«Carlos Alonso, pintura y memoria»

La muestra homenaje a Carlos Alonso reúne, en el Pabellón de exposiciones temporarias del Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), más de 50 obras del artista argentino.

Curada por María Florencia Galesio y Pablo De Monte, investigadores del Museo, la exhibición incluye pinturas y collages creados entre 1963 y 1989 y se organiza en dos ejes temáticos “Pintura y tradición” y “Realidad y memoria”. La reconstrucción de la instalación “Manos anónimas”, originalmente creada en 1976 y que hoy integra el patrimonio del Museo, ocupa un lugar central en el recorrido. La exposición podrá visitarse hasta el 14 de julio de 2019.


«Carlos Alonso, pintura y memoria»
La obra de Carlos Alonso está atravesada por la violencia de nuestra historia reciente. En ella, alude a esos años oscuros a través de imágenes que recuerdan un pasado ominoso.
La exposición Carlos Alonso. Pintura y memoria presenta una selección de más de cincuenta obras realizadas entre 1963 y 1986. Se desarrolla a partir de dos ejes temáticos: “Pintura y tradición” comprende los collages de la serie Blanco y negro, y las pinturas que citan y rinden homenaje a sus maestros y a grandes artistas universales. En este núcleo se reúnen las series dedicadas a Lino Enea Spilimbergo y Vincent van Gogh. “Realidad y memoria”, por otro lado, incluye aquellos trabajos comprometidos con lo social y lo político que reflexionan sobre la historia argentina contemporánea. Aquí se despliegan las series dedicadas a la muerte de Ernesto “Che” Guevara.
En el espacio central de la exposición, se encuentra la instalación Manos anónimas, que fue realizada originalmente para la muestra Imagen del hombre actual, que tendría lugar en el Museo Nacional de Bellas Artes en 1976, pero que fue suspendida a raíz del golpe militar. La reconstrucción de esta instalación opera como punto de partida desde el cual pueden establecerse nexos con otras obras en forma radial, configurando múltiples sentidos.
Los ejes planteados permiten comprender cómo la reiteración de temas –la carne, de res o humana–, en distintas épocas de su producción, opera como nexo para construir nuevas lecturas.

Pintura y tradición”, se inicia con la serie Blanco y negro, de 1963, resultado de un trabajo de experimentación con los materiales que condujo al artista a un lenguaje innovador, gracias al collage, cuando advirtió que los tiempos del óleo no eran sus tiempos. La estadía de Carlos Alonso en Santiago del Estero durante 1959 marcó su universo creativo. En estas imágenes, los recuerdos de la travesía por el norte argentino se unen a la memoria de la infancia, a los miedos y las supersticiones Alonso pone al servicio de la expresión recursos técnicos que maneja con gran ductilidad. A comienzos de los años 60, sin alejarse de la pintura, se dejó atrapar por la cualidad de la línea. Así, recurrió al dibujo, al collage y al grabado, cuando, en el ámbito local, comenzaba a postularse la muerte de la pintura.
Este núcleo continúa con las piezas inspiradas por los grandes maestros de la historia del arte. Desde muy temprano en su carrera, Alonso entabló una intensa relación con artistas emblemáticos del arte argentino y universal. Cita e interpreta obras emblemáticas de Rembrandt van Rijn, Gustave Courbet y Vincent van Gogh, Lino E. Spilimbergo y Ernesto de la Cárcova que cruza con fotografías y recorte periodísticos, así reinventa las grandes obras renovando su lenguaje.
En La lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, realizada por el maestro holandés en 1632, el cuerpo y la carne están presentes en una mesa de disección para ser examinados por el grupo de académicos que los rodean, pero también para un hipotético observador que contempla la escena. Todo en conjunto operará como dispositivo visual. En el desarrollo de este motivo, que continúa hasta 1978, Alonso establece un diálogo entre la obra de Rembrandt y la trágica muerte del Che Guevara. Las escenas con el cuerpo del Che yacente remiten a la imagen de la deposición de Cristo, y se deslizan de inmediato hacia una mesa de tortura y hacia las fotografías de Guevara muerto que circularon en la época y de las que Alonso extrajo la imagen. Así se produce un cruce de sentido entre la figura de Cristo y la de Guevara. Alonso desencadena otro cruce, el de los lenguajes de los tiempos del Dr. Tulp y los del Che; personajes del siglo XVII se encuentran con los del siglo XX, descriptos con tratamientos propios del pop y de la publicidad. Las obras de esta serie sufrieron la censura de la Subsecretaría de Cultura de la Nación, y el artista debió retirarlas de la muestra Panorama de la Pintura Argentina II, organizada por la Fundación Lorenzutti en el Palais de Glace, en junio de 1969.

