BOLA DE NIEVE - En hora nunca es en hora Coordina Federico Deutsch - 31 de julio 2008 - Plataforma MEC - Foto © Federico Meneses

BOLA DE NIEVE – En hora nunca es en hora

Bola de nieve
Del 10 de julio al 15 de agosto 2008
Curaduría: Santiago Tavella

Plataforma MEC – San José 1328

 

Jueves 31 julio 2008 –  En hora nunca es en hora
Coordina: Federico Deutsch
Artistas invitados: Brian Mackern (músico) / María Dodera (directora de teatro) / Pedro Dalton (músico) / Noelia Campo (Actriz)

 

Bola de nieve
Lo primero que se propone en esta Bola de nieve es una instalación de Rita Fischer en la que, a través de diversos medios (pintura, escultura, video, etc.), la artista toma la desorientación como tópico dominante, intentando desorientar al público que llega a la muestra.

Originalmente llamada Usted está aquí, la obra muta su denominación a Horizonte, desplazándose del punto donde usted está parado hacia la circunferencia de trescientos sesenta grados en donde metafóricamente se sitúan los objetivos de las personas.

Se podría decir que la instalación de esta creadora funciona como dispositivo orientador hacia ninguna dirección específica. Pero queda claro que se está hablando de direcciones cuando vemos manos apuntando hacia diversos lugares, cuerdas flojas que aluden a equilibristas, casas situadas en un horizonte que es la encrucijada de vías de tren.

El espacio de esta instalación no sólo queda abierto a las interpretaciones que surjan de la contemplación del público, sino que se abre a la adición de elementos propuestos por tres grupos de artistas que, cada jueves subsiguiente a la inauguración, realizarán una serie de acciones que dejarán su huella en la instalación, señalando posibles direcciones.

La conformación de estos tres grupos parte de una propuesta generada entre la artista y el curador, en donde se puede decir que hay cierto control en el abanico de direcciones en las que se desplazan las interpretaciones. Pero esto es sólo el principio, dado que son sólo tres los artistas elegidos -un músico, un poeta y un director teatral- y ellos son quienes eligieron, a su vez, a tres más cada uno. Esta modalidad genera una situación de “descontrol curatorial”, donde la puerta queda abierta, al punto de que la naturaleza de lo que acontecerá cada jueves posterior a la inauguración -más allá de la confianza en la calidad que se espera de las propuestas- queda en gran medida fuera del dominio de la organización, de forma consciente y expresa. Más aún, la elección de los tres primeros artistas convocados responde a la búsqueda de un perfil transdisciplinario que dirija el proyecto hacia la apertura y ampliación del “Horizonte” como concepto fundacional de la obra.

 

El horizonte no es un punto
A partir de estos elementos más bien descriptivos, surgen algunas reflexiones acerca de las direcciones a tomar a la hora de buscar nuevos horizontes.

Una idea recurrente en quien escribe este artículo es que, en esta contemporaneidad, el horizonte no es un punto.

Tal Vez lo haya sido para las utopías de la modernidad, pero, se esté en un nuevo estado de la modernidad o en una etapa de posmodernidad, parece claro que el horizonte, en cuanto metáfora de objetivo a alcanzar, adquiere hoy plenamente su dimensión circular, con sus trescientos sesenta grados de posibles direcciones a elegir a la hora de acercarnos o alejarnos de algo.

La desorientación es, paradójicamente, el eje de este y otros trabajos de Fischer, quien considera este tópico como un signo de nuestro tiempo. Desde el punto de vista de quienes todavía no asimilan la castración producida por la pérdida de las utopías que situaban el objetivo en un punto preciso del horizonte, estas desorientaciones son distracciones que el sistema -que sea- pone en el camino de su realización. Pero, para otros, la unidireccionalidad sólo puede ofrecer una escalera acotada por dos paredes laterales, en la cual, cuando se asciende, uno se acerca al objetivo, pero, como no siempre es posible ascender, esta imposibilidad deviene en frustración, en pérdida. Sobre todo cuando hoy están al acecho las dudas acerca de que la dirección elegida sea la correcta.

Parecería preferible una escalera sin paredes laterales, una especie de coliseo en el cual una vez comenzado el ascenso que nos aleja de los leones que están en la arena, podamos ir hacia un costado u otro, o sea, ampliar nuestro horizonte.

Esta metáfora me parece un buen punto de partida sin direcciones predeterminadas para el tejido de interpretaciones que surgirá de la circulación de ideas entre el público y los artistas que participan del proyecto.

Santiago Tavella
Curador

 

Intervención Un carrito al cielo de Ernesto RizzoFederico MenesesGerardo Carella

 

 

Fotos recuperadas de una vieja máquina compacta

 

 

 

 


 

 

Federico Meneses

Federico Meneses

Por el 2003 surge la idea de armar un boletín electrónico "óbolo cultural" para difundir eventos que poco se sabían. Con el surgimiento de las redes sociales el boletín deja de tener su efecto y nace www.cooltivarte.com A fines del 2010 invito asociarse como co-director a Mauricio Conde, junto a todos los amigos colaboradores que se sumaron a la idea de aportar un granito de arena a nuestra cultura potenciando los eventos y dando más valor al conocer a los artistas mediante entrevistas, artículos de opinión, análisis, reflexión y crítica. Cooltivarte está presente en el medio local comunicando las noticias, críticas, opiniones y entrevistas, tratando de generar un valor cultural conociendo de cerca a los protagonistas, generando una conciencia colectiva y sensibilidad para este rápido diario vivir.







Recomendaciones destacadas