Javier-Carvelo

Cambiar de ritmo, fotografiar de otra forma. Entrevista a Javier Calvelo

Javier Calvelo realiza el lanzamiento del fotolibro TOUCH editado por El Ministerio Ediciones, este jueves 6 de abril de 2017 a las 19:30 hs en el café del CCE Montevideo. Por esta razón lo entrevistamos para conocer un poco más sobre su experiencia de trabajo y su visión sobre la fotografía.

 

-¿Cuando empezaste a hacer fotografía?

En la fotografía familiar, que aún cultivo y con una cámara Hanimex muy rara de comienzos de los años 80 licencia de la Kodak disc que usaba película de disco en forma de margarita de 15 fotogramas, que me regalaron mis padres y aún conservo. No recuerdo la fecha pero tenía menos de 10 años.

Luego me interesé más y más desde la fotografía científica, de reportajes y de viajes con la National Geographic que podía comprar usadas muy baratas en ingles, solo entendía las fotos y me fascinaban los mapas. Era una forma de conocer el mundo. Junto con la televisión.

Estudie con buenos docentes, muchos de ellos se convirtieron también en amigos, y hoy sigo estudiando.

 

-¿Qué es lo que más te entusiasma de la fotografía?

Su posibilidad de comunicar, su polisemia y universalidad. También su posibilidad de acercamiento a las personas, conocerme, explorar nuevos lugares, nuevas personas, hacer amigos.

 

-¿En que piensas cuando estás encuadrando?

Es difícil responder eso depende de la fotografía y la situación, muchas veces es un impulso, también depende del tema. Al hacer fotos influye mucho tu estado de ánimo, lo que sabes del tema, las ganas que le pongas y el respeto por el otro.

Hay ocasiones que ya sé que foto quiero voy y la tomo, otras previsualizo, espero a ver qué pasa aunque también esperar significa que prevees que va a suceder algo y es maravilloso cuando pasa. Pero hoy cada vez me parece más aburrida la geometría que cultive mucho en los primeros años; intento ser más libre en ese sentido y si una fotografía “desencuadrada” es perfecta para la historia la uso.

 

-¿Qué destacas de la experiencia de estar trabajando profesionalmente en fotografía?

Lo mismo que me entusiasma.

El mundo profesional en fotografía en Uruguay, supongo que en otros oficios también, es muy competitivo e individualista. Hijo de que somos pocos, en un mercado chico y poco profesional, que está hoy formándose mejor, pero también es una actividad muy solitaria en ciertos aspectos. Tendríamos que colaborar más entre nosotros, hoy se debe trabajar en pequeños equipos (de fotógrafos, diseñadores, editores, etc).

 

-El 6 de abril estarás presentando en el café de CCE el fotolibro TOUCH. Cuéntanos cómo surge la idea? Qué tipo de cámara usaste para este trabajo? Pudiste participar en el proceso de edición del libro o quedó todo en mano de la editorial?

Muchas ideas surgen de un interés personal otros son proyectos que surgen del acercamiento a un tema en forma accidental o por algo que le sucede a otro.

Este trabajo que se expone en el libro surge de hacer catarsis tras el sufrimiento diario de viajar en transporte público en Montevideo y luego trasladado a otras ciudades de América porque es un tema universal.

Pasaba mucho tiempo en viajes en ómnibus para las notas que hacía para el periódico La Diaria y tenía necesidad también de fotografiar a otro ritmo, de otra forma y con otro equipo.

También de la necesidad de hacer otra cosa que las notas diarias para el periódico, cambiar de ritmo, fotografiar de otra forma, con otro estilo; porque el fotoperiodismo es una escuela maravillosa pero te formatea bastante. Hay muchos temas en el trabajo, algunos son evidentes y otros más sutiles.

Utilice sólo cámaras de celulares bastante básicos, nada sofisticado, ese es justamente uno de los subtemas intentar hacer un trabajo con el mínimo de recursos técnicos que en este caso era ideal (ir en contra de que es necesario tener terribles equipos para hacer un proyecto fotográfico).