En “Realidad y memoria” se manifiesta en compromiso de Alonso con el entorno y su época, en estas obras plasma su visión crítica de la realidad.
La carne como fragmento constitutivo recorre la producción de Carlos Alonso desde 1965 hasta los años 80. Por medio de su representación, el artista construye un sentido amplificado, puede ser la media res o las diferentes partes del faenado de un animal, pero también la carne de los cuerpos desnudos en reposo o en situaciones de sufrimiento. Es en el cuerpo del Che Guevara en las Lecciones de anatomía, en el cuerpo vendado de Lino E. Spilimbergo o en los retratos de Vincent van Gogh y Pierre-August Renoir, en los que opera acentuando la huella de la enfermedad y la vejez.
Este núcleo incluye obras de la década del 70, donde la carne vuelve a ser un motivo recurrente en una serie de dibujos y pinturas que trabaja durante casi diez años. En Carne de primera Nº 1 y Carne de primera Nº 2, el trabajo de las pinceladas y el manejo del color otorgan a las escenas un carácter expresionista. En esas obras, reses y vacas interaccionan con matarifes y estancieros; en tanto víctimas, carne animal y carne humana se confunden. A este despliegue de animales desmembrados, se suman personajes correctamente vestidos que remiten a la oligarquía ganadera y que pueden asociarse a la represión llevada adelante por el poder militar.
En la instalación Manos anónimas, el tema de la carne se traslada al espacio real. La res ocupa el centro de la habitación, en un espacio que ha sido allanado durante un operativo de los servicios paramilitares. Completan la escena un militar armado, un personaje de espaldas y un cadáver en el piso. En 1976, esta obra formaría parte de la exposición Imagen del hombre actual en el Museo Nacional de Bellas Artes, pero una vez declarado el golpe militar la muestra fue suspendida.
La producción de Carlos Alonso posee una unidad evidente, expresada en la solidez de su “oficio”, en su modo de construir una representación pictórica, formas alonsinas que reconocemos sin dudar cuando nos enfrentamos a una pintura de su autoría. Pero, al mismo tiempo, es múltiple, abierta a la interpretación.
Historia, memoria y realidad encuentran en la obra de Alonso una síntesis y una mirada crítica, potenciada por una imagen de gran expresividad que esta exposición invita a descubrir.

María Florencia Galesio – Pablo De Monte
Curadores – Museo Nacional de Bellas Artes

 

Acompaña la exposición un catálogo, editado por el Bellas Artes, incluye el texto curatorial que recorre los dos ejes de la exposición: “Pintura y tradición” y “Realidad y memoria”. Otro de sus aportes es “La historia y el poder de las imágenes. La lección de anatomía y la muerte del Che Guevara”, una lectura histórico-política de la serie “Lección de anatomía”, fechada entre 1969 y 1970, a cargo de Marchesi. Hay, además, un análisis de la instalación “Manos anónimas” por Silvana Varela, integrante del área de Educación del Bellas Artes. El libro también incluye la voz de Alonso en dos entrevistas de distintos períodos: una de 1974, del escritor y periodista Tomás Eloy Martínez, en la que el artista ahonda en su serie dedicada a Vincent Van Gogh y cuenta anécdotas del vínculo que lo unía a su maestro, Lino Enea Spilimbergo, entre otros temas. En la otra entrevista, realizada meses atrás por los curadores de la muestra, el pintor repasa en su taller en Unquillo, Córdoba, los temas centrales de su producción, sus exploraciones con técnicas y materiales diversos, su relación con la pintura, la crítica y la poesía, y su papel de ilustrador. La edición, bilingüe y de 156 páginas, incluye también una cronología de Alonso y el cuerpo de obra presente en la muestra, organizado por ejes y series.

La publicación estará a la venta en las tiendas de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.

Fotografías Cortesía Museo Nacional de Bellas Artes, (MNBA). Texto curatorial: Agradecimiento: María Florencia Galesio – Pablo del Monte.

“Carlos Alonso. Pintura y memoria” Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). Pabellón de Exposiciones temporarias. Av. del Libertador 1473, Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

(Visited 230 times, 80 visits today)



Patricia Ianniruberto

Patricia Ianniruberto

Patricia Ianniruberto. Egresada de Bellas Artes (Inst. Beato Angélico). Cursó Diseño Gráfico y Comunicación Visual (UBA) y producción de cine (SICA). Ejerció como docente de Bellas Artes y de Diseño I y II (UBA). Freelance de agencias de publicidad y cineanimación. Como diseñadora independiente se especializó en comunicación visual, prensa y producción, asesorando a empresas en imagen corporativa, producción integral de contenidos y piezas de comunicación: folletos, catálogos, revistas, stands, web, tv, vía pública, asesoramiento en derechos de autor, marcas y dominios junto al Estudio Lauritsen. Desarrolló proyectos pioneros de tecnología en Internet y aplicaciones interactivas (netmedia). Locaciones: cine y medios. En Uruguay: seleccionada: Taller de promoción y distribución Mercosur: nuevas herramientas multiplataforma/Mercosur Audiovisual (Programa de Cooperación con la Comunidad Europea). Representación y gestión de notas en instituciones públicas y privadas vinculadas al arte y la cultura. Corresponsal de revistas de cultura y colaboradora de medios gráficos y digitales. Edición y producción de contenidos multiplataforma. Gestión cultural y de prensa-Corresponsal en Buenos Aires: Argentina/Uruguay.

<





Recomendaciones destacadas