Don Osvaldo en Córdoba - 4 de setiembre 2015 - Foto © Sabrina Tuya

Don Osvaldo en Córdoba con más ganas de creer, que de pensar

Please try entering https://graph.facebook.com/934015349978712/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

En Villa Celina, Buenos Aires nace primero “Río Verde” en el año 1995, para años más tarde conocer “Callejeros”, banda inicial compuesta por Elio Delgado (guitarra), Maximiliano Djerfy (guitarra), Juan Carbone (saxofón), Christian “Dios” Torrejón (bajo eléctrico), Patricio Santos Fontanet (voz) y Eduardo Vázquez (batería). Luego de Cromañon, tragedia ocurrida el 30 de diciembre de 2004, la banda se disuelve en noviembre de 2010 para continuar sin Eduardo Vázquez ni Elio Delgado y con un nuevo proyecto llamado “Casi Justicia Social” al que se le suman Abel “Crispín” Pedrello (guitarra) y Luis Lamas (batería).

Hoy, luego de que en agosto de 2014 se liberaran a los músicos de Callejeros, quienes cumplían una condena desde diciembre de 2012, “Casi Justicia Social” sufre una nueva transformación para recorrer un nuevo camino alejado de los prejuicios. Para eso y en honor a Osvaldo Pugliese, la banda comienza a denominarse “Don Osvaldo“.

Don Osvaldo” y la nueva etapa:

El 21 de setiembre, tras el fallo de la Cámara de Casación que dejaba como responsable a Callejeros de la tragedia ocurrida el 30 de diciembre de 2004 en Cromañon y aún faltando una instancia más (donde Casación decidirá si el expediente será revisado por la Corte Suprema de Justicia), la ilusión de que la misma haga de su nombre una realidad atestada de verdad, comenzaba a desaparecer con una impotencia llena de dolor.

Desde Uruguay las diferentes redes de comunicación nos ayudaron a nunca dejar de estar, tanto en cada instancia del fallo, como en cada presentación que la banda anunciaba. Así fue que tan pronto como se anunciaron las próximas fechas, antes de conocer la resolución de Casación con respecto a la revisión del expediente, Uruguay comenzaba a moverse para una vez más estar.

El sábado a las 17hs. comenzaba el viaje que prometía cambiar algunas realidades. De Montevideo a Córdoba, aproximadamente un poco más de 15hs en ómnibus, pero incontables sensaciones que se fueron descubriendo a lo largo del trayecto. La pregunta “¿cuánto falta?” quedó opacada ante tantas ilusiones transmitidas -por ejemplo- en las canciones que en horas se disfrutarían en vivo. Compartir cada pensamiento y cada visión por la causa, pero sobretodo compartir la música permitió un viaje sumamente placentero, casi sin planearlo.

Al llegar a la Plaza de la Música en Córdoba, las entradas agotadas se reflejaban de una sola manera, esa emoción compartida que podía sin embargo tener diversos motivos. Entender que creer en los sueños y perseguirlos es la mejor forma de ser emoción viviente, pero entender también que es imposible alejarnos de la realidad que hace años vive la banda. Tener demasiado presente las consecuencias que puede causar la decisión de Casación no te deja disfrutar de una alegría completa. Porque cuando algo te hace tanto bien y -en este caso lleva punto doble por ser música-, hacer que cada momento sea eterno no tiene ningún tipo de precio, esta es una alegría cargada de dolor.

Antes de que caiga el sol, sobre el atardecer aparecía Don Osvaldo para dar inicio con la canción “Si me cansé”. Una Plaza de la Música cordobesa repleta de banderas, entre ellas las uruguayas que nunca dejaron de verse. Entre niños, adultos y jóvenes la nochecita comenzaba a dejarse ver. Con una lista de temas completa y compuesta por temas como “Dos Secas”, “Cristal”, “Presión, “La llave”, “Guiños”, “El reto” y “Desierto” -estas dos últimas son canciones del primer disco que promete Dos Osvaldo presentar-.

La canción “Creo” desató lágrimas y abrazos entre todos que sin conocernos nos conocíamos tanto por estar parados mirando hacia un mismo lugar, los cuales añorábamos la inmortalidad de esa noche.

Colmando las expectativas de todos, pero sufriendo cada vez que el Pato alteraba alguna letra para dejar evidencia del dolor que carga por la corrupción que lo atrapa, no nos deja dudar su entrega a la causa. Con la certeza de que siempre la música fue y es su vida, pero con un cuerpo ya cansado, exhausto de pelearla por los sueños que se hundieron allá.

Confirmando esto, sus palabras finales conllevaron a más y más lagrimas tanto arriba como debajo del escenario, donde los abrazos fueron el cierre de una presentación que debería estar lleno de nuevas ilusiones.

Nosotros por lo tanto imaginando ese lugar perfecto donde nadie se olvide de los 194 chicos, donde “la razón de luchar contra la hipocresía” no tenga que llevarse ni una sola vida.

“No olvidar, siempre resistir”
Callejeros inocente.

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 

   

 

(Visited 65 times, 17 visits today)



Sabrina Tuya

Sabrina Tuya

29 de marzo de 1991. Técnica en Comunicación Social y Publicidad. Actualmente trabajando en Young & Rubicam. Le apasiona la música y el basquet. Cree en tres cosas: palabras, letras y música que calman el alma. Se interesa por lo inusual, genera sus propias oportunidades y cuando puede se las brinda a los demás. Siente que las buenas ideas pueden cambiar el mundo. Se incorpora a cooltivarte en 2015.

<





Recomendaciones destacadas