imagen - JUANA MOLINA Y NUESTROS SENTIDOS en La Trastienda - Diciembre 2014 © Álvaro Fernández

DE JUANA MOLINA Y NUESTROS SENTIDOS, ENTRE PEDALES, MATEO Y OTRAS YERBAS

Que placentero para los sentidos resulta el disfrutar de artistas como Juana Molina. Y, son esos sentidos, los que experimentaron una sinergia de estímulos durante poco más de hora y media en que dura su show, en donde la razón ya no comanda nuestras percepciones, y es allí donde el análisis se hace más complejo, dado la postura cuasi paranoica con la que Molina entiende su creación y la aleja de cualquier etiqueta en la que se quiera encasillar su música.

Y esto le sale muy bien, porque es difícil encontrar influencias notorias en su obra.

Odin Schwartz en teclados, sintetizadores y coros y Diego López en batería la acompañan y se sumergen a bucear junto a ella dentro de ese paisaje sonoro que transitaría (en una Trastienda que de a poco fue ingresando en esa dimensión a la que Juana nos invita a entrar en su espectáculo) en su mayoría por temas de su último disco, y fue Wed 21 (la canción que le da nombre a ese disco) quien le dio inicio a ese viaje sonoro y que a modo premonitorio nos dejaría ver de que iría el resto de la noche, en un show distinto a los anteriores (por citar uno, el que nos ofreció este año, en el Teatro Solís) un show no estático, en interacción con el público, un show para bailar.

Entre notas de guitarra que se repiten mientras transitan por efectos de pedales, desde el centro del escenario, Molina ha desarrollado ese oficio que le permite controlar todo aquello que parece ser completamente insánico (aunque no es así claramente), si bien las canciones son versiones de las originales, no se alejan demasiado de lo que son realmente y sobre loops eléctricos y golpes de una batería (que define los momentos de locura y furia, tranquilidad y armonía), el efecto del sintetizador que maneja Schwartz al igual que su teclado, otorgan riffs que (salvando las distancias sonoras) hasta el mismísimo Tom Yorke disfrutaría tocar.

Es hasta que comienza “Un día” que Juana no nos muestra su mejor versión, comienza con un arpegio de teclado que se repite y es allí cuando nos enseña que lo suyo no solo son efectos sonoros y tecnología artesanal al servicio del arte, su voz llega hasta donde ella quiere que llegue.

“Un día voy a ser otra distinta, voy a hacer cosas que no hice jamás.

No va a importarme lo que otros me digan ni va a importarme si resultará.

Voy a viajar, voy a bailar.
Voy a vivir en el medio del campo y
a las mañanas me he de desnudar…
Voy a cantar las canciones sin letra
y cada uno podrá imaginar:
Si hablo de amor o desilusión para alegrar,
Si hablo de voz o de color,
Si hablo de música, nuestra pasión…”,nos cuenta, mientras todos los sonidos se
entrelazan ya para construir esta pieza hermosa, en donde la voz es el principal
instrumento, un instrumento que transmite un deseo liberador hecho verso pop
imperfecto, que seguramente te será imposible no tararear por un buen rato luego de escuchar.

Pasan, “Vive solo”, “Las edades”, “El oso de la guarda”, pero es con “Sin guía, No”, sin duda, que devuelta todo se torna casi perfecto, en donde las notas de guitarra parecen entrelazarse entre sí, parecen chocarse, parecen convertirse en una extraña eléctrica energía sonora, que llena el lugar, mientras el ritmo del bajo y la batería hacen lo suyo, Molina se pregunta “Cuando va llegar el día? Cuando va a llegar?”, una y otra vez.

Nos reserva para el final quizás el momento más alto de su show, sola en escena, como algo intimo entre ella y nosotros, (o quizás como un gusto personal) primero su versión rocker de un clásico de Totem “Días de esos”, para la delicia de todos aquellos presentes que celebran esas primeras horas, en donde comenzaba a nacer eso que se llama Rock Uruguayo. Para seguir después con “Kin Tin Tan” de Mateo (previos problemas de afinación entendibles por tratarse de una versión en guitarra eléctrica, distinta a la versión original artesanal y única del gran Eduardo). “Mateo para mi es lo más grande que hay, todo lo que tengo es porque crecí escuchando Mateo, y haber tocado por primera vez un tema suyo tan mal es algo único…” entre risas y aplausos, Juana termino de explicar la admiración que heredo seguramente de su padre, Horacio, cantante y compositor de tango de larga trayectoria, quien supo colaborar con Mateo en varias oportunidades, aportando coros por ejemplo para su disco “Mateo solo bien se lame” (1972).

