El Peyote Asesino - La Trastienda - Setiembre 2016 - Foto: Aiko 愛子 Photography

El Peyote en vivo: más que dos caños

Please try entering https://graph.facebook.com/1129387970441448/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

Por dos noches consecutivas La Trastienda fue saturada, cientos de personas llenaron la sala para este segundo show del Peyote.

Lo cuenta la calle, el entorno, los bares llenos en la vuelta de Fernández Crespo, la previa en las esquinas, todo lotado, la niebla, el aroma, el festejo, los brindis, voces que aturden a los que están solos y esperando… Montevideo habla, Montevideo cuenta parte de la realidad. Si entraste diez minutos antes de las nueve, no podés explicar cómo en cuestión de minutos dejaste de caminar libremente por La Trastienda, para pasar a andar a los codazos e intentar llegar a cualquier parte y esperar los primeros acordes.

Un Dj ambientando la previa, antes que arrancara el show, antes que se apagaran las luces y comenzaran furiosamente con “Criminal”, que juntó a la gente frente al escenario e hizo iniciar el pogo y los saltos con los brazos arriba. “L-mental”, “Todos muertos”… flechazos a la cabeza, martillazos de guitarras, bajo y batería, moldeando lo que seria norma durante todo el concierto, patadas a las costillas. Sobre la tarima en el escenario, Pepe Canedo (batería) y Bruno Tortorella (samples y teclas), Juan Campodónico (viola) a la izquierda, a su lado Daniel Benia (bajo y power), Fer Santullo (voz) al medio, Carlos Casacuberta (viola y voz) y Matías Rada (guitarra) cerrando la fila al borde derecho.

Todo detonó.

Es que El Peyote es dueño de canciones que quedaron flotando en el aire, temas que atravesaron las últimas dos décadas con frescura y con lenguaje propio, su eco está entre nosotros sin mas explicación que su propio grito. Sus discos, que nos se volvieron a editar, pasaron de mano en mano, de boca en boca, de hermanos a primos y de amigos a hijos de amigos. Canciones, sobre todos las del disco “Terraja”, que fueron pocas veces re-visitadas, pues a los pocos meses de editado, la banda decidió separarse, pero es un repertorio que sigue vivo, valioso en estilo, en forma y lírica.

Santullo la voz principal y Casacuberta en segunda, se reparten las voces, los tonos y métricas rimadas, “Guacho”, “HK” con un invitado “espacial, más que especial “: Pablo Silvera de los Once Tiros, agitando a la concurrencia. “Cama Biónica”, “Satisfaction”… ¿sacas lo que fue el toque?

Dio tiempo y cuerda para que presentaran un tema “en progreso” (agregando percusión) que es la primera composición juntos y a decir de L-Mental “va a quedar mucho mejor”, lo cual es un claro síntoma de lo que todos vimos, están cómodos, sin presiones, disfrutando el estar juntos, tocar juntos, se ve en sus miradas cómplices y los comentarios a la interna.“Perkins”, “UR gay” con cuerda de tambores, “Cable Pelado”, coros constantes del público, el pogo, saltos y los brazos hacia el techo. “Psicoterapeuta” y la vuelta de Pablo para “Mal de la cabeza” que en el primer acorde hizo que los del fondo, que la veían solamente moviendo la cabeza, fueran corriendo como “desconados” a agitar a la mitad de la sala. Cerraron con “Peyote Asesino” y un sólo de Matías salado, coronado con aplauso cerrado, para dar el broche justo.

El Peyote pone en circulación y sin mucho ruido previo, su maquinaria al servicio de un sonido power-rap-funk, su estilo, su poder, confirmando la calidad de sus músicos. Estribillos pegadizos, reacciones eufóricas de la gente, perfecta armonía y sintonía con la concurrencia  que los extraña y admira.Campo, marcando la línea de las violas, lo que imprime Pepe machacando la bata no tiene nombre, Santullo asumiendo la vitalidad que exige el repertorio, la voz al frente, el decir. Carlos haciendo la doble viola y la voz que marca y remarca el discurso Peyotero, Daniel ajustando a todo swing el pegue de Canedo, son base y desmadre. Dos aleros de lujo entre Matías (cada día toca más…) y el colchón de sonido de Bruno donde todos pueden apoyarse.

Volvieron para cerrar los bises con una canción de amor “La concha… que te corro, que te agarro…”  y la única “balada” de la noche: “Gavilán o Paloma/El Ojo Blindado”… como para quedar colgados de la araña… colgados del groove que nos acompañara hasta que podamos bajar un poco, es que… “yo cuando rompo el piso no sé donde pongo el pie”. Noche de regreso, noche de adrenalina, noche de fiesta.

Salud Peyote, por la vuelta ¡

Peyote Asesino – La Trastienda-14 de Agosto 2016.

imagen portada: El Peyote Asesino – La Trastienda – Setiembre 2016 – Foto: Aiko 愛子 Photography

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

(Visited 26 times, 9 visits today)

Fino Sosa

Fino Sosa

Adrián Sosa: Montevideano, 1965, lector, melómano, "escribidor". Durante los años 80, coordino y editó diversas revistas alternativas en forma independiente (Atrás de todo, Culos de botellas, Perro Andaluz) en los cuales se recogía y divulgaba la poesía,los dibujos, el arte callejero, la música: el nervio latente bajo la aparente inactividad de esos años. En los últimos años editò en forma independiente libros de poesía de distribución gratuita "El Grito", "Lobos en la Buhardilla", "Lo que quedó allá arriba "y" Cuadernos Mojados" lleva adelante el blog: http://lucesdelacity.blogspot.com.uy/







Recomendaciones destacadas