Cuando me invitaron a ser el primer trabajo editado por El Ministerio Ediciones ya había confeccionado una maqueta que se parece mucho al libro final.

Luego trabajamos en equipo con El Ministerio y ellos le dieron el acabado final pero siempre trabajamos en equipo. Eso es fundamental para este tipo de libros y es un diferencial de la editorial.

 

-¿Qué tan importante es ser objetivo en tu profesión? ¿El fotógrafo tiene siempre una intención?

Todo depende del uso o función que se dará a ese trabajo. Fotografiar es comunicar siempre para otros, siempre desde tu subjetividad, según el trabajo que tengas que hacer es necesario ser más preciso con los datos o dejar más lugar a la poesía. Pero a un fotógrafo se lo contrata por su ojo, por como mira.

Si no tienes una intención no tienes propósito, no tienes idea y por tanto no hay acción ni comunicación. Tu trabajo carece de significado. Cuando la fotografía es para informar se debe entender que el fotógrafo informa con lo que ve y pudo captar, pero también con el pie de foto y quizá un título o un pequeño texto.

De todas formas es otro el que ve esa fotografía y le da lecturas y atribuye intenciones, siempre. Eso no quiere ser deliberante o corporativo.

 

-¿Cómo se te ocurren las ideas? ¿Tenés una libreta de apuntes?

Viviendo. Tengo múltiples intereses y muy poco tiempo de vida!

 

-¿Cuantas tomas realizás hasta conseguir la imagen que querés?

Esa es una mala pregunta, no interesa ese dato pues no hay recetas. Aunque como dato diré que casi nunca la primer foto es la que funciona mejor.

Por otro lado los fotógrafos no podemos parar de fotografiar, podés cerrar temas o poner punto y coma pero siempre queres hacer otra.

 

-¿Que hace que una imagen llame más la atención que otra? ¿Cuál es la virtud de la fotografía?

Hay fotografías que funcionan y otras que no funcionan, más complejas y más simples, no hay fotografías buenas y malas. Además una que hoy no funciona quizá mañana o en otro contexto sí. Los fotógrafos que trabajan con sumatorias de fotos únicas apuestan mucho a la geometría, la estética y la información, la estética y la emoción. Pero una foto puede “llamar mucho la atención” y no tener nada de esto sino que brillan por su significado en ese momento.

Supongo que lo que llama más la atención y las virtudes son lo que me entusiasma que escribí antes.

Pero indudablemente la originalidad de la fotografía es la vinculación con lo real, una interpretación de lo real pero también un vestigio una huella, a diferencia de una pintura o un dibujo y eso lo hace fascinante.

 

-¿Crees que los fotógrafos deben tener una filosofía para hacer un buen trabajo?

La palabra filosofía es una de las más bastardeadas de nuestro vocabulario. Si por filosofía se entiende un conjunto de pensamientos y reflexiones si no los tienes no sos un ser humano.

Si se refiere a un corpus de ideas organizados y expuestos sistemáticamente no lo sé. Hay fotógrafos que son muy buenos y con muy buenos trabajos que no desarrollan un sistema filosófico en relación a la fotografía, eso no los desacredita.

Pero en general todos tenemos una visión sobre el mundo que nos influye y condiciona cuando hacemos fotos, amamos, cocinamos, educamos o vamos a la plaza.

 

-¿Puedes contarnos tu proceso de edición?

Tiempo + trabajo + tiempo + trabajo + tiempo.

Cada uno puede desarrollar su método que seguramente tendrá que ajustar según el trabajo y para que se edita.

Me gusta pensar que hay ediciones que funcionan y otras que no. Depende de la extensión, el soporte, el tamaño, la luz, etc., etc.

En TOUCH libro veras que funciona bastante bien, pero no sé si esa misma edición funcione en una sala.

 

-¿Qué opinión tenés de los programas de tratamiento de la fotografía?

