Alejandro Dolina/ La Venganza Será Terrible/ 18NOV2015/ Teatro el Galpón/ Montevideo - Uruguay Foto: ©Gastón Pimienta

ALEJANDRO DOLINA – LA VENGANZA SERÁ TERRIBLE

Señores terroristas”, dice un audio sin cuerpo a través de la sala del Galpón. 30 años hace del comienzo de La venganza será terrible. Patricio Barton y Alejandro Dolina. Alejandro Dolina y Patricio Barton. Él se convierte en ella, ella es una señora de unos 60 años, ellos se convierten en arquitecto y cliente, en vendedor de ropa y comprador, en médico y paciente, en cantante y público.

Hay una caja con mensajes escritos a mano que dicen:

“¡Sos la persona que más me ha hecho reflexionar en mi vida!”
“¡Qué cosa el ser humano!”

Hay familias como público y abuelas de más de 90 años aplaudiendo. Una pareja se levanta y les regala una caja de alfajores. Suena Piazzolla en el descanso – la risa es un bien necesario que también necesita unos minutos de tregua –. Se habla de ropa amplia y de ropa ajustada, de calzoncillos con marcas en la piel, de mallas que disminuyen la vida siete años. Se reflexiona acerca de las tentaciones de los ascetas, del diablo y de los recuerdos que empujan a la locura. Se habla del miedo al sueño de los monjes, de los fantasmas del pasado.

¿Conclusión? “Cada uno construye sus propias tentaciones”.

Y finalmente se canta, por petición del público, versiones que incluyen como última canción: “por algún camino” de Sandro.

La masa se levanta, aplaude y se marcha con una sonrisa estirada de más de dos horas seguidas.

Alejandro y Patricio lo han vuelto a conseguir. La reflexión y la risa. Y sí, “¡qué cosa el ser humano!”.

Texto: Lucía Baltar

 

 

Alejandro Dolina/ La venganza será terrible/
18NOV2015/ Teatro el Galpón/
Montevideo – Uruguay

 

 

 

 

Gastón Pimienta

Gastón Pimienta

Montevideo, 1982. Comienza en la fotografía como autodidacta para luego realizar cursos en la Escuela Tris, donde aprende entre otras cosas, a ver imágenes de manera diferente. Participó en diversos talleres de análisis de imagen y fotorreportaje, workshop de retratos y proyectos de autor. Hoy, padre de tres hijos, cree y quiere hacer de la fotografía su herramienta y oficio.







Recomendaciones destacadas