crysler-banda - http://www.crysler.com.uy

Crysler Presenta “Bastones y Ciegos”

Please try entering https://graph.facebook.com/589086077804976/photos?fields=source,link,name,images,album&limit=1000 into your URL bar and seeing if the page loads.

La banda uruguaya Crysler se apronta para presentar su segundo trabajo discográfico, “Bastones y Ciegos”. La cita es en la Trastienda, el sábado 5 de octubre de 2013. Cooltivarte conversó con los integrantes de esta banda cuya historia nos recuerda que el trabajo, la disciplina y la constancia son el camino inerrable a cualquier logro.

Crysler nació hace diez años en Montevideo, con una dupla creativa integrada por Bruno Ribeca (guitarra/voz) y Martín Verde (guitarra). Se foguearon en escenarios de todo el Uruguay, y también supieron llegar a países limítrofes con sus composiciones, en las cuales el rock, el funk el reggae y el pop coexisten como los reyes en un tablero de ajedrez – en perfecta adyacencia, sin llegar a cancelarse nunca recíprocamente.

Tras años elaborando su propuesta sonora y visual, Crysler consolidó su formación actual con Luigi Della Mea en bajo y Tote Fernández en batería, y 2010 marcó el ingreso definitivo a la escena musical uruguaya para la banda. Su primer disco (“El Gran Bonsái”) vio la luz en 2011. Lo editó Perro Andaluz, y fue producido por Christian Cary de La Triple Nelson, el primer músico que el grupo menciona casi a coro cuando los consulto por aquellos artistas que los han acompañado y aconsejado en este periplo creativo. También mencionan a Emiliano Brancciari de NTVG, a quienes integraran Hereford, y a Fafa Barboza.

Nuestra conversación tiene lugar a una semana exacta de la presentación oficial de su nuevo álbum, justo antes de un ensayo. Bruno, Martín y Luigi se ven bastante relajados, disfrutando el buen momento que atraviesan como banda, y como grupo humano.

Hacer música es un oficio que se aprende haciendo música, del mismo modo que escribir es un oficio que se aprende escribiendo. Coincidimos en eso al repasar su carrera, tanto dentro como fuera del estudio. Bruno Ribeca señala que Crysler es una banda que no ha conocido grandes conflictos internos, más allá de la tensión inmanente a toda emprendimiento que involucra a muchas personas, y muchos anhelos. Y Luigi Della Mea remarca lo importante que es saber disfrutar de los procesos en sí. Bromeamos hasta el hartazgo con la frase del Maestro Tabárez, “el camino es la recompensa”. Pero todos somos concientes de que esa frase resulta obvia precisamente por su veracidad – todo lo cierto es obvio en gran medida.

La banda tiene muy presente que cuando el goce desaparece, también lo hace la necesidad de crear y compartir música. “Necesidad” puede parecer una palabra un tanto ominosa en materia artística, pero es la que mejor cuadra. Bruno hace una analogía interesante, comparando al proceso creativo con una droga para lidiar con la realidad, y cuyo uso fácilmente puede devenir en abuso.

Bruno también ofrece una de las mejores observaciones de toda la charla ante mi reflexión de que los discos son como hijos. El vocalista de Crysler expresa su aquiescencia, y agrega que uno jamás nota cómo crecen sus hijos hasta que los demás se lo señalan. Lo mismo ocurre con toda obra; crece sin que nos percatemos de ello, y el alcance puede superar hasta las expectativas más substanciales que depositáramos en ella. “Los poemas no son de quienes los escriben, son de quienes los leen”, dijo Don Mario una vez. Por extensión, lo mismo se aplica a los discos: una vez que las canciones comienzan a rotar, el público se apropia de ellas, y las vuelve parte de sus vidas. Y cuando regresan a sus creadores, su contenido ya no es el mismo, se perfecciona un círculo que puede dar lugar o a otros círculos, o a líneas infinitas. Pero siempre se genera algo. Esa retroalimentación pareciera ser el móvil para muchos artistas en un medio como el uruguayo, donde las retribuciones económicas suelen ser nulas.