Son todas las herramientas que teníamos en el laboratorio químico pero infinitamente mejor y más rápido.

 

-¿Trabajas con metadatos en una fotografía? ¿Cuáles son los ítems con más relevancia y porqué? ¿Es necesario contextualizar las imágenes? Generas un análisis teórico de tus trabajos?

Por supuesto, el archivo es con lo que trabajamos los fotógrafos, es necesario cultivarlo, enriquecerlo cuanto más información tenga más valor documental e histórico tiene.

El análisis teórico que me sirva para seguir trabajando, otro tipo de análisis lo harán otros, o será totalmente olvidado.

 

-Con la aparición de las cámaras digitales y la cantidad de disparos ¿se mira menos?

No se mira menos ni más. No se hacen fotos con la cámara se hacen con el cerebro. Es como pensar que con el advenimiento de la PC los escritores piensan menos por no usar una máquina de escribir o leen menos.

Hacer más de una cosa no quiere decir hacer menos de otra, eso sería un razonamiento muy reduccionista y me huele mucho a naftalina. Si hubiera tenido la posibilidad de tener 100 rollos de 36 exposiciones para un trabajo ¿por qué no los usaría?

Cada uno de nosotros tiene una educación visual y formación mucho mayor y mejor que la de nuestros padres y ni que hablar de la de nuestros abuelos. Lo que pasa es que el mundo es más ancho y estoy más conectado con lo que se hace en otros sitios.

 

-Hoy en día se maneja en cultura el concepto de prosumidor, donde todos somos productores y consumidores al mismo tiempo, ¿crees que esto es así? ¿se acentúa con la aparición por ejemplo de los smartphones, la invasión de imágenes y la velocidad de difusión?

Casi todas las críticas a la producción actual de fotografías se reduce a que un grupo reducido de personas tenía un saber y un poder de hacer que ahora ya no les es exclusivo. Por otro lado hace relativamente pocos años que eso es así y todo cambia muy rápidamente.

No es tiempo de sacar conclusiones ni establecer juicios definitivos.

 

Con el avance tecnológico las cámaras de fotos filma full hd, ¿qué opinas con respecto a que el mismo profesional realice trabajos fotográficos y de video? ¿Afecta eso a la profesión de fotógrafo?

Si tengo en mi equipo de trabajo alguien que escribe muy bien y también me trae una foto muy buena y que funciona muy bien con su texto que hago? Le digo que no lo haga?

Para los documentalistas tener en una sola cámara la posibilidad de hacer fotos de gran calidad técnica y video de alta resolución no es un problema, es un desafío! Si lo necesito tengo que poder hacerlo.

 

-¿Qué esperas de la gente al ver tus fotos?

Trato de no esperar nada, ya es muy bueno y gratificante que las vean.

 

-¿Cuándo se puede decir que una fotografía es arte?

La fotografía definitivamente no es arte, no tengo la mínima duda. Hay un librito “Para entender la fotografía de John Berger” que lo explica claramente. Toda su obra es recomendable.

Puedo hacer arte con ella porque puedo transmitir una visión sensible acerca del mundo pero no es arte en si pues tiene una conexión de índex con la realidad que no la determina el autor.

 

-¿Qué opinas del derecho de autor de la imagen y su relación con las redes sociales?

No hay nada que opinar. Los derechos de autor tanto los morales como los patrimoniales rigen también en los medios sociales el vínculo moral de la obra con su autor es para siempre y debe respetarse. Y por tanto darse a conocer, es repugnante, porque es inmoral que se publique cualquier obra sin dar crédito a su autor.

Los derechos patrimoniales que hacen que un autor puede seguir haciendo obra, y comer, son limitados por el estado o por el autor mismo que los cede los vende o prescriben. En los medios sociales tanto como en cualquier medio deben respetarse.

