Darno, las canciones del zurcidor - Jueves 15 de Octubre, Auditorio Nacional del Sodre - Foto © Michelle Altier

Darno, las canciones del zurcidor…

Please try entering https://graph.facebook.com/938393306207583/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

Las canciones del ZurcidorAna Prada, Maia Castro, Mónica Navarro, Laura Canoura. Homenaje a Darnauchans.

“Darno estaría chocho” grita una voz entre las bocas del público mientras olas de neuronas recorren autopistas de recuerdos.

Digamos que hace apenas unos meses, de madrugada, memoricé el nombre completo de Eduardo por primera vez.

Y ahora, Montevideo se viste de memoria y despliega, a través de los altavoces del Sodre, a un Darno comprometido a cantar mientras tenga pulmones para expulsar la voz.

Pero ya no hay pulmones que tiemblen.

Ni palabras arrojadas con su lengua.

Ni voz en directo.

Y es en el transcurso de este delirio de ausencia que surgen cuatro gargantas enérgicas para devolvernos un pedazo de él.

Ana, Maia, Mónica y Laura dialogan en la oscuridad iluminada sentadas sobre un sillón cualquiera de una casa cualquiera en el escenario del Sodre. Y suspiran. Y se abrazan. Y bailan. Y

tararean arrancándonos la ausencia casi por completo.

A veces estoy aquí, a veces estoy allí y muchas veces no estoy en ningún lado” declara una de ellas. Y me recuerda que Darno también es un viajero del tiempo. Por eso, cuando apretamos play

en sus canciones, vuelve a la vida y nos grita con la misma nostalgia de aquella vez.

Hoy Darno estuvo aquí.

Todos pudimos verlo.

Imagen portada: “Darno, las canciones del zurcidor ” Jueves 15 de Octubre, Auditorio Nacional del Sodre – Foto © Michelle Altier

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 
 

   

 
 

(Visited 32 times, 8 visits today)



Lucía Baltar

Lucía Baltar

Ciudadana del mundo, mendiga en la tierra. Gritó por primera vez una mañana de marzo de 1987. A los 12 años escribió sus primeros poemas –todos ellos prescindibles-. Llenó libretas durante años. Ganó un premio literario a los 19. Estudió la carrera de psicología pero nunca se atrevió a ejercerla. Terminó un Máster de Escritura Creativa y realizó un poemario. Emigró de España en abril de 2014 –su pasaporte dice que nació en las Islas Canarias. Ella no lo niega–. La mayor parte de su tiempo lo pasa observando la vida de otros, leyendo la vida de otros y escuchando la vida de otros. Ahora se entretiene escribiendo con la luz y robando suspiros con la cámara fotográfica. Ha aprendido a cebar mate, a decir “ta” y “bo” mientras habla y a cruzar en rojo. Se distrae con facilidad, se apasiona por completo y escribe para gritar con igual intensidad que aquella mañana del 87, es decir, con sangre, fluidos y la carne desgarrada.

<





Recomendaciones destacadas