Y esa motivación está omnipresente en “Bastones y Ciegos”, el disco que la banda estrenará oficialmente en La Trastienda este sábado a las 21:00. Se trata del segundo álbum de Crysler, y cuenta con la producción de Fabián Prado (ex-integrante de Memphis La Blusera). El mero enfoque de sus letras invita a la reflexión, a esa comparación y complementación de historias donde yace todo vínculo real entre una banda y sus seguidores, ese gesto íntimo que se hace público. El álbum deja una sucesión de puertas entornadas que conducen a lugares donde el pasado no se acepta, sino que se recrea en un intento a veces desesperado de que las sombras no nos ganen la conciencia. Hay muchas negaciones, con frecuencia al comienzo mismo de cada letra: “No creo que mi vida hoy pueda maquillar” (Mi Última Sonrisa), “No pretendo estar ni saber lo que vendrá” (Tic Tac), “Hace tiempo que ya no estás y el tiempo paró” (El Tiempo Paró), “Sueños que añoro ya no aparecen más” (Naufragio)… el corolario es que las cosas son, pero no son. Borrar lo vivido implica borrar la enseñanza que nos ha dejado, pero a veces lo más sano pareciera ser eludir ciertas verdades, excepto la que dice que la felicidad sólo es posible si media una cuota fuerte de ignorancia.

“Bastones y Ciegos” es un disco reciente (o “contemporáneo”, para usar el mismo adjetivo que la banda). Es decir, “El Gran Bonsái” recogía canciones escritas desde la gestación misma del grupo. “Bastones y Ciegos” presenta composiciones que nacieron en los últimos dos años, en días de actividad frenética, de logros profesionales y de todos los resquemores y derrumbes emocionales que el triunfo invariablemente conlleva.

De cualquier modo, “Bastones y Ciegos” no es un disco amargo. El tono es algo airado (no puede no serlo cuando se están rumiando tribulaciones), pero aporta la clase de calma que conocen quienes han estado al pie del cañón. Como cantaba Catupecu Machu, “salgo mucho, a veces vuelvo”. Saber que existe ese “a veces” debería ser solaz suficiente, tanto para quienes buscan seguir adelante, como para quienes sueñan con ponerse en marcha un día.

Los invitados incluyen a Christian Cary en “El Camino” (el inicio perfecto para el disco, con una necromancia de guitarras y una letra que plantea “Y pensar que todo vuelve a revivir/¿cuál es la manera para no mentir?”) y a Emiliano Brancciari en “Siglo Pasado”, un alarido de razones veladas entre susurros del inconciente.

El grupo guarda silencio respecto a quiénes los acompañarán el sábado en La Trastienda, pero no sería muy aventurado especular con la participación de estos y otros de los músicos con quienes tienen una afinidad manifiesta.

Y si bien falta solo una semana para que se presenten en vivo en un escenario tan grande, los miembros de la banda están calmos. Muy calmos. Recuerdan la presentación en el Teatro del Notariado de “El Gran Bonsái”, con localidades agotadas. Fue una grata sorpresa para ellos, aunque evaluando todo lo que habían trabajado antes, el reconocimiento era una consecuencia lógica.

Claro, no siempre lo es. No siempre quienes laboran con afán alcanzan sus metas. Por eso, vale compartir un ejemplo de consecución y consecuencia como el de Crysler. Cualquier historia donde la moraleja es que lo bueno llama a lo bueno vale la pena.

Y por supuesto, también la alegría.

SITIO WEB: http://www.crysler.com.uy

Facebook API came back with a faulty result. You may be accessing an album you do not have permissions to access.

 
 

   

 
 

(Visited 18 times, 4 visits today)



Emilio Pérez Miguel

Emilio Pérez Miguel

(Montevideo, 2 de diciembre de 1979) Traductor público de idioma inglés, periodista cultural y organizador de eventos a beneficio de hospitales pediátricos en Uruguay y Argentina. Su labor periodística comenzó en junio de 2009 con la fundación de MusicKO, un sitio dedicado a la reseña de artistas emergentes. En la actualidad colabora con diversos portales entre los que se incluye Cooltivarte, al cual se integró a inicios de 2011. Como escritor, publicó dos libros de poesía en 2009 y 2010 (“Once” y “Ten”) y uno en prosa que vio la luz en 2013 (“Ayer La Lluvia”). "Once" y "Ten" fueron libros híbridos, con una propuesta enraizada en igual parte en la música y la poesía. "Ayer La Lluvia" aunó esta pluralidad de formas, y se presentó con los artistas que lo inspiraron en un festival de música y literatura que se extendió durante dos años, al término del cual Pérez Miguel se retiró como escritor. Las experiencias vividas durante ese tiempo fueron entonces sintetizadas en la "Campaña Del Juguete", una gira de conciertos que beneficia al Hospital Pereira Rossell en Uruguay, y al Hospital Garrahan en Argentina. Pérez Miguel fue asimismo el primer escritor uruguayo en subir todos sus libros a Internet, amparándose en el sistema de derechos libres conocido como Creative Commons. Basándose en que "el arte es para compartir y no para competir" y buscando "una democratización real de los bienes culturales", el autor comparte su obra en su propio sitio y en diversas páginas que fomentan la literatura, de manera libre y gratuita.

<





Recomendaciones destacadas