabía muy bien como dominarlo, el personaje que yo inventé para arriba del escenario empezó a tomar cuenta de mi vida privada y eso fue bastante peligroso para mi y fue por eso quizás que yo me tuve que alejar de este país un tiempo y volver a la realidad un poco. Ahora con el tiempo me dí cuenta de que necesito tener un personaje arriba y otro abajo que se muere cuando bajo del escenario. Antes vivía las 24 horas así y me cobró un precio eso.
No podés estar todo el tiempo haciendo ese personaje porque yo no soy así además, yo estoy acá sentado contigo y sabés que soy re tranqui y amable. Soy una persona muy sociable y me gusta mucho comunicarme con la gente y tratar con gente. Gran parte de mi vida se basa en eso, las cosas que hago para subsistir pasan mucho por el trato con la gente. Marcos Motosierra arriba del escenario es un tipo intratable o sea, tengo que tener cuidado cuando trato con gente, además siempre estoy muy agradecido de la gente que viene a vernos y la gente que sigue esta banda, que sigue las cosas que uno hace, porque no es fácil, no es el común denominador de las personas, yo le tengo mucho respeto a todo ese tipo de cosas.
Y con respecto a lo que vos me decías de los proyectos paralelos, todo el mundo en la banda tiene otros proyectos, acá en Uruguay somos pocos, nos conocemos, y da lugar, como no es una carga tan grande Motosierra, a tocar en otras bandas paralelas.

-Son más los músicos que tienen más de un proyecto, que los que tocan en su propia banda.

Sí claro, como Motosierra no está funcionando como debería, tocando todas las semanas y grabando un disco cada seis meses, porque los tiempos no dan, porque la plata no da. Acá como de a poco, con el tiempo la gente que ha permanecido en esta escena, somos siempre los mismos y mantenemos una especie de hermandad, fijáte que nosotros estamos ensayando en la misma sala de Hotel Paradise, compartimos cosas con Los Nuevos Creyentes, con Oro, con toda esa escena.

-¿Hay una escena fuerte para contener y difundir esas bandas?

-Fuerte en el sentido de popularidad no, fuerte sí en el sentido de permanecer. Gente que continúa apostando a eso a pesar de que esto es muy complicado de llevar para adelante.
Motosierra empezó como una banda que no tenía contacto con nadie porque las bandas con las que tenía una relación directa eran Cross y los Chicos Eléctricos que se habían acabado para que Motosierra pudiése existir y cuando arrancamos estábamos totalmente aislados de cualquier tipo de escena. Éramos nosotros y nada más porque veníamos de gente que era un poco más grande que nosotros. Y de a poco nos fuimos insertando en la escena de gente un poco más chica que hacía cosas, no se si parecidas musicalmente, pero si que compartían un mismo tipo de espíritu under.
En el año 2001 hicimos un show de Depresión Adolescente y Hablan Por La Espalda en Santa Lucía y fue el comienzo de una escena que duró un par de años y se formó entorno a ese show con HPLE, Silverados, Guachass, Santacruz y Motosierra era un poco la banda líder de todo eso por el hecho de que éramos quizás más grandes, y estábamos más de vivos.

-¿Cómo y quién maneja Motosierra hoy?

-Dentro de Motosierra hay gente que tiene diversos talentos y el que más se pone las pilas para eso y el más adecuado para eso es Leo, porque trabaja en producción de Bluzz, tiene una amplia experiencia en producción y que además es un tipo muy inquieto y que sabe hacer las cosas bien. Es un tipo perfeccionista que quiere que las cosas salgan bien y que sabe manejar una imágen y una comunicación de banda, marca pautas para gente boluda como somos todo el resto, alguién lo tiene que hacer. En todas las bandas que yo tuve, siempre hay una persona que marca eso, porque sino…Yo siempre estuve ayudando en todo, en todas las etapas de la banda siempre estuve dándole manija y siendo difusor. Cada uno hace lo que sabe hacer. Al Walo por ejemplo le gusta hacer el flete, cada uno se ocupa de su parte y es así y tiene que ser naturalmente así.

