imagen - Crepar Fotografía: ©Javier Rivero

DIOS SALVE AL REY – “ANTES DEL FIN 9”

OAuthException: (#10) To use 'Page Public Content Access', your use of this endpoint must be reviewed and approved by Facebook. To submit this 'Page Public Content Access' feature for review please read our documentation on reviewable features: https://developers.facebook.com/docs/apps/review.

Que mejor manera de despedir este 2014 para la comunidad metalera uruguaya que juntar a tres de las bandas más representativas del género en un mismo lugar.

Antes del fin”, ya se ha convertido en una marca registrada en lo que se refiere a despedir cada año junto a ReyToro. En esta oportunidad, episodio número nueve de esta gran celebración, Montevideo Music Box se convirtió en el escenario perfecto en donde ese ejercito de fieles seguidores de la banda se congregan, año a año, para dar rienda suelta a esa pasión que a todos los une. En donde prácticamente todos los presentes visten sus ropas oscuras y remeras de los más variados grupos nacionales e internacionales, como si se tratase de la realeza del metal yorugua y como si fuera una misa, rinden culto a las bandas, como ocurrió la noche del viernes. ReyToro es el destino final al que conducen cada uno de los caminos.

Todo comenzó con Pecho E’ Fierro y su “metal criollo”, o como quieran llamarlo (lo que no es discutible es que esta es la banda que hizo caer el muro entre el heavy metal y el canto popular en este país, si hablamos desde la masividad) quienes nos regalaron, entre tanto, un poco de su “Silencio Bagual”, disco que salió este año y que nos demuestra que todavía siguen teniendo cuerda para rato, dueños de una fiel identidad.

Luego llego el turno de Crepar (ganadores por su disco “Esencia”, este año , del graffiti a mejor álbum de metal y hard rock) quienes nos hicieron notar el por qué ya llevan tanto tiempo en la carretera del heavy nacional y hoy los tiene como uno de sus principales referentes locales. Con un sonido aceitado, comandados por  Gabriel Soria (quizá una de las mejores voces locales del género), nos entregaron su música, una mixtura entre Maiden y el Van Halen más thrashero, con algo de Megadeth y por qué no, un poco del viejo AC/DC si me lo permiten, dejando el ambiente del lugar confortablemente pronto y casi en llamas para lo que vendría.

Y previa presentación formal, por parte de ese personaje cronista de policiales televisivo que es “Nano” Folle, llegó el turno de esa aplanadora del Thrash metal nacional que es ReyToro. ¿Qué decir de esta banda? En simples palabras, son uno de esos pocos grupos donde se ve claramente que se hacen Uno con la audiencia. ¿Las razones? La fidelidad de sus fans en conjunción con la actitud de la banda en escena. La actitud ReyToro (aparte de ser 4 excelentes músicos) es sangre, es corazón, es un tranque en el medio de la cancha del “Cacha” Arévalo Ríos, con el  perdón por la expresión poco ortodoxa y más futbolera. ReyToro es huevo, mucho huevo en escena.

La banda dejó todo durante las casi 2 horas que duró su show. A medida que sonaban los temas, la temperatura del local iba en aumento, como una escena surrealista, las paredes parecían transpirar ese sudor proveniente de las glándulas adrenales del propio lugar, que incontrolables, por el sonido en aumento, convirtieron a los presentes en meros títeres de la puesta en escena del grupo. Una pantalla con escenas que a modo de collage de método de hipnosis inducida, proyectaban imágenes muy bien seleccionadas, imágenes de caos, políticas, del control de masas, desquiciantes, reflexivas (vale reconocer ese excelente trabajo visual realizado) imágenes que junto al sonido del grupo, dejaron sin reacción a los sentidos de todos los allí presentes.

