COPANI DE 10 - 12 JUN. - Sala Zitarrosa © Jimena Pais Fotografía

Copani con la de “Diegos”

Con un repertorio prácticamente en su totalidad futbolero concreta o alusivamente, Ignacio Copani se presentó en Sala Zitarrosa con su espectáculo “Copani de 10” el pasado jueves 12 de junio, en una noche climáticamente inhóspita pero que no atentó en absoluto contra la concurrencia de público.

Con Carlos Malo como telonero en una demostración del mejor canto popular y folklore rochense, el trovador bonaerense presentó temas de su nuevo disco junto a los ya clásicos de siempre.

“El nombre no es mi responsabilidad” dijo Copani en referencia a sus capacidades futbolísticas en uno de los tantos momentos de diálogo que tuvo con el público con las luces del auditorio encendidas a expresa solicitud del músico para lograr un mejor intercambio.

Casi rozando con un espectáculo de stand up, Copani hiló divertidos, inteligentes y sensibles diálogos con canciones propias y ajenas, a veces simplemente en fracciones y hasta interrumpiendo las mismas para mechar comentarios con una calidad y sentido del humor impecables.

Siempre comprometido y empapado con la realidad local y regional, Copani compartió durante más de una hora y medio un bagaje musical que fue íntimo, ameno, autorreferencial y rioplatense en el cual por supuesto no faltaron las alusiones al mundial y a dos pueblos hermanos que pese a poder ser rivales si una fecha FIFA lo amerita, remarcó la fraternidad especialmente al momento en el que el cantautor entonó: “…y aunque no entiendo los concursos de las murgas, yo soy igual que vos…”.

En el final quedó marcada la promesa de un regreso que se viene dando de forma 
ininterrumpidamente desde hace 15 años.

Imagen portada: COPANI DE 10 – 12 JUN. – Sala Zitarrosa © Jimena Pais Fotografía

 

 

COPANI DE 10 – 12 JUN. – Sala Zitarrosa © Jimena Pais Fotografíawww.cooltivarte.com—————————–

Posted by cooltivarte.com on Friday, June 20, 2014

 

 

(Visited 14 times, 2 visits today)

Javier Pais

Javier Pais

Javier Pais desde niño se destacó en el jardín de infantes por ser uno de los primeros en su clase en conseguir hacer bolitas con plasticina. Amigo de todos los perros de la cuadra, era fácilmente manipulado por su madre que simplemente con dar vuelta un disco de pasta con varias versiones del carnavalito lograba tenerlo bajo control y bailando toda la tarde a saltitos en círculos interminables. Pese a no ser sonámbulo llegó a bañarse dormido, y tuvo problemas con varios amigos del barrio por intentar evitar que cazaran sapos. Ya desde su más tierna infancia torturaba a sus abuelos tocando indiscriminadamente las teclas del piano. Perteneciente a la llamada Generación X, estudió Ciencias de la Comunicación, Bellas Artes y Psicología. Interesado también en la tecnología, lo social, el deporte y la ecología, su principal devoción es desde siempre y probablemente seguirá siendo la música.

<





Recomendaciones destacadas