imagen - Fernando Cabrera en La Trastienda El artista junto a su banda presentando el nuevo álbum "Viva la Patria". 18/07/2014 - Montevideo, Uruguay. Fotografías: © Carlos Lebrato

Ámbitos, Fernando Cabrera en La Paloma

En uno de los tantas propuestas que tiene -y tendrá- el restaurant Peteco en La Paloma, algunos privilegiados que todavía estamos por acá pudimos disfrutar de Fernando Cabrera solo con su guitarra y en plan íntimo. Lujos de una noche de verano.

Hay ámbitos para las cosas, no es lo mismo ver a una banda que sabe que oficia de backing band de la cena de muchos comensales que ver a Fernando Cabrera, un tipo -un artista- que maneja con absoluto cuidado las palabras, el silencio y los espacios entre ellas en un restaurant. La idea a priori puede presentarse dudosa ya que, por más que se haya reservado una mesa, uno sabe de antemano que va a ver pasar como locos a los mozos que tratarán de complacer los pedidos de muchos de los clientes, al ayudante de cocina dándole órdenes a aquellos para que las cosas salgan bien y los exigentes clientes no se quejen, también podrá escuchar sin quererlo conversaciones entre el cajero que pregunta cuántas bebidas pidieron los de la mesa x y como no puede faltar en esta época -signo de los tiempos diría Prince en algún momento- gente que está más preocupada de revisar el Facebook en sus modernos teléfonos celulares antes que presenciar y disfrutar del recital, y ni siquiera digo sacar fotos y filmar (cosa a la quien esto escribe tampoco suscribe), me refiero a gente que directamente está inmersa en su teléfono y que le hace preguntarse a uno por qué no se habrán quedado en casa. Fuera de todo esto lo de Cabrera se sostiene por sí solo y el entorno distraído no le ganó al artista. Por suerte.

Pasadas las 22 horas Cabrera salió a escena acompañado únicamente por su guitarra y arrancó con “Llanto de Mujer”, “Punto Muerto” y “Puerta de los Dos”, un gran comienzo para un recital que nunca decayó y que se basó en aquellas canciones que la gente quería escuchar, los “hits” (si podemos utilizar ese término para definir temas del artista) de siempre: “Imposibles”, “La Casa de al Lado”, “El Tiempo Está Después”, “Por Ejemplo”, “Al Mismo Tiempo”, “Yo Quería Ser Como Vos” y otros no tan conocidos por todos pero sí para aquellos que siguen al del Paso Molino desde siempre: “Caminos en Flor”, “Críticas”, “Nunca Dije Te Amo”.

Según el propio Cabrera llegó “con la garganta destrozada”, pero pese a que eso haya sido cierto no se notó y lo disimuló notablemente con pequeños cambios en lo musical y con juegos de inflexión vocal. Nada mal para el hombre de la “voz chillona, cantarina y parlante”.

En el medio de todo esto también se dio el lujo de citar un fragmento de “Guitarra y Vos” de Jorge Drexler, de usar su ya característica cajita de fósforos como único acompañamiento musical para hacer “Viveza”, de decir que iba a hacer “una canción careta” antes de tocar “Diseño de Interiores”, ya que su casa es algo así como “un depósito” del cual él es “uno más de sus bultos” y de apenas transitar su última (gran) obra “Viva la Patria”, de la cual tocó el tema homónimo, “Buena Madera” y “Paso Molino” como cierre del recital. En los bises también hubo otros “hits” como “Agua” y “Dulzura Distante”. ¿Qué más se puede pedir?

Imagen portada: Archivo – Fernando Cabrera en La Trastienda El artista junto a su banda presentando el nuevo álbum “Viva la Patria”.  18/07/2014 – Montevideo, Uruguay. Fotografías: © Carlos Lebrato

 
 

   

 
 

(Visited 7 times, 5 visits today)

Julio Pérez

Julio Pérez

(Montevideo, 6 de diciembre de 1985) Tras vivir toda su adolescencia en Piriápolis vuelve a la capital para comenzar sus estudios en Ciencias de la Comunicación en la UDELAR, de donde egresa en el 2010. Tras deambular por varios trabajos que nada tienen que ver con lo suyo, y menos aún con su gusto casi obsesivo por toda la música y el cine que puede consumir, llega la hora de un trabajo digno en la Federación Ancap, en donde realiza las tareas de comunicación interna y externa de la institución. Igualmente, un año antes comienza a dejar plasmadas sus obsesiones y gustos en su blog personal (revistaspleen.blogspot.com) en donde se desquita para hablar de todo lo que en otro lugar no puede.







Recomendaciones destacadas