-¿Seguís diciendo que no te gusta grabar?

-Me gusta grabar discos, no me gusta grabar la voz, ¿por qué? Porque es como dar un exámen oral, está saladísimo. Grabar discos es una parte esencial de todo esto, me encanta el proceso de grabar, es excitante ir a un estudio con canciones nuevas y ver como van a quedar, te pasas durante quince días sin parar escuchando eso y volviéndote loco: “Pah qué bueno!” Pero en el momento de grabar las voces, porque primero se graba toda la banda y después voy yo a grabar las voces. Si es posible yo solo porque me pone muy nervioso, soy bastante vergonzoso y tengo bastante complejo de inferioridad en pila de cosas. Quizás por eso soy así como humilde porque no me la creo nada. Que me pongan el micrófono adelante y tener que abrir la boca con esta voz de mierda, para cantar unas letras que me da un poco de vergüenza decir cosas que son propias, es difícil desnudar el alma frente a un micrófono y ponerlo ahí para siempre, pero después que pasas eso, es gratificante, no me gusta porque me cago, obviamente que es el orgullo mío, nuestro, de la obra que tenemos y lo vas a dejar cuando todo esto pase.

-¿Como fue la participación de Gustavo Parodi en la grabación de Life In Hell ?

-La grabación de Life la encaramos nosotros tres sólos con Walo y Luis y Federico Langwagen, que era el técnico del estudio Arizona en ese momento, Luis se encargó de grabar guitarras y bajo. Grabamos nosotros tres y le pedimos unos equipos a Parodi, unos amplificadores y el gordo como es un divino se vino desde Pando después de trabajar con una camioneta llena de amplificadores, los montó en la sala y se quedó un par de sesiones con nosotros ayudándonos con esto y con lo otro sin cobrarnos un mango, simplemente porque es un divino, así. La producción la hicimos nosotros con Fede, nos peleamos, el quería un tipo de producción y nosotros otro, la mezcla fue bastante larga hasta que llegamos a un punto donde estuvimos de acuerdo.

-¿Siguen grabando bajo esas mismas condiciones?

-El año pasado grabamos las cinco primeras canciones de Motosierra después del año 2006, así que van a ser 10 años desde que grabamos por última vez, y siempre fue el mismo proceso menos el primer demo que lo grabamos con Max Capote que fue todo por separado, siempre grabamos igual. Guitarra, bajo, bateria, menos LIH que fue guitarra y bateria porque no había bajista, en vivo los tres adentro de una sala y después lo que cambiamos desde la época de Luis es que él grababa overdubs, sobregrababa 55 mil guitarras. Porque Luis es un animal tocando pero es bastante inseguro a la hora de tocar y piensa que está tocando una cagada cuando lo que toca es oro pero entonces decía: “No dejáme grabar una tomas más, otra más” y entonces vos tenías un chorizo de guitarras, parecía una fiambrería.

Ahora lo que estamos intentando es hacerlo lo más limpio que podamos. Lo que vos estás escuchando es la banda orgánica en vivo sin doblar ni siquiera los solos, algún apoyo pero creo que los borramos todos a la mierda, es la banda tocando en vivo y ¿por qué? Porque la banda suena así. Sonido crudo y vivo.
Considerámos que lo mejor de esta banda es el vivo y lo que mejor podemos hacer es trasladarlo a la grabación. Conseguimos un estudio que es el mejor, disculpen el resto pero, es él más adecuado para lo que estamos haciendo nosotros. Es el estudio El Ombú que tiene un room enorme, un cuarto grande donde podés grabar, dónde la bateria del Walo puede sonar en todo su poder y que nos permite hacer eso, grabar la banda en directo.

– ¿Cómo surge la última formación de Motosierra?

