Lisandro Aristimuño en el Teatro Solís 1 de Noviembre 2017 Fotos: Virginia Prado

Aristimuño en el Solís: Viento sur y una copa de vino.

Se disparó un loop y bajo una cortina de múltiples luces blancas apareció la banda, luego Lisandro y los aplausos no se hicieron esperar.

Esa mágica cortina de luces no separó, sino que hizo las veces de un cálido abrazo, fue el nexo con que el artista nacido en Viedma cobijó a todos los que asistimos al concierto en el teatro Solís. Nos dibujó el particular zodíaco que se adivina en esta creación artística llamada “Constelaciones”. Ese es el nombre de su nuevo trabajo discográfico, el cual vino a presentar a nuestra ciudad, un disco que suena fiel a su estilo, pero diferente.

Aristimuño muda, se clona, se renueva y sigue sorprendiendo en cada nuevo trabajo que brinda a quienes deseen escucharlo. Es nuevo en el sonido, en el concepto, en el arte de la placa y en el arte musical. Once nuevas constelaciones para cargar nuestro cielo de luces brillantes, de frescas melodías, once nuevas oportunidades para mirar hacia arriba, para llevar los ojos hacia lo infinito del firmamento y animarnos a nadar en ese cielo dulcemente estrellado, pues allí hay vida y nos manda línea.

Y todo fue conexión, reflejo y armonías, desde los primeros acordes de “Rastro de percal” hasta el cierre festivo de “Elefantes”, fue un viaje y estuvo divino. Apoyado en una banda que sonó formidable, justa, que se soltó cuando debía, que dio amparo en los climas sutiles o fue rockera cuando se necesitó.

Rocío Aristimuño le dio duro a la percusión y fue un flash verla zapatear en “How long?” terminando el tema a puro ritmo, ritmo único, cuasi electrónico y Lisandro bailaba inmerso en una danza hipnótica, fue uno de los momentos altos del show. También lo fue en “Para vestirte hoy” con dedicatoria a Daniel Viglietti, el tema va levantando vuelo y es imparable, emocionante. Otra perla: “Greenlover” con sentida dedicatoria para las Abuelas de plaza de Mayo y para todos los que pelean por los derechos humanos, además de lo hermoso del tema, me cautivó la iluminación, un delicado y único reflector de luz blanca buscando rostros aleatoriamente entre el público, al que luego se sumaron más y más reflectores, buscando intensamente esos rostros, esos cuerpos, esas almas que hasta hoy nos faltan encontrar en ambas márgenes del río. Impactante.

Temas hermosos, como el “beatlesco” “Good morning life” o “Voy con vos” un viaje onda The Cure, pero de una luminosidad y delicadeza brillante, que no se malinterprete estas referencias musicales, simplemente son pinceladas ilustrativas para describir la sonoridad que me partió el pecho. Un show divino, con esa magia que regala Lisandro, que es sutil, delicadamente telúrico, poético, potente, sensible, rockero y lírico. El teatro estaba lleno y se ganó a todo el público desde el comienzo. Público que, con respeto y silencios solamente esperaba por un poco más magia luego de cada tema, ávidos de la próxima melodía que caería sobre sus cabezas, expectantes del siguiente impulso vital , pero que aplaudía a rabiar al finalizar cada canción.

Nos regaló el lujito de escuchar en su voz, una versión delicadísima de “Desarma y Sangra” (Charly García) cuando regresó al escenario para los bises. Fue una noche espectacular, toda la gente quedó encantada y lo despidió de pie luego de dos horas de show. Por suerte prometió volver el próximo año, mientras tanto viajaremos por estas nuevas “Constelaciones” tratando de decodificar los mensajes que guardan esas estrellas.

Gracias a los músicos y a Lisandro por su arte, por su música.

Salú.

Los temas : Rastro de percal, Hoy hoy hoy, Hijo del sol, Voy con vos, Una flor, Anfibio, Greenlover, Tu nombre y el mío, Good morning life, Para vestirte hoy, Tres estaciones, En mi, De nuevo al frío, Tu corazón, How long, Azúcar del estero, Pozo, La última prosa, Todo lo que tengo y todo lo que hay.

Bises: Desarma y Sangra, Respirar, Cerrar los ojos, Elefantes.

 

Lisandro Aristimuño – Presenta “Constelaciones”- Teatro Solís 01/11/2017 – Fotos: Virginia Prado

 

 

(Visited 7 times, 7 visits today)

Fino Sosa

Fino Sosa

Adrián Sosa: Montevideano, 1965, lector, melómano, "escribidor". Durante los años 80, coordino y editó diversas revistas alternativas en forma independiente (Atrás de todo, Culos de botellas, Perro Andaluz) en los cuales se recogía y divulgaba la poesía,los dibujos, el arte callejero, la música: el nervio latente bajo la aparente inactividad de esos años. En los últimos años editò en forma independiente libros de poesía de distribución gratuita "El Grito", "Lobos en la Buhardilla", "Lo que quedó allá arriba "y" Cuadernos Mojados" lleva adelante el blog: http://lucesdelacity.blogspot.com.uy/







Recomendaciones destacadas