Del verbo crear, entrevista a Walkiria Cassanaz

Del verbo crear, entrevista a Walkiria Cassanaz

Walkiria Cassanaz Budreika, es una uruguaya nacida en 1954 en el cerro de Montevideo, donde cursó primaria y secundaria, para luego comenzar estudios en la Facultad de Ingeniería y en Bellas Artes. En 1974 se radica en Buenos donde continúo estudios de Bellas Artes, cerámica, escultura, fotografía. Desde 2002 vive en Florianópolis (Brasil) y se dedica a decorar restaurantes, casas, y crear luminarias personalizadas con los materiales más diversos, que sirven a la decoración y que son, como ella nos cuenta: «la cara del cliente…siempre con un diferencial, con un valor agregado”.

Invitando a que podamos descubrir juntos a esta artista uruguaya en Brasil, es que la entrevistamos desde nuestro portal, integrándola a nuestro espacio de Plásticos de esos que ves por ahí.

“Creo que el cuadro si es bueno, pasa a ser un buen amigo. Siempre tiene cosas para decir, rinconcitos en que perderse, líneas que te llevan y te sugieren cosas y que un día te parecen, y otros desaparecen y que te acompañan”

-¿Cuándo empezaste en el arte?

-Desde muy pequeña, ilustrando la primera hoja de los cuadernos junto con mamá para el primer día de aulas. Luego, a los 10 años, comencé a tomar clases de dibujo particulares, al entrar al secundario, ya me destacaba en manualidades y dibujo…y así…nunca más paré.

-¿Qué intentan exteriorizar tus obras?

-En esta etapa de mi vida, retomando la pintura y viviendo en Brasil, tuve que replantearme qué quería decir. Y fue así que decidí mostrar lo que a mi entender era Brasil: naturaleza, alegría, colores, y para ello vi que la alegría de esta cultura sólo la podían expresar los rostros, las personas. Por eso comencé a incluirlos y luego fui colocándolos en todo lo que se refiere a este país: capoeira, carnaval, animales, flores. Así fue creciendo este loco estilo, que para mi grata sorpresa, trasmite bien lo que yo quería.

He aquí que surgieron otras preguntas: ¿quiénes son los que hacen a la «cultura» brasilera?, ¿y el pueblo?, ¿los negros?, aquel pueblo que es discriminado, en favelas, pero, ¿qué son?, indudablemente los que hacen del carnaval, que consiguen empleo, dinero, con un espectáculo, al que hoy se suman las otras clases sociales, porque queda snob.

Y la capoeira es una «danza» traída por los africanos esclavos, que la crearon en los kilombos durante la esclavitud, como manera de preservar su cultura, y que hoy es un distintivo brasilero.

Es por eso que mis cuadros no pintan sólo flores, sólo pájaros, o sólo lindos, ni son abstractos. Mis niños se tiran de los morros, andan descalzos, les faltan ropas de marca, tocan el «piano» en teclados de computadores viejos, descalzos pero son felices de otra manera.

Evidentemente estoy pasando un mensaje y quiero que lo vean y entiendan así. No importa el país al que esté pintando hoy, en Uruguay sucede lo mismo, en toda America Latina, y hasta en los EEUU porque sin ir muy lejos Amy Winehouse cantaba blues, música de negros, de clases bajas.

-¿Cuánto hay de pensado y de espontáneo en tus obras?

-Todo es pensado, pero espontáneamente al elegir el tema, planificar las temáticas, aparecen las ideas que son los disparadores, y luego suelto la imaginación y me divierto colocando mis locuras. Entrelazo ideas, aspectos de la cultura, coloco todo en un mundo medio irreal. Si observas por ejemplo mis cuadros verás que las figuras no hacen sombras, es como sueños. Además, al elegir el carnaval como parte de mis temas, todo es válido, porque en los carros, los disfraces, los colores, tengo «la» total libertad!

-¿Con qué herramientas, materiales y temáticas trabajas más? ¿Por qué eliges los materiales que utilizas para trabajar?

-Actualmente estoy empleando la pintura en acrílico sobre tela, o la acuarela sobre seda, o el modelado en arcilla, y uso cada una de ellas dependiendo de lo que quiera decir, o como quiera decirlo. Pues cada técnica y cada material es totalmente diferente, y requiere una predisposición diferente.

En general pienso el material que más se adapta para conseguir el objetivo deseado. Pero como estoy en esta etapa de Brasil, ello me permite usar libremente cualesquier técnica, o todas ellas. Y me divierto haciéndolo.

-¿Cuánto hay de independencia en cada obra y cuánto de relación con la anterior y la siguiente?