-Esta formación con Juan, muy accidentada, Juan entró cuando estábamos solamente Walo y yo acá, Leo estaba en Buenos Aires, aprendimos a tocar juntos Walo, Juan y yo. En un momento eran solamente Walo y Juan porque yo tenía el pie quebrado, eran ellos dos haciendo canciones, sin embargo enseguida congeniamos y logramos hacer canciones. Todas estas canciones que estamos grabando fueron creadas en esa época con Juan y Walo acá, después cuando vino Leo, empezamos a darle forma. Costó un tiempo afianzarse pero todo empezó a cerrar cuando vino Leo el año pasado de nuevo a vivir a Montevideo y pudimos acceder a nuestra propia sala. Estos shows que hicimos el otro día que fue todo una prueba para nosotros, el fin de semana pasado tocamos con Ratos De Porão en el Roxy, con otras bandas más de Bs. As. a las 20.30 pm y a las 3 am en Detroit, en Morón y a las 9 de la mañana nos volvimos a Montevideo. Fue una prueba física, mental y fue una cuestión de realmente foguearnos como banda, a ver que podemos ofrecer, si podemos superar ese reto. Y yo me di cuenta de que cuando terminamos esas dos fechas, esta formación había cuajado, ahora sí. Ahora estamos a la altura de todas las formaciones anteriores porque supimos llevar adelante algunos problemas que tuvimos durante el show y nos miramos y los solucionamos al instante. El segundo show lo tocamos sin setlist. Esta formación no tocó demasiado porque como vos decías anteriormente, no hemos sido una banda que haya tocado mucho hasta ahora, ahora nos pusimos a tocar en serio por una cantidad de cosas, estábamos separados, volvimos, a partir de ahora está realmente empezando una nueva formación y una nueva etapa de la banda. Llevó mucho tiempo llegar a esta parte, desde el año 2006 que llevó llegar a esta parte. 

-¿Hay un plan de editar un disco nuevo?

Sí, bueno, lo del disco nuevo se lo estamos prometiendo a todo el mundo hace años pero no lo hicimos ahora porque no nos apura nadie. Porque queremos que sea lo mejor para nosotros antes que nada, porque así va a salir un mejor producto. Necesitamos que pasase todo esto, además de que nosotros compartimos la mitad de la banda con Hotel Paradise, con nuestros trabajos, nuestras familias, con una cantidad de cosas, necesitamos que esto para que funcione darle su dosis de tiempo y energía que no puede ser 100% porque nos tenemos que dividir entre otra cantidad de cosas, no estamos todo el tiempo viviendo para Motosierra.
Entonces dejamos que pasara el tiempo, nadie nos apura, no tenemos un contrato ni nada que perder, lo vamos haciendo a nuestro tiempo, cuando llegue el momento sacaremos disco.
Ahora por ejemplo vamos a tocar el 18 y después vamos a para un poco de tocar, para poder juntar un poco de plata y así meternos al estudio de nuevo.

-¿El rock uruguayo está muerto?

Yo iría un poco más lejos, yo diría que el rock n’ roll está muerto porque no significa ya un elemento, una herramienta de cambio, algo fresco, renovador y algo jóven. A los jóvenes de ahora no les importa más el rock n’ roll, no creo que les ofrezca lo que la esencia del rnr tenía para dar, no creo que le importe más a los jóvenes y que importe en el mundo en que vivimos. Es un producto del siglo XX y que murió en el siglo XX, yo me dí cuenta cuando fui a ver a John Cale a La Trastienda y lo ví al tipo con 70 años haciendo lo que hizo. Ya no queda gente como esa dije, con esa vitalidad, con esa forma de transgredir cosas, normas, transgredirse a él mismo y con esa magia.
¿Hasta cuándo va a vivir el rock n’ roll? ¿Hasta que edad esto va a ser sostenible? Ya vamos como 60 años de rnr, ¿hasta cuándo esto va a seguir siendo algo vigente? Era un producto de gente jóven, ese espíritu jóven de la gente, esos tipos que tienen 60, 70 años ahora, ¿cómo lo podés aplicar ahora? Nosotros somos la última generación que vivió, que llegó a vivir de ese sueño y a interpretarlo porque nosotros vivimos una realidad diferente en otro mundo. Yo agarré un mundo de post dictadura cuando esto era otra cosa, me acuerdo de ser pendejo y lo que era el mundo paralizado de post dictadura, pero eso se murió. Dentro del mundo que hay ahora, conectado por internet, facebook todo el tiempo, redes sociales, videos de youtube… y ¿dónde queda el papel del rnr, de salir a la calle, de reventarse, de transgredir normas? No existe más eso y es lógico que tiene que ser patrimonio de gente de la generación nuestra, no te niego que nadie más puede acceder a los placéres del mismo pero…

