Nairí Aharonián Paraskevaídis

De la gran siete, entrevista a Nairí Aharonián

Nairí Aharonián Paraskevaídis nació en Montevideo en 1977. Trabaja como diseñadora gráfica y fotógrafa en la Unidad de Comunicación de la Universidad de la República y en forma freelance. Estudia Tecnicatura en Corrección de Estilo y Licenciatura en Ciencias Históricas en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

Hizo cursos de herramientas informáticas para diseño gráfico y editorial, y para edición fotográfica así como cursos integrales básicos de fotografía (Héctor Borgunder, 1996 y Aquelarre, 2009) y talleres deiluminación y de fotorreportaje (Aquelarre, 2010).

Expuso en forma colectiva en setiembre de 2009 en Aquelarre; en agosto de 2010 en la muestra aniversario de Aquelarre; en setiembre de 2010 en el Liceo de San Carlos; y octubre de 2010 en la Asociación de la Prensa Uruguaya; e individualmente de mayo a agosto de 2009 en la fachada de la Udelar.

Hoy se integra a Clic, el ciclo de fotógrafos de COOLTIVARTE, donde podemos conocerla un poco más, explicándonos cómo es que trabaja, y qué piensa del desarrollo de su arte en Uruguay.

“Así como creo en un arte posicionado y con cabeza, considero ingenuo esperar que el arte cambie algo.”

-¿Cuándo empezaste a hacer fotografía?

-Empecé con la fotografía de adolescente. En realidad, de chica. Sacaba fotos con una automática de esas para turistas, de rollo de casete, cuya marca o modelo no recuerdo. Y parece que me gustaba, y mis viejos me sugirieron que hiciera un curso de fotografía y me encantó la idea. Lo hice con el Chumbo Borgunder (no había cursos para adolescentes en las escuelas y talleres por esa época, creo) con la cámara que mi padre me prestó: una réflex marca Practika, de fabricación de la entonces República Democrática Alemana. Después seguí sacando amateur, y en un momento la cámara se rompió, y por alguna otra razón quedó como en stand-by el tema. Cuando entré a trabajar en la Universidad de la República, había que sacar unas fotos y me preguntaron si me animaba, y dije que sí. Y ahí retomé los talleres en Aquelarre, con apoyo de la UDELAR. Y fue de las mejores cosas que me han pasado.

-¿Qué es lo que más te entusiasma de la fotografía?

-La fotografía. Mirar. Poder estar ahí sin estar. Me permite vincularme desde otro lugar con mi entorno. Creo que me gusta más mirar fotografías que sacar fotos, además.

-¿En qué piensas cuando estás encuadrando?

-En si no me estaré equivocando con el encuadre. Suelo sacar primerísimos planos, con escasa profundidad de campo, y mientras encuadro miro con el otro ojo por si me pierdo de algo. Cuando cerrás mucho el encuadre no tenés vuelta atrás, no hay edición o reencuadre que te devuelva lo que te perdiste.

Miro también que no haya nada demasiado paralelo al piso. Me gustan las diagonales.

-¿Cómo se te ocurren las ideas? ¿Tienes una libreta de apuntes?

-No se me ocurren muchas ideas. Esa es una carencia. O una deformación de fotorreportera. Pero apunto cosas, sí.

-¿Cuántas tomas realizas hasta conseguir la imagen que quieres?

-Depende. Suelo disparar mucho menos de lo que parece, porque miro mucho por el visor. Si es un evento puntual, no tengo mucha chance de sacar muchas tampoco. No me gusta sacar en ráfaga tampoco, así que con suerte repito la toma para captar mejor un gesto o mejorar el encuadre. Pero si puedo ir más de dos veces a una obra de teatro, a un espectáculo de carnaval, ahí repito muchas veces, hasta lograr esa foto de ese gesto.

-¿Qué hace que una imagen llame más la atención que otra?

-El encuadre. La luz. Y supongo que subjetividades del que mira.

-¿Crees que los fotógrafos deben tener una filosofía para hacer un buen trabajo?

-Todos tenemos una filosofía —o al menos una opinión—, y el arte en particular implica posicionarse. Personalmente, no gusto mucho del arte por el arte, y pienso además que siempre decimos algo cuando hacemos arte, aunque sea algo bien vacío.