-Por suerte todas están ligadas, pero a su vez son totalmente libres, pues hay días que tengo ganas de pintar figura humana, otros animales, otros manchas, y todo me está permitido. Justamente esta exposición, que comenzó llamándose «cacos de Brasil» que quiere decir pedazos «de Brasil» y que ahora, en este momento, ya se llama «Mosaico brasilero», me permite esas libertades.

-¿Cómo crees que influye o puede incidir el tiempo para con tus creaciones?

-En este momento de mi vida el tiempo no incide en absoluto. Puedo empezar un trabajo hoy, en un papelito, y terminarlo dentro de un año, intercalándolo con otros. Nadie me apura, nadie me corre, me doy todo el tiempo, y todos los permisos. Eso sí, desde que comencé con esta temática, hace 62 meses, donde me propuse este objetivo, no he parado nunca. Todos los días, unos más otros menos, trabajo. Creo…del verbo crear.

Ahora, si la pregunta es con respecto a mi tiempo, a mis años, les diré que estoy muy orgullosa de mis 58, ya que como el vino, el whisky y muchas otras cosas, como la tortuga, el elefante, yo estoy consiguiendo hacer cosas y decir cosas que hubiera sido imposible con menos años. Es como que tenía que ser en este momento, con todo mi bagaje, mi experiencia, mis conocimientos de arte y de mi filosofía de vida.

-¿Qué te interesa que generen tus obras en el espectador?

-Me importó siempre mostrar mi versatilidad y trasmitir la cultura brasilera. Claro que con los ojos de una extranjera, pero curiosamente, coinciden los comentarios, de que no se explican cómo puedo reflejar tan bien el sentir de ellos, ya que aparecen aspectos que ni ellos los habían notado.

Es que soy muy observadora, investigo mucho, colecciono fotos, de personas, animales, plantas, capoeiras, futbol, niños, carnaval…y me las devoro, buscando en ellos, en ellas, mis elementos para crear.

Quiero que cuando alguien vea un cuadro mío diga: sin duda es de Walkiria!

Quiero que digan uuuaaaauuuu..!!! Y quiero que encuentren, que busquen lo que quiero decir en cada uno. Creo que el cuadro si es bueno, pasa a ser un buen amigo. Siempre tiene cosas para decir, rinconcitos en que perderse, líneas que te llevan y te sugieren cosas y que un día te parecen, y otros desaparecen y que te acompañan.

Les cuento que en todas las exposiciones que he participado, el comentario general fue «que iban a extrañar» mis cuadros. Porque siempre que los miraban encontraban algo nuevo. Y allí siento mi «misión cumplida».

-¿Cómo se integra un artista uruguayo en el exterior?

-El artista uruguayo es bien recibido en todo el mundo. Ahora, la inserción es como la de todo artista, uruguayo o brasilero, o de cualquier país…es difícil insertarse en el mundo capitalista. El arte, lamentablemente, no es valorizado monetariamente. Y nuestro país tampoco nos valoriza, pues no nos da ningún apoyo económico como para que podamos difundir y crear sin tantos apremios.

-¿Crees que en el arte contemporáneo todo es válido?

-¡No!, creo que hay personas que en nombre del «arte» están haciendo cualquier cosa. Que carece de conceptualidad, ya dejó de ser aquel arte que quería crear en el espectador una «movilización» interna, una interacción, un cuestionamiento. Ahora es snob, ser artista, y hay muchos queriendo serlo sin entender perfeccionarse lo debido.

Pero también estoy viendo jóvenes con talento, aquellos que lo hacen con sinceridad, con estudio, con método, y son ellos los que se destacan.

De todas maneras creo que es un arte basado en preguntas, cuestionamientos, pero sin rumbos claros.

-¿Cuál es tu opinión de Uruguay en cuanto a las artes visuales?

-He procurado información al respecto, desde la Internet, pues no vivo allá hace 40 años, pero no encuentro mucho material, y lo poco que hallé, no creo que me permita emitir opinión. Les agradecería, inclusive a los que lean la nota, que me acerquen material que con mucha avidez los leeré.

-¿Cuál es la relación del artista con las galerías y museos?

-Creo que debemos separarlos, una cosa es galería, y otra muy distinta, museo.

Las galerías son «personas» que montan un «negocio» encima del arte, comercializan arte. Pocos son los preocupados con la calidad, hasta porque ellos (no todos) carecen de suficientes conocimientos en el área. Organizan exposiciones cobrándoles a los artistas, no haciéndose cargo de la difusión debidamente, inventan una «elite». Inclusive eso hace mucho daño a los artistas verdaderos, pues las galerías al cobrar todo permiten que sólo puedan acceder a esos eventos personas con recursos económicos y, por ende, bajan la posibilidad de mostrar calidad.

