buceo-invisible-octubre2016-teatro-solis-foto-ana-aguirrezabal

Buceo Invisible… la historia de las cosas

Esto arrancaba hace años para mí, en un toque en el entrañable Espacio Guambia…. aunque su historia ya venía contándose hacía tiempo.
El rock y la melancolía eran el bastión de los Buceo Invisible, eso me decían en facultad los que a esa altura ya los conocían.
Yo los había escuchado sonando por ahí antes, pero esa era mi primera vez de verlos en vivo.
Me acuerdo del encantamiento… nunca más me deshice del embrujo.

Simples, poetas, gente del barrio cantando y contando.
El tiempo ha pasado… la vida les ha movido algunas piezas pero no han cambiado en nada esa esencia que los hace tan invariablemente buenos y diferentes: la capacidad de fusionar la fuerza del rock con la sensibilidad absoluta de la poesía.

Un Colectivo de gurises que el jueves 20 pasado acabó con la lluvia y llenó de imágenes y música la Zavala Muñiz.
Presentaron su último disco “El pan de los locos”, tan ecléctico y melancólico como todo a lo que nos hemos acostumbrado a recibir de ellos con el correr de los años; esta vez lleno de puntillosos adornitos sonoros que, además, sellaron por momentos con el exquisito sonido del violín.

Ojalá y sigan haciendo poemas de sus músicas, o al revés… vaya uno a saber cuál es la maravilla que combinan para lograr embelesarnos; porque si de algo estoy segura cada vez que voy a verlos es que la verdadera magia que producen algunas cosas no se curan para nada con la adultez.

Buceo Invisible en el Solís – 20 de Octubre de 2016

 

(Visited 29 times, 6 visits today)

Ana Aguirrezabal

Ana Aguirrezabal

Nace en 1974 en la ciudad de San José de mayo Incursiona en el dibujo y la plástica desde chiquita, como cualquier niño... Bendecida desde siempre con pequeños golpes de suerte, gran estudiadora de la vida. En sus años mozos anda entre la Arquitectura y las Bellas Artes.... danzarina Profesional en escuchar con todas las orejas, fan del llanto que lava y de la risa que la lleva hasta él… Muchas veces cree que de tener alas…. pero no es el caso. Vive con una compañera que hace de cualquier sitio su lugar en el mundo, y siente una profunda nostalgia por el verano, incluso en pleno enero, porque sabe que termina… Su color preferido es el blanco, hablaría todo el día en francés, viajaría sin cesar y volvería. Se olvida a veces de pagar las cuentas y generalmente siente que el mundo no es para ella… Nunca trabajó en lo que le gusta... porque aún no sabe exactamente dónde buscar. Le gusta todo lo que se arrime a lo sensible, y dice que es por eso que anda por acá... Se incorpora a cooltivarte en 2016

<





Recomendaciones destacadas