-¿Puedes contarnos tu proceso de edición?

-Edito muy poco. Pienso que eso que tiene que ver con dos cosas: que me dedico al fotorreportaje, y que soy extremadamente ansiosa.

Uso photoshop más para mi trabajo de diseñadora. Las fotos las edito con el CameraRaw, aunque me gustaría ponerme las pilas y aprender Lightroom, que me resulta mucho más completo.

Saco las fotos en raw, siempre me guardo el crudo, y en general mejoro alguna poca cosa de contraste y por ahora, por la cámara que estoy usando, suelo pasar un rato mejorando el tema del ruido cuando uso ISO muy alto.

-¿Trabajas con metadatos en una fotografía? ¿Cuáles son los ítems con más relevancia y por qué?

-Debería. Siempre me anoto como pendiente. Uso los datos básicos técnicos, pero agregaría más cosas, esas que uno apuntaba antes al dorso de la foto o en una libreta.

-Con la aparición de las cámaras digitales y la cantidad de disparos ¿se mira menos?

-Sí. Quizás aquellos que venimos de la fotografía analógica todavía tengamos el reflejo de mirar más, con los ojos o con el visor. Pero, en general, se mira menos y se dispara más.

-¿Qué esperás de la gente al ver tus fotos?

-Que le pase algo. Que se le mueva algo. Y, claro, que le gusten. No pretendo mucho más. Así como creo en un arte posicionado y con cabeza, considero ingenuo esperar que el arte cambie algo.

-¿Qué opinas del derecho de autor de la imagen y su relación con las redes sociales?

-Soy de las que les pone marca de agua a sus fotos para subirlas a las redes sociales. Me encanta que mis fotos se compartan : ¿para qué querría una foto boca abajo en un cajón? Comparto muchas fotos de colegas, pero creo que hay que mantener la cabeza de que esas fotos tienen autoría, respetarla y consignarla.

-¿Es posible vender fotografías en Uruguay?

-Supongo que sí, porque de hecho se venden.

-¿Qué te parece que hay que hacer para fomentar la fotografía en Uruguay?

-¿Se debe fomentar la fotografía en Uruguay?

-¿Se puede vivir acá de la fotografía?

-Sí. Si entendemos que “vivir de la fotografía en Uruguay”no es “vivir de la fotografía en Nueva York”, supongo que sí. Nunca probé, pero tengo colegas y amigos que viven de ella. Claro, no siempre hacen lo que les gusta en fotografía para vivir, pero sí.

-Como fotógrafa ¿es fácil acceder a galerías y salas para exponer?

-Creo que bastante, ¿no? Hay abundantes llamados a exponer, y las convocatorias de Fotograma son muy amplias.

-¿Qué consejo darías a un fotógrafo que recién empieza?

-No sé si le daría consejos. No me siento en condiciones.

-¿Estás trabajando en algún proyecto que nos puedas contar?

-Este es el tercer año que saco fotos en la murga La Gran 7. Me abrieron las puertas y los acompaño siempre que puedo. Disfruto enormemente, y siento que ellos se divierten también viéndose retratados.

Tengo además un par de series que voy alimentando para ver qué pasa con ellas, pero no es nada cerrado ni redondeado, sobre todo porque vienen menos de la mano del fotorreportaje: los cielos recortados e “interrumpidos” con algo y las manos.

 
 

   

 
 

(Visited 91 times, 26 visits today)

Federico Meneses

Federico Meneses

Por el 2003 surge la idea de armar un boletín electrónico "óbolo cultural" para difundir eventos que poco se sabían. Con el surgimiento de las redes sociales el boletín deja de tener su efecto y nace www.cooltivarte.com A fines del 2010 invito asociarse como co-director a Mauricio Conde, junto a todos los amigos colaboradores que se sumaron a la idea de aportar un granito de arena a nuestra cultura potenciando los eventos y dando más valor al conocer a los artistas mediante entrevistas, artículos de opinión, análisis, reflexión y crítica. Cooltivarte está presente en el medio local comunicando las noticias, críticas, opiniones y entrevistas, tratando de generar un valor cultural conociendo de cerca a los protagonistas, generando una conciencia colectiva y sensibilidad para este rápido diario vivir.







Recomendaciones destacadas