Existen galerías serias, con antigüedad, muy reconocidas, que me merecen todo el respeto, pues trabajan honestamente, validando, difundiendo y , apoyando.

También están organizando «salones» en los que hay que pagar para inscribirse, y que generalmente no se sabe ni quién va a ser el jurado, y nuevamente, sin difusión suficiente, sin seriedad, pero que les permite «pagar los gastos fijos» de sus empresas sin el menor respeto por los artistas.

A los galeristas, ahora, tenemos que agregarle una nueva forma de lucrar. Con los «artistas,» o con los pseudo artistas, porque coincidamos que «pintar» no es ser artista. No quitando que pueda ser buen pintor…y esta nueva modalidad es llamada de «marchands» que organizan grupos de personas que exponen en galerías europeas diciendo que representan al país, llevados de la mano de quienes les «cobran». Y no es barato, y he aquí nuevamente bajan la calidad!

También los llamados «marchands» están organizando «salones” en los que cobran, no divulgan, no se sabe el jurado y las exposiciones duran 2 o 3 días, lo que es una tomada de pelo, y lo peor es que muchas personas caen…y ellos tienen un ingresito. Pues créanme, hay quienes organizan un saloncito mensual (si quieren más datos entren en contacto conmigo)

Ya en el caso de los museos es otra cosa, otro nivel de compromiso con el arte y los artistas. Generalmente nombran muy buenos jurados representativos en el medio, con anticipación algunos. Otorgan premios importantes en dinero, cosa que realmente ayuda, las exposiciones duran por lo menos un mes, hacen una muy buena o buena divulgación, son generalmente salones con hasta 2000 inscriptos, y con una trayectoria de 10, 15, 20 y hasta 30 años. Generalmente convidan a galeristas para elegir a quienes quieran representar. En fin, un trabajo muy loable… y no cobran inscripción, o a veces una suma pequeña, más simbólica que otra cosa.

-¿Qué harías para mejorar la relación artista – galería de arte – público?

-Es una buena pregunta! Pero no me había puesto a pensarlo.

Yo creo que es una mejoría a largo plazo. Empezar desde los jardines, las escuelas, los medios de comunicación y las políticas sociales.

Pero, a más corto plazo, quizás los galeristas deberían unirse, achicar costos, quizás organizando cooperativas, no sé, encontrando formas, pero valorizando mas al arte y al artista. Creando encuentros de capacitación para ambas partes, y dejar de ser aquel 30% sólo si se vende la obra.

Hay muchas galerías y otros… montándose encima del arte.

En el caso del público, hacer más divulgación. Acá se está tratando de imponer con apoyo del gobierno, una divulgación que creo muy importante. Les cuento un caso concreto: se llama «palco giratorio» y convoca a artistas del teatro y la danza a presentarse, les paga viáticos y gastos, les organiza giras por todo el país y los divulga, pero además los promueve y todos los espectáculos, en los mejores teatros y salas, son gratis para los que asistan. Incluye piezas infantiles, canto, danza, poesía y buen teatro.

Ojo, también tiene fallas y curros, como en todo, en esta nuestra América bien latina…

-¿Consideras que los arquitectos y decoradores valoran el arte?

-Creo, y con conocimiento de causa, ya que mi otra hija, (Gisselle Caballero Cassanaz) es arquitecta con títulos de Argentina, y fue con mucho placer que acompañé toda su carrera, que no le dan la suficiente importancia al arte, a lo largo de la carrera. Aquí donde estoy más en contacto con arquitectos y decoradores sucede lo mismo. No saben, desconocen el buen arte, lo único que les importa es que combine con el sofá o los colores de la sala, y en el mejor de los casos le encargan un cuadro que combine a algún pintor amigo. Y en el caso de las luminarias, me sucede lo mismo y peor, pues además de no valorizar la pieza «única», la calidad y el buen gusto, se «casan» con las empresas que les dan comisión por las ventas o millas para viajes , con el discurso de que es «clean» o que es «moda».

-¿Cuáles son tus referentes artísticos?

-Siempre estudié y fui devoradora de arte, y de cada movimiento rescato algo. Del impresionismo, del realismo, del abstracto, de las locuras de Escher, de Dalí, en fin, apoyada en todos y sin incluirme en ningún movimiento. Creo que creé mi propio estilo, y voy a seguir inventándome, total…es arte «contemporáneo».

-¿De qué manera das a conocer tu obra al mundo?

