Christian Zagia - Foto gentileza del entrevistado

Christian Zagia: En las tablas

“El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma.” – Arthur Miller

Con esta cita COOLTIVARTE los invita a que ingresen “En las tablas”, donde el telón se abre, el artista de desnuda de su personaje, y su discurso, tironeado entre héroes y villanos, trata de ser el más personal y sincero.

-¿Qué es lo que te llevó a elegir teatro como disciplina artística?

-La verdad es que siempre fui muy tímido, el teatro se transformó en un medio para articular emociones que en la vida no era capaz de expresar. No me animaba a decir “Presente” en voz alta cuando pasaban la lista en el liceo. Por otro lado recuerdo que desde niño si iba al teatro y veía una Obra de aventuras pensaba en lo “cool” que podría ser “pirata”, si veía en el cine una película de “Aviones” quería ser piloto y así con todo… Al final me di cuenta que para ser todo lo que veía por ahí la única solución era ser actor. Soy consciente de que lo del actor tímido ya es prácticamente un cliché.

-¿Qué taller o escuela escogiste para tu formación?

-“La Escuela de Expresión Teatral Anglo – Ombú”, actualmente “Escuela del Actor”.

-¿Una vez egresado tuviste posibilidad de armar o entrar en un elenco con compañeros de generación?

-Una de las primeras Obras que hice al terminar la escuela, era una Obra para niños. Después no recuerdo haber trabajado con compañeros de mi generación directamente, si con compañeros de la Escuela que pertenecían a otras generaciones. De hecho durante varios años con Javier Mazza, que había egresado un año antes que yo, armamos una especie de productora que funcionó en el primer piso de un restaurante.

-¿Es fácil conseguir contratación en escenarios de Montevideo? ¿Y en el Interior?

-No, no es para nada fácil. De hecho yo empecé a generar mis propios proyectos al poco tiempo de egresar de la escuela porque sabía que para que alguien me convocara tenía que verme actuar antes. Me ocupé entonces de aprender a escribir, probé dirigir y producir. Lo cierto es que a la larga eso te da la posibilidad de enfrentarte a los proyectos con una visión integral de todo el hecho teatral. Aún así no siempre es tan fácil. Con el interior depende de la repercusión que el espectáculo haya tenido en Montevideo y los costos que puede representar trasladarlo.

-¿Es imprescindible un productor?

-Si. Generalmente estamos acostumbrados a hacer todo, incluso a escribir, producir, dirigir y actuar. Es complicado hacer más o menos bien todo al mismo tiempo. Cuando uno tiene la oportunidad de trabajar con un productor lo agradece. Es genial dedicarse a actuar solamente. Lo cierto es que son pocos los que se dedican a trabajar como productores y menos lo que realmente lo hacen bien.

-¿Considerás que le dan oportunidad a nuestros autores para representar sus obras?

-Si, puede ser un poquito más difícil para autores jóvenes. Muchas veces, como en mi caso, uno lo termina haciendo por defecto. Adquirir los derechos de autores extranjeros, que hoy se están representando en todo el mundo, puede ser prohibitivo económicamente para la mayoría. La alternativa como todo en el teatro termina siendo usar la creatividad.

-¿Podés vivir de esta profesión?

-Si, crecí con la idea de que no se podía. Con el tiempo me di cuenta que como todo trabajo hay que dedicarle un horario full time y a veces más.

-¿Cuál es tu opinión del nivel del teatro uruguayo en la actualidad?

-Hay de todo, cosas que me gustan mucho, algunas menos y otras nada. Como en todas partes del mundo.

-¿En qué proyecto estas trabajando actualmente?

-Ahora en H D P de Gustavo Bouzas en La Candela, proyectando vacaciones de Julio, más adelante una versión de “El Principito” para adultos y una película en setiembre.

-¿Qué público viene con más frecuencia a ver HDP?

-De todas las edades pero sobre todo gente joven que a veces entra por primera vez a un teatro.

-¿Crees que la temática sigue vigente como cuando se escribió la obra?

-Si

-¿Se hicieron actualizaciones o desdramatizaciones del tema para alivianar lo que era un flagelo cuando fue escrita por primera vez?

-La Obra se actualizó en muchos sentidos, con respecto a lo que tiene que ver con la tecnología por ejemplo. Lo que era un flagelo sigue funcionando como disparador para que sucedan otras cosas.