Los medios sociales son un mal menor en Uruguay se violan los derechos cada minuto y los grandes medios son los peores, tanto canales de TV, diarios, portales, y revistas se roban fotos todos los días y las publican sin siquiera poner los créditos; estamos muy lejos de ser respetuosos en esa materia a pesar de los avances que existieron. La mejor forma que tenemos es predicar con el ejemplo, publicar nuestras fotos y las de los demás acreditando la autoría por lo menos y reclamar siempre que se roben una foto.

La condena social también es muy importante, imagínate que si un gran medio puede robar una foto y publicarla lo que hará con el texto que se copia y pega mucho más fácil.

 

-¿Es posible vender fotografías en Uruguay? ¿Se puede vivir acá de la fotografía?

Por lo que escribí antes se podría vivir solamente de hacer juicios a los canales de tv.

Sí es posible, pero no solo vendiendo trabajos fotográficos, hay que hacer decenas de cosas más para vivir de ello y sobre todo ser buen gestor.

De todas formas todas esas otras cosas se sustentan en el trabajo fotográfico.

 

-¿Qué te parece que hay que hacer para fomentar la fotografía en Uruguay?

Ya opine bastante de lo que se puede hacer.

Agrego que lo que debería darse es la enseñanza de la fotografía en la educación primaria y media. También debería existir la materia de cómo leer una fotografía, como leer una exposición, como leer cine y cómo leer un diario.

 

-¿Como fotógrafo es fácil acceder a galerías y salas para exponer?

Supongo que si tienes una muy buena obra con significado es fácil. No es mi caso. Además el circuito es muy pequeño y capitalino.

De todas formas hoy puedes tener una muy buena carpeta en alguna plataforma digital y lo ven muchos más visitantes.

 

-¿De qué manera das a conocer tus fotos al mundo? ¿Generás vínculos con agentes culturales en el exterior?

Mi fotografía no se conoce en “El Mundo” si tengo algunos amigos y conocidos en el exterior trabajando en medios pero el interés de Uruguay desde el exterior es nulo, por eso hay que intentar universalizar un poco los temas que trabajes.

Me parece básico tener una web o medios sociales con algunos trabajos bien editados y que si alguien quiere ubicarte te encuentre.

 

-¿Qué consejo darías a un fotógrafo que recién empieza?

No puedo dar consejos.

Recomiendo si no perder el tiempo con el equipo, solo aprender muy bien a usarlo y a usar lo que tengas, estudiar y leer mucho, ver mucho cine y estudiar a los autores, si dominas la disciplina y cultivar el oficio va a resultar mucho más fácil y seguro cada vez más seguido saldrán fotografías interesantes.

Aprender a autoeditar y editar con otros, pensar en comunicar con fotos, la fotografía no está en el mundo del entretenimiento, está en el terreno de la comunicación.

 

-¿Cuales son tus próximos proyecto que nos puedas contar?

Son los mismos: la comunidad, la familia, lo que nos rodea, lo que nos pasa individualmente y como sociedad.

Adhiero al uso social de la fotografía y el valor social del fotógrafo.

 

Imagen portada: Cedida por Javier Calvelo

 

 


 

(Visited 92 times, 16 visits today)

Federico Meneses

Federico Meneses

Por el 2003 surge la idea de armar un boletín electrónico "óbolo cultural" para difundir eventos que poco se sabían. Con el surgimiento de las redes sociales el boletín deja de tener su efecto y nace www.cooltivarte.com A fines del 2010 invito asociarse como co-director a Mauricio Conde, junto a todos los amigos colaboradores que se sumaron a la idea de aportar un granito de arena a nuestra cultura potenciando los eventos y dando más valor al conocer a los artistas mediante entrevistas, artículos de opinión, análisis, reflexión y crítica. Cooltivarte está presente en el medio local comunicando las noticias, críticas, opiniones y entrevistas, tratando de generar un valor cultural conociendo de cerca a los protagonistas, generando una conciencia colectiva y sensibilidad para este rápido diario vivir.

<





Recomendaciones destacadas