-Recién estoy entrando en esta etapa, y me sirve cualquier manera, por ejemplo esta nota es muy valiosa para mí, especialmente porque es la primera incursión que hago en mi paisito. Y me presento con una cultura ajena a Uruguay, no desconocida, inclusive porque tiene muchos puntos en común como en el caso del carnaval, a naturaleza, la música y hasta la capoeira ahora. O sea, soy extranjera en el extranjero y hasta en mi país… Pero un artista, puede pintar lo que quiera, pasar por muchas etapas, por muchos países, pero a la hora «h» uno pertenece al país donde nació y lo va a representar siempre. Como, sólo para citar un ejemplo…»la China Zorrilla»

Acá en la isla, ya hice 15 exposiciones individuales, algunas colectivas, notas en diarios, revistas, radios y TV locales. Ya gané un premiecito de plata en Niterói, Río, y la primera semana de octubre sale una entrevista con fotos a todo color en una revista de Náutica, que va a todo Brasil.

Ya estoy en contacto con más de 350 galerías de todo el mundo, estoy exponiendo en galerías virtuales. Tengo blog, en breve pagina web y facebook.

Me encantaría poder hacer una exposición en Uruguay, pero aún no encontré la forma, ni el lugar. Quizás éste sea un buen comienzo, ¿no?

-¿Crees que el público uruguayo sabe apreciar y consumir arte?

-Creo que los uruguayos teníamos un referéndum importante, ya que venimos de inmigrantes europeos, pero también creo que la destrucción de la educación por parte de los ataques sistemáticos de los gobiernos en los últimos 40 años ha diezmado todo, y ahora sólo es valorizada por una elite. Y a la hora de consumir arte creo que es aún peor, ya que el poder adquisitivo de la mayoría ha disminuido mucho.

Para agregar algo peor, el mercado de lo chino, que vende copias, y hasta originales, pintados a mano copias fieles de obras famosas, por precios irrisorios.

Además ahora están surgiendo empresas virtuales que hacen reproducciones en telas, con la autorización de los artistas, por muy poco dinero.

-¿Qué opiniones te merece el arte y las redes sociales?

-Creo que tenemos un arma de divulgación muy poderosa, hay que usarlas con inteligencia. Nunca en nuestra historia pudimos llegar a tantas personas. Por ejemplo, en nuestro caso, es increíble como miles de personas que antes, con los medios convencionales, no tenían acceso a ver un cuadro, una escultura, en sus vidas.

Sólo pensemos cuántas personas van a una exposición en una galería, en un museo. Sólo si leemos el libro de firmas vamos a ver que son muy pocas, y generalmente porque ya gustan del arte, o son profesionales, con cultura, o amigos y parientes.

Ahora estamos comunicándonos directamente con todas las clases sociales, porque convengamos que ya se tornó un medio más popular, o sea les estamos enseñando. Mostrándoles, yo en mi caso, interactúo con todo aquel que me hace un comentario, les explico, les cuento mis locuras, de dónde surgieron mis ideas. Como creo que los artistas tenemos la obligación, de mostrar caminos, de comprometernos, mando esos cartelitos famosos del facebook, en los que opino de cuestiones humanas, ecológicas, poesías, divulgo entrevistas y tengo un buen nivel de retorno. A veces me sorprendo cuando me contactan por el chat personas de todos los países imaginables e inimaginables para agradecerme la divulgación. Charlo con personas que ni conozco pero que veo que están solas, tristes, y al poco tiempo, comienzan a autovalorizarse y comienzan a publicarme en mi muro arte… Que creen que me va a gustar…realmente estamos enseñando a compartir!

-¿En qué proyectos trabajas actualmente?

-Creo que el más importante es mi crecimiento personal como artista y la divulgación de mis trabajos.

Planes tengo muchos, inclusive con mi hija mayor, que es la que vive conmigo. Es Licenciada en Arte, directora de teatro, actriz (Valeria Caballero Cassanaz) también uruguaya, pero con sus estudios y títulos en Argentina, donde vivimos 28 años. Para realizar acá en Brasil, pero en conjunto con artistas de Uruguay y Argentina, chilenos, en varias áreas, o sea encuentros, intercambios…Mercosur en definitiva.

Más información sobre la artista en:

http://walkiriacassanaz.blogspot.com

 
 

   

 
 

(Visited 47 times, 8 visits today)



Cooltivarte

Cooltivarte

Somos COOLTIVARTE.COM. Un portal digital dedicado a difundir el acontecer artístico y cultural del Uruguay. Estamos en la vuelta desde el año 2003, y como evolución del boletín Obolo Cultural, nos encontramos abocados a apoyar a los artistas nacionales brindándoles un espacio de difusión. Creemos en la idea de utilizar la potencialidad que hoy día nos otorga la web, para que la cultura uruguaya y sus creadores dispongan de una dinámica ventana, que los ponga en contacto entre sí y con el mundo. Somos COOLTIVARTE.COM y pretendemos configurarnos como un portal dinámico, entretenido y atento a los nuevos emprendimientos, que busque siempre la interacción con los artistas.

<





Recomendaciones destacadas