-¿Sin los diálogos chispeantes crees que se acercarían los jóvenes?

-Si, claro, los jóvenes saben apreciar una buena historia y en mi opinión el texto de Gustavo Bouzas lo es.

-¿En qué obra o con qué director te gustaría trabajar y aún no has podido hacerlo?

-Ángeles en América de Tony Kushner, con Roberto Jones.

-¿Qué pensás de las distintas premiaciones que se realizan a las artes escénicas?

-Es un juego, me divierte. Debería servir como un registro de lo que pudimos ver en un año. No creo que el que gana es el mejor y el que pierde, o el que ni fue considerado, es el peor. El arte es tan subjetivo que sería ridículo pensar que un jurado integrado por 2 o 70 personas sea un indicador de calidad.

-¿Es posible exportar teatro uruguayo?

-Cuando se hace bien y se tiene los contactos adecuados.

-Existe la creencia popular que los actores uruguayos “no sirven” para la televisión. ¿Qué pensás de esta creencia?

-Que “no sirve” el director que permitió que ese actor salga en televisión mal dirigido. La última palabra en el audiovisual suele ser del director.

Si hay un manual escrito específicamente para actores uruguayos no lo leí. Creo que en Uruguay los actores más o menos leímos los mismos libros que leen todos los actores en el mundo.

-¿Cuéntanos como fue trabajar en ficción para la serie TERRA RIBELLE 2 – RAI Italia?

-Divertido. Son pocas las oportunidades de trabajar con un nivel de producción tan grande. En todas las áreas. Además mi personaje era un villano de principio de siglo que integraba una banda de forajidos junto a sus hermanos. Tipos nada simpáticos, fugados de un guión de Sergio Leone. Jugar a ser el malo en una película de vaqueros me dio la chance de abordar un género que de otra forma sería muy difícil en Uruguay.

-¿Cómo evalúas las ficciones uruguayas que en los últimos tiempos han emitido los canales?

-Hemos mejorado mucho pero todavía no aparece esa ficción que se vuelve emblemática de una generación. Ya aparecerá, tengo fe, no se si en TV o Internet que es un medio que creo pronto puede cambiar las reglas del juego para los canales. No hay que tener miedo, hay que investigar cuales son las posibilidades que ofrece la tecnología.

Christian Zagia es actor, egresado de la Escuela de Expresión Teatral Anglo-Ombú, participó del Curso de combate escénico para teatro y audiovisual dictado por Ian Harvey Stone, y del Curso “Confección de guiones-Estudio Imagen Ravaiolli”, entre otros.

Ha trabajado desde la década del 90 en el medio artístico, tanto en teatro, cine y televisión nutriendo una extensa trayectoria. Entre los proyectos de los que participó se encuentran los cortos de ficción “Los Pocillos” y “La Boya” ambos dirigidos por Federico Álvarez. Participó actoralmente en la película de Luis Nieto “Estrella del Sur” en 2001. Ha sido actor, adaptador, coreógrafo y productor en numerosas obras teatrales.

Actuó en las obras de Gustavo Bouzas “Pulguitas de Colores”, “Rescatate” y “HDP” (esta última en cartel actualmente en teatro La Candela).

En cine participó como actor en la película “Rincón de Darwin” dirigida por Diego Fernández. Ha sido partícipe también de la serie “Preso en el extranjero” emitida por National Geographic, como actor y coreógrafo de escenas de combate. Entre diciembre de 2011 y mayo de 2012 bajo la dirección de Ambrogio Lo Guidice fue actor en la ficción italiana TERRA RIBELLE 2 emitida por la RAI.

Imagen portada: Christian Zagia – Foto gentileza del entrevistado

 

   

 

(Visited 132 times, 28 visits today)

Luján Luna

Luján Luna

Nacida en Montevideo. Bachillerato derecho y cursado hasta 3º de Facultad. Recibida en Alianza Francesa, Cursos superiores de Literatura francesa en Facultad de Humanidades y de Literatura e Idioma español. Cursos de teatro con los maestros Beatriz Massons, Nelly Antunez, Franklin Rodríguez y Jorge Bolani, actuación con todos ellos y en teatro de elencos independientes, del 90 hasta hoy. Cursos de Dibujo con el maestro Ramón Cuadra y de pintura con el maestro Hugo Longa.

<





Recomendaciones destacadas