-¿Se perdió un disparador fundamental para hacer música?

El mundo cambió y el rock n’ roll ya no representa más a la juventud, el rnr es un producto de la juventud, ¿vos ves jóvenes escuchando rnr? Yo los veo acá en frente en este shopping escuchando chiquiti, chiquiti, chi y comprándose la pipa Nike, a esa gente no le importa más.
El otro día cuando yo venía acá al 24 hs a comprárme una cerveza, venía acá y estaban los planchas de esta plaza que está acá abajo, quince días después que tocaron los Stones, venía caminando y me gritan los pendejos planchas que tienen 15 años: “¡Eh amigo! ¡Mirá que los Rolling ya pasaron de moda!” ¿Entonces qué pasa con esa afirmación? Los tipos piensan que los Rolling Stones porque vinieron a Uruguay, tocaron, ya tenés que olvidarte porque pasaron de moda. ¿Cómo le explico a ese pibe que yo escucho a los RS desde que tengo doce años? Y que no van a dejar de ser una moda para mi y que no son una moda, pero para ellos sí, el mundo hoy consume las cosas muy rápido.
Esto es una cultura, una forma de vida y ¿dónde está aquella parte de cuándo vos eras pendejo que tenía magia? Que decías: “Pah! Este tipo es rockero, tiene una banda”, era como “¡Oooh!” y salir a encontrarte con gente que hacía cosas por un camino alternativo al modus operandi de la sociedad, ¿dónde está ese tipo de cosas? ¿Las genera el rock n’ roll ahora?
¿Los pendejos salen y se juntan a hacer cosas under como en la post dictadura porque el rnr los guía a hacer esas cosas? Eso no existe más, no crea más que una subcultura, no lo hace más eso.
No hay nadie más que provoque una reacción, nosotros con Motosierra no provocamos una reacción, te divertís y no se qué más…la última vez que provocamos una reacción en la gente, quiero decir, de que pasara algo, fue en la primera etapa de Motosierra que se formó un grupo de gente que hacía cosas alrededor y nos integramos, armamos entre todos un grupo, después eso se acabó.

-¿Vos pensás que una banda como Motosierra todavía no tiene el reconocimiento que se merece?

-Yo pienso que lo de Motosierra es una injusticia, porque nosotros como banda deberíamos estar viviendo de lo que somos y dejando nuestra marca en esta historia a fuego, pero bueno, quizás es lo que nos toca vivir y quizás a nuestra manera si lo estamos haciendo porque si bien deberíamos tener otro tipo de recompensa, el hecho de hacer lo que hacemos, de la manera que lo hacemos y a pesar de todo después de 16 años, lo sigo haciendo, eso es lo más rock n’ roll que hay. Es así.

Foto de portada: Motosierra – The Roxy – Foto © Monk Calavera

 

(Visited 82 times, 23 visits today)



Federico Requena Muxí

Federico Requena Muxí

Redactor de contenidos independiente desde 2007, community y social media manager. Productor y selector musical que se ha presentado en distintos ámbitos junto a una gran variedad de artistas, bandas y djs tanto locales como de Argentina. Ha escrito para diferentes medios de comunicación escrita y online como Pimba! espectador.com, Cassette Blog, LaRed21 y Revista Moog. Se incorporó a Cooltivarte en 2016.

<





Recomendaciones destacadas