De esa manera sonaron uno tras otro los que ya parecen haberse convertido en clásicos para todos sus seguidores, quienes corearon sus letras y saltaron a todo pogo con “Hacha”, “Makina”, “Caminando” y “La sed y el Hambre” entre otros. Hubo tiempo hasta para esa balada extraña que es “Sin querer” y para la presentación en sociedad de “Finisterra” (primer corte de difusión de lo que será su próximo disco que saldrá el próximo año) e “Hipnotizador”.

Ya casi en el final, como si hubieran guardado lo mejor para este tramo, y cuando ya parecía que la máquina no se detendría más, el lugar pareció incendiarse con “Carne” y “Peste”, con un Fabián Furtado (voz, furia, carisma) al borde de la insanía.

Me quedo con la impresión de que ReyToro se adapta a todos los formatos, supieron cerrar en uno de los dos días de aquel multitudinario Pilsen Rock de 2007 (ya habían tocado en 2006) ante miles y miles de espectadores de los más diversos palos del rock nacional y salieron airosos y con creces, y hoy ante un Mmbox colmado supieron demostrar todo lo que han aprendido recorriendo durante tantos años la escena heavy nacional (con ex miembros de Chopper y Sátrapa surge ReyToro, y sin ofender a nadie, en especial a los seguidores de Chopper y por más que las comparaciones sean odiosas y los tiempos sean otros, ReyToro ha superado a todas).

Y permítanme decirlo, si ReyToro hubiera nacido en otro país, uno de esos países que gozan de tener un público que le permite a los músicos vivir de lo que hacen y hasta ser millonarios, seguramente llenarían estadios cada tanto, sin detenerse en etiquetas, se me vienen imágenes a la cabeza, de fiestas paganas roqueras de la vecina orilla, como al estilo La Renga o similares y me tiento al imaginar a ReyToro sin ningún problema ocupando ese sitial merecido de masividad. Pero eso es puramente anecdótico o más bien un pensamiento loco compartido, porque los que sabemos de su existencia tenemos oportunidades como las del último viernes en Montevideo y nos seguiremos dando el lujo proletario de codearnos con la realeza de nuestro querido y (más vivo que nunca) Heavy metal uruguayo. Esperaré ansioso el próximo año nuevo para poder celebrar una de las máximas fiestas del rock yorugua, esto que es “Antes del fin”, ya, una hermosa costumbre. Brindo por eso. Feliz año. Dios salve al Rey.

Imagen portada: Crepar – Fotografía: © Javier Rivero

 

   

 

(Visited 14 times, 10 visits today)

Alejandro Hoffmann

Alejandro Hoffmann

Estudio Psicología y Antropología en la Universidad de la República. En 2013 se recibió de Diseñador Web. Realizó talleres de periodismo y gestión cultural. La música siempre lo ha acompañado durante su vida (música la cual considera más grande y abarcativa que conceptos filosóficos como el amor o la libertad juntos, o cualquier otro) y el ancho de banda de sus gustos se ha extendido con el paso del tiempo, aunque quizás no tanto, porque considera (en estos tiempos de mega democratización de los medios de difusión, donde todo artista tiene un lugar para compartir su creación) es sencillo diferenciar lo bueno de lo no tanto, porque según él, lo perceptivo influye más para el entendimiento de la música que lo intelectualizante snob, como esa canción que marca la diferencia en cuanto a las otras en un disco, y es claramente notorio que se destaca. Hoy transita sus días esperando escuchar y ver cosas que no haya escuchado ni visto antes. Se une a cooltivarte en 2014. Escribe para moog.uy - indiehoy.com - acapasancosas.com.ar - la revista Efecto Metal de Argentina y Zona de Obras de España. Desde 2016 lleva adelante Sudtopia, proyecto con el cual intenta difundir bandas latinoamericanas que están por fuera del circuito comercial masivo. Su eje central se desarrolla con publicaciones semanales en el portal http://cooltivarte.com/portal/ y bimensuales en su segmento de la Revista Wop! de Montevideo.







Recomendaciones destacadas