Chico-Ferry3 Imagen: www.latinofilmfestival.be

Chico Ferry: Cuando la noche se vuelve un respiro

Trabaja durante el día lavando autos y en arreglos florales para una funeraria. En los tiempos libres mientras hay sol, busca comprar un cachilo del 41 para en las noches transportar la equipación de su orquesta de plena, que suena en oscuros rincones del Montevideo suburbano. El Chico Ferry, como le dicen, es ante todo un incansable defensor de la vida, que busca en su maravilloso canto y rueda de boliche, los placeres que le dan sentido a la vida de cualquier mortal.

“Es una historia de dos luchadores”, así bien la describió su director Federico Beltramelli. Dos luchadores que se abren paso en una realidad compleja pero hermosamente presentada en una película documental que se gana rápidamente la atención del espectador apenas comienza a rodar la historia en la pantalla.

Entre bares, cumbia de plena y céntricos paisajes urbanos, Beltramelli nos cuenta la historia de un hombre cuya sencillez, sueños y emociones nos comprometen hasta el minuto final de esta coloquial y realista aventura de entre casa. La reflexión aparece y lo hace sobre una historia que aúna dos universos, uno de irremediable carácter simpático y otro sobre un triste paisaje de carencias muy presente en nuestras sociedades. A pesar de la constante colisión de estos caracteres, la película no hace hincapié explícito en esta nomenclatura, sino que viaja más allá para mostrarnos el verdadero sentido que la vida tiene para sus protagonistas.

La película que fue recientemente proyectada en el festival de cine de Málaga y anteriormente en Atlantidoc, tiene un tratamiento de cámara experimentado, paciente (fundamental para un documentalista). Firme hasta en los momentos donde la fibra más íntima del personaje se muestra en la pantalla con una lágrima o tomando un baño. Con sutiles y momentáneos toques de humor que se hacen presentes de forma natural a lo largo de la película, el relato se va construyendo progresiva y ordenadamente.Luego llega el desenlace, que aunque se nos hace un poco abrupto, constituye el cierre de una historia común, sumamente sensible y real.

Si usted gusta del cine donde las ricas historias de vida se nutren de la maravillosa simpleza de sus atractivos personajes, usted debe ver Chico Ferry. COOLTIVARTE aprovechó esta instancia de festejo sobre el estreno íntimo de Chico Ferry para entrevistar a su director Federico Beltramelli.

-Federico, en varias ocasiones declaraste que siempre tenías durante el rodaje la película “bien aprendida” en la cabeza, algo así como un músico su partitura. Pues bien, ¿cuáles son los principales problemas que se plantean al tratar de explicar esa partitura al resto del equipo técnico?

-Cuando trabajás con un equipo que te respalda en todas las líneas la tarea de plantearle la propuesta es mucho más sencillo de lo que parece. La idea fue trabajar sin entrevistas en un documental de seguimiento. Lo demás lo dio el tiempo de trabajo compartido con los protagonistas. Fue una experiencia que la vivimos con mucha alegría productiva.

-A la hora de pensar cómo contar la historia, ¿tomaste alguna película o novela como inspiración o referente para empezar a trabajar en un relato?

-Tengo una debilidad por el cine argentino y sobre todo por alguna parte del cine documental de ese país. Me interesó siempre la observación sobre lo real con un grado de inmediatez y de respuesta de lo que hacen. Concretamente algunos trabajos de Jorge Gaggero me sirvieron de inspiración.

-Federico, en la película podemos observar como la cámara se introduce “sin permiso” en muchas ocasiones íntimas del personaje. Si bien esto sucede en muchos documentales, en Chico Ferry esto es moneda corriente en el relato y logra que los protagonistas adquieran una naturalidad pocas veces vista frente a la cámara ¿Cómo se logra este trabajo de poder “meterse” en la vida del personaje con el ojo del lente sin que éste, cuál actor de ficción, note su presencia?

-Existe siempre una tarea previa, yo a los protagonistas los conozco desde antes y los acompañé y los acompaño porque tenemos una relación casi de de vecindad y eso ayudó mucho.

-¿Cuáles fueron las mayores trabas que tuviste a la hora de rodar la película?

-Sinceramente no tuve trabas. Todo fue una experiencia muy fluida y disfrutable.

-Sabemos que el papel de productor es fundamental para poder realizar cualquier producción que se precie de tal, por eso te queremos preguntar ¿cómo fue trabajar con Mario Jacob como productor?

-Con Mario se trabaja de forma segura y uno se siente realmente respaldado y acompañado. Me importó siempre poder trabajar con esa generación y lo bueno es que seguimos trabajando en otros proyectos. Para este tipo de trabajo como para otro hay que contar con productores de experiencia, partícipes y activos como el caso de Mario Jacob.

-La película fue recientemente exhibida en el festival de cine de Málaga y anteriormente en Atlantidoc pero ¿cómo sigue Chico Ferry? ¿Hay intenciones de llevarla al cine? ¿TV?…

-La idea es seguir presentándola en algunos festivales. La película fue pensada para TV pero no descartamos nada. En el fondo lo que nos interesa es que se vea, porque creemos que tiene un público posible.

Chico Ferry

Ficha Técnica:

Dirección: Federico Beltramelli

Guión: Federico Beltramelli

Productor: Mario Jacob

Fotografía: Diego Varela

Diego Varela

Sonido: Daniel Márquez

Edición: Daniel Márquez

Premios:

Premio FONA 2009

MVD Socio Audiovisual 2011

Imagen portada:  www.latinofilmfestival.be

 
 

   

 
 

(Visited 152 times, 34 visits today)

Santiago Méndez

Santiago Méndez

Lic. en Comunicación, nacido en 1980, escribió numerosos artículos en publicaciones editoriales como "Cine y totalitarismo" de Lisa Block de Behar (Universidad de Sarmiento - ARG) y en publicaciones “Maldoror”. Dibujante (caricatura/humor gráfico/storyboards) y realizador audiovisual desde el año 2005. Dirigió el corto documental "Rompiendo el silencio" y "SIMAO". Colaborador docente de audiovisual en LICCOM (UDELAR) durante tres años y cantante de oficio en diferentes agrupaciones de rock n roll sin nombre. Anónimo pero perseverante.

<





Recomendaciones destacadas