Blue Jasmine (2013)‏

Desde al menos 1976 que el director de cine, guionista, actor, escritor entre muchas otras cosas, Woody Allen, ha lanzado al menos una película de autor durante todos estos años hasta 2013. Y contando. Allen vuelve con un drama perfectamente estructurado y desarrollado, especialmente en el personaje principal encarnado por la maravillosa Cate Blanchett. Todo lo contrario a lo que fue la inconsistente «A Roma con Amor» (2012), que a pesar del ensamble cast (elenco de estrellas) con que contaba, fue un punto bastante flojo dentro de su temporada de películas europeas que al parecer ya habría finalizado. La película está estructurada cronológicamente en dos espacios temporales: el presente, donde Jasmine (Blanchett) se muda con su hermana luego de su ruptura tanto amorosa como económica, y un gran flashback montado en paralelo, que desarrolla el ascenso y la caída de su relación con Hal (Alec Baldwin), un corrupto millonario. Jasmine es presentada desde la escena inicial como una típica neurótica de película de Woody Allen. Pero su neurosis y psiquis será un poco más compleja que eso. Jasmine está obsesionada con los estándares de vida altos, con ser una inconsciente mantenida, una interesada. Una perfecta esnob de mediana edad. La historia de vida familiar de Jasmine es muy particular. Es adoptada, al igual que su hermana. Su hermana Ginger es casi todo lo contrario a ella: sencilla, espontánea, y por sobre todo, agradable. O eso iremos concluyendo a medida que el film avanza que conocemos mejor a los personajes. Lo que veremos mientras la historia se alterna cronológicamente, es que Jasmine no ha cambiado en nada sus hábitos e intereses, a pesar de que su ex pareja haya sido un gigante fraude.

De hecho lo extraña profundamente. La actuación de Blanchett merece reconocimiento por su virtuosismo en protagonizar un personaje en todas sus facetas, desde su vida superficialmente equilibrada y realizada, hasta su etapa más decadente, angustiante y psicótica. Probablemente sea una de las candidatas a llevarse el premio a Mejor Actriz en los próximos Oscar. Jasmine tiene auténticos síntomas de esquizofrenia, que se irán acentuando con el abuso de su medicación y su situación que empeora. Jasmine es lo suficientemente elitista como para desconformarse con todo lo que rodea la vida de su hermana Ginger, que aceptó hospedarla por tiempo indefinido hasta que Jasmine salga de su situación. Allí tendrá que enfrentar una vida bastante más parecida a la realidad de lo que era su nube fantástica de un modo de vida acomodado. El acierto principal de Allen para que la película sea todo lo sólida que su anterior obra no lo fue, es preocuparse en centrarse y desarrollar los personajes. En «A Roma con Amor» quizá hayan sido demasiados, sin centrarse mucho en ninguno. Hasta él mismo era uno de ellos. Pero aquí es Jasmine, o más bien, la actriz que está detrás de este gran personaje, quien eleva la propuesta. Los diálogos vuelven a ser frescos ensayos de escritura, con el escritor neoyorkino volviendo a sus mejores épocas de inspiración, o al menos a la chispa con que escribió «Si la cosa funciona» (2009). Baldwin es el único actor que sobrevivió del elenco de su anterior película, y que vuelve a estar correctísimo. Está también la sorpresiva aparición del comediante Louis Szekel, más conocido como Louis C.K. quien dirige y protagoniza desde 2010 «Louie». una de las series mejor recibidas de los últimos años. El personaje que encarna funciona casi como un gran cameo del actor y realizador, si bien está el suficiente tiempo en pantalla como para no ser estrictamente un cameo.

La película además estudia mediante el personaje de Jasmine la incapacidad de adaptación de alguien que desconoce el concepto de ganarse la vida, a un mundo real, trabajador y problemático. Es así que Jasmine carecerá de sentido común para encarar estudios, trabajo, y/o nuevas realaciones, complicándole su intento por salir del pozo y olvidar su vida pasada, que se pasa nostalgiando.

Volvó Allen haciendo justicia a su extenso y valioso legado como cineasta, dando cátedra de escritura de guión y dirección de actores, como nos ha tenido bien acostumbrados.

 
 

   

 
 

(Visited 13 times, 3 visits today)

Agustín Fagetti

Agustín Fagetti

Nació el 28 de enero de 1991 en Paysandú, pero se muda con su familia a Rocha en 1993 y vive ahí hasta 2004. Desde entonces reside en Montevideo, donde termina secundaria en el liceo I.A.V.A en 2009. En 2009 y 2010 toma cursos de cine y empieza en 2011 la carrera de Realización Cinematográfica en la Escuela de Cine del Uruguay, donde se mantiene cursando. Colabora con una pasantía en el 30° Festival Internacional de Cine de Cinemateca uruguaya en 2011 y participa de rodajes diversos de cortometrajes estudiantiles de distintas generaciones curriculares y extra curriculares. Desde el 2013 miembro de ACCU - Asociación de Críticos de Cine del Uruguay. Desde 2011 como cuenta pendiente por su pasión por la crítica de arte, empieza a escribir reseñas musicales en su blog bron-yr-agu.blogspot.com, y algunos meses después comienza a colaborar en Cooltivarte.

<





Recomendaciones destacadas