Juana sola es una orquesta en sí misma, aunque está muy bien acompañada, es entendible (y casi glorioso por mantenerse en un plano lejos de las grandes discográficas) que luego de que en el pico de su carrera como actriz decidiera dejar todo para crear “Rara”(1996) su primer disco, y luego, “Segundo” (2000) fuera allí descubierta (por casualidad, mientras buscaba un disco de Sigur Rós) por el mismísimo David Byrne (cantante de los míticos Talking Heads, banda referente del New wave y el Dance punk allá por los años 70) quien considerara este disco, como uno de los mejores que haya escuchado en su vida. Posterior invitación de gira norteamericana, desde allí la carrera de Molina a transcurrido en ascenso, entre la producción de obras que buscan derribar las fronteras del sonido convencional una y otra vez, y el ganarse un lugar en los grandes festivales alternativos del mundo, como también en pequeñas salas, con seguramente menos publico de lo que su amor por lo que hace se merece, como sucedió el otro día en La Trastienda, (aunque no tan pocos o quizás si, pocos pero buenos), los que estuvimos allí pudimos disfrutar con todos nuestros sentidos, de uno de esos artista que integran el club de los músicos en movimiento.

A Juana Molina (quien seguramente nos volverá a deleitar en cualquier momento, con algo que no hayamos experimentado antes seguramente) le queda mucha tela por cortar aun, y esperamos con ansias su pronto regreso.

Mientras tanto nos quedaremos con el gran recuerdo de haberla disfrutado esta mágica noche de jueves en Montevideo.

Y…, solo una duda me queda a estas alturas, David Byrne ya sabrá de nuestro gran Eduardo Mateo?.

Playlist, Juana Molina, La Trastienda-Montevideo (04/12/14)

Wed 21
Eras
Lo decidí yo
Un día
Vive solo
Ay, no se ofendan
Las edades
Ferocísimo
El oso de la guarda
Bicho auto
Sin guía no
Días de esos (Totem)
Kin Tin Tan (Eduardo Mateo)
¿Quién?

Imagen portada: JUANA MOLINA Y NUESTROS SENTIDOS en La Trastienda – Diciembre 2014 © Álvaro Fernández

 

JUANA MOLINA Y NUESTROS SENTIDOS en La Trastienda – Diciembre 2014 © Álvaro Fernándezwww.cooltivarte.com——————–

Posted by cooltivarte.com on Tuesday, December 9, 2014

 

 

   

 

(Visited 38 times, 10 visits today)



Alejandro Hoffmann

Alejandro Hoffmann

Estudio Psicología y Antropología en la Universidad de la República. En 2013 se recibió de Diseñador Web. Realizó talleres de periodismo y gestión cultural. La música siempre lo ha acompañado durante su vida (música la cual considera más grande y abarcativa que conceptos filosóficos como el amor o la libertad juntos, o cualquier otro) y el ancho de banda de sus gustos se ha extendido con el paso del tiempo, aunque quizás no tanto, porque considera (en estos tiempos de mega democratización de los medios de difusión, donde todo artista tiene un lugar para compartir su creación) es sencillo diferenciar lo bueno de lo no tanto, porque según él, lo perceptivo influye más para el entendimiento de la música que lo intelectualizante snob, como esa canción que marca la diferencia en cuanto a las otras en un disco, y es claramente notorio que se destaca. Hoy transita sus días esperando escuchar y ver cosas que no haya escuchado ni visto antes. Se une a cooltivarte en 2014. Escribe para moog.uy - indiehoy.com - acapasancosas.com.ar - la revista Efecto Metal de Argentina y Zona de Obras de España. Desde 2016 lleva adelante Sudtopia, proyecto con el cual intenta difundir bandas latinoamericanas que están por fuera del circuito comercial masivo. Su eje central se desarrolla con publicaciones semanales en el portal http://cooltivarte.com/portal/ y bimensuales en su segmento de la Revista Wop! de Montevideo.

<





Recomendaciones destacadas