vella-vista - Imagen: https://sphotos-a.xx.fbcdn.net/

El Bella Vista (2013)

A pesar de haberse pre-estrenado en 2012, este viernes llegará a la cartelera comercial la película uruguaya dirigida por Alicia Cano.

Con apenas 73 minutos la película logra desarrollar una historia construida a partir de un lugar físico camaleonizado a través de los años según la demanda y/o necesidad.

La curiosidad está en la radicalización de los cambios sufridos en un inmueble ubicado en pleno interior del país en el Departamento de Durazno. Originalmente un modesto club de fútbol que defendía los colores de Bella Vista (de Durazno, aunque con los mismos colores que el equipo de Montevideo), luego del cierre del club el lugar es comprado por una mujer que instala un exitoso burdel de travestis.

Por supuesto la historia no es sobre el inmueble en sí, sino sobre los protagonistas que supieron formar parte del Bella Vista en todas sus facetas.

Hay una delgada línea en el filme entre el documental y la ficción. Si bien está presentada como documental, y casi todos los protagonistas de la película son los auténticos protagonistas de la historia real, en su mayor parte son recreaciones de los hechos pasados. Pero no por eso deja en realidad de ser documental ni pierda valor. En ningún momento se deja de documentar lo que ocurrió, si bien filmada claramente como una ficción, con un montón de planos de detalle y puesta en escena imposible de haber sido un documental no recreado.

Una escena interesante y que habla bastante de la realización y su estilo es cuando un periodista cubre el partido de reencuentro del club para la televisión, en una secuencia que comienza con la cámara filmándolo a él y al camarógrafo que lo toma, terminando con el periodista hablándole a la cámara de cine que estaba registrando desde afuera la cobertura, es decir mirando a cámara.

Pero lo más interesante es la frescura con la que los protagonistas, que actúan los hechos, lo hacen con una naturalidad y espontaneidad asombrosa, si bien a veces cayendo en un guión explicativo, transformándose la película en un recorrido por un sin fin de pintorescos ciudadanos del interior del país.

El conflicto principal lo cuentan Alcides, el dueño-presidente-técnico del club de fútbol, y Agustina, una de las protagonistas del Bella Vista versión prostíbulo, quienes se disputan el futuro del lugar, contando mientras sus historias.

La recreación de los hechos toma un sentido auto-referencial cuando Alcides luego de haber tramitado para volver a tener el club, invita a los parroquianos a recrear el momento en que el juez le cede el lugar. La recreación dentro de la recreación.

Finalmente por si la historia no era del todo curiosa todavía, el lugar termina retransformándose en una pequeña capilla para que los niños vayan a catequesis.

En definitiva una pequeña pero simpática historia, que sólo podría suceder en un pueblo del interior, que incluye además una bellísima cinematografía de Arauco Hernández.

 
 

   

 
 

(Visited 26 times, 5 visits today)

Agustín Fagetti

Agustín Fagetti

Nació el 28 de enero de 1991 en Paysandú, pero se muda con su familia a Rocha en 1993 y vive ahí hasta 2004. Desde entonces reside en Montevideo, donde termina secundaria en el liceo I.A.V.A en 2009. En 2009 y 2010 toma cursos de cine y empieza en 2011 la carrera de Realización Cinematográfica en la Escuela de Cine del Uruguay, donde se mantiene cursando. Colabora con una pasantía en el 30° Festival Internacional de Cine de Cinemateca uruguaya en 2011 y participa de rodajes diversos de cortometrajes estudiantiles de distintas generaciones curriculares y extra curriculares. Desde el 2013 miembro de ACCU - Asociación de Críticos de Cine del Uruguay. Desde 2011 como cuenta pendiente por su pasión por la crítica de arte, empieza a escribir reseñas musicales en su blog bron-yr-agu.blogspot.com, y algunos meses después comienza a colaborar en Cooltivarte.

<





Recomendaciones destacadas