A veces hay que tocar muchos silencios. Entrevista a Gustavo Etchenique

Te siento como un músico de una gran versatilidad que comprendió el mensaje de los pioneros de la música uruguaya, tocando con varios de ellos, y a su vez con una carrera sin respiro en la que de cierto modo, y sin quererlo, te convertiste en un eslabón con la música popular uruguaya actual. ¿Hay algo de verdad en esto?

Difícil hablar de uno mismo. Lo que te puedo decir es que la versatilidad es una cualidad que me gusta mucho, no solo para la música si no para la vida en general. Tener facilidad para adaptarte a los cambios y en la música poder tocar con el mismo disfrute y control diferentes estilos y géneros, eso es algo que siempre me gustó.
Lo mismo siento cuando escucho música, en mi discoteca podés encontrar casi cualquier cosa.

Nací en determinada época, crecí escuchando a determinados artistas, y eso supongo que te marca.
Tuve la suerte de ver tocar a grandes músicos uruguayos y un día me encontré tocando con varios de ellos. Lo que decís es cierto, todo esto fue muy natural, casi sin quererlo, las cosas se fueron dando. Siempre admiré y respeté mucho a esos pioneros, grandes músicos de la generación anterior a la mía y aprendí mucho de ellos.

-¿Cuál fue tu primer contacto con la música?

Mi primer contacto con la música fueron mis padres. Mi madre una muy buena pianista, concertista, que después que nacimos mi hermano y yo, se dedicó a la docencia. Mi padre un gran fanático y bastante experto en música clásica.
Todo el tiempo sonaba música en mi casa, de grabaciones y en vivo. Por un lado mi madre siempre tocando sobre todo música clásica, y por otro mi tío Jorge, que tocaba jazz, tocaba trombón, un poco de piano, algunas veces venía a mi casa a estudiar.
Así que en mi ámbito familiar siempre había música variada.
El primer contacto con los tambores también lo tuve gracias a ellos. Veían mi locura cuando escuchaba esos tres tambores y me llevaban siempre donde eso sonara.
Mi gracia de chiquito era hacer candombe con la boca.
Después, Los Beatles, gracias a mi primo Fernando que me los hizo escuchar en una Spica. aluciné, me acuerdo como si fuera hoy. Tendría 10 o 12 años. Y a los 14 empecé a tocar con amigos del  barrio como Oscar Caponi,  gran músico, que fue con quien aprendí los primeros rudimentos de la batería.
Él, además tocaba la guitarra al revés, era zurdo pero no cambiaba las cuerdas. Una bestia. Hacíamos covers de cualquier cosa incluyendo de El Kinto. También tocaba con mi primo Luis Restuccia, gran guitarrista, tenía un grabador Teac de 4 canales. Nuestro juego era tocar y grabar. Precisamente con él y Alberto Restuccia tuve mi primer experiencia importante en vivo, 4 meses en escena a sala llena en el espectáculo Juan Salvador Gaviota, año 77, plena dictadura.

Y ahí empieza todo. Conozco a Galemire que me llama para diferentes toques en Dequerusa. Entonces empiezan a buscarme para tocar en diferentes discos, luego Jaime y etc.

La cosa nunca más paró.

-¿Cuáles fueron y son actualmente tus principales influencias musicales?

A veces uno puede no ser muy consciente de las influencias o no necesariamente una influencia en cierto momento de la vida tenga que gustarte hoy. Lo que te puedo decir es que si pienso en mis comienzos encuentro a Ringo como mi principal influencia porque era y soy, un enfermo de The Beatles, también escuchaba a los Stones y también me gustaba Watts.
Escuchaba mucha música y la verdad que todos los bateristas me impresionaban y de todos te debe quedar algo… Mitch Mitchell, Ginger Baker, varios.

Después cuando curtí grupos como Yes, King Krimson, Emerson Lake and Palmer, Chick Corea, Mahavishnu, Oregon, Zappa, Police y mil etcéteras, empiezan a aparecen otros bateristas y percusionistas, todos geniales.

Steve Gadd, Brufford, Cobhan, Palmer, Lenny White, Collaiuta, Copeland, y en la onda más jazz, Erskine, Bill Stewart o los maestros como Art Blakey o Elvin Jones, Tony Williams, y muchos.

Está lleno de bateristas, todos con su estilo. Me gustan mucho esos que tocan con gran swing diferentes estilos, esos bien personales que identificas. Me gustan muchos.
Pero si tengo que nombrarte solo dos o tres, que aparecieron con algo nuevo, mis favoritos son Ringo y Copeland, dentro del rock.

Y en lo que se le llama, allaround, sesionistas que tocan diferentes estilos, mis favoritos son Steve Gadd y Vinnie Colaiuta.

Hay un montón de mujeres muy saladas también. Imposible nombrar a todos los bestias que tocan por ahí. De Uruguay mis influencias y mis favoritos son Galletti , Osvaldo Fattoruso, Santiago Ameijenda, Yamandú Pérez, Trasante.

Seguramente hay otros salados que yo no llegué a ver. En Uruguay hay muy buenos músicos, imposibles nombrar a todos, Martín Ibarburu, Juan Ibarra, Tato Bolognini, mil etcéteras.

Otra influencia fuerte que identifico es la de los bateristas africanos. Siempre alucino cuando escucho música de compositores, cantantes africanos. La forma de tocar de los bateristas. Me emociona ese estilo de tocar la batería.

Mis grandes maestros, con quienes “vi” el rol de la batería, y la importancia del tempo y el groove en la música, fueron fundamentalmente Jorge Galemire, Daniel Bertolone Jaime Roos.

El no haberte mantenido en una banda por un tiempo prolongado ¿de alguna manera te hizo perder de algo?

No lo sé. Me tocó esta otra situación, la de tocar integrándome a diferentes proyectos, más que formando parte de una banda estable por tiempo prolongado.

Aunque estuve y estoy en proyectos de larga duración, más allá de que se les pueda llamar banda.
Supongo que en cada situación se gana y se pierde algo. En mi trayectoria me hace muy feliz haber podido tocar, compartir música con tanta gente diversa, y de la que aprendí y aprendo tanto. Supongo que integrar una banda y tocar mucho tiempo con los mismos compañeros debe también ser maravilloso.

Es difícil encontrar más percusionistas o tamborileros uruguayos de nivel profesional más allá de los grandes con que te tocó compartir escena y estudios de grabación. ¿Esto se ha revertido en los últimos tiempos?

Yo creo que hoy en Uruguay hay buenísimos percusionistas y bateristas, hay muchos y muy buenos. Hoy se toca más candombe y tambores que en otras épocas.

Hay más tocadores y tocan muy bien. Digamos que del 73 al 85 fue una época muy difícil, después empezó de nuevo la movida.

Está lleno de música este país aunque a veces se ve solo lo que está en la superficie.

-¿Te sentís cerca de la movida más joven de la música uruguay?

Sí. Trato de escuchar lo que más puedo de lo que aparece y muchas cosas me encantan. Además siempre toqué y toco con gente de mi generación y con gente mucho más joven que yo, y eso me encanta.

Me gusta mucho la movida joven jazzera, también otros colectivos de gente como La órbita Irresistible que es más para el lado del rock. Los que buscan por caminos personales, hay mucha música en este país, algunas más visibles que otras.

-¿Por dónde crees que debería transitar el instrumentista que recién se está haciendo?

Creo que lo importante para un instrumentista es transitar por el camino de la música y no del destaque personal. Estudiar todo lo que se pueda, pero no perder la pasión, el corazón, la ubicación, y ser uno mismo.

Lo más difícil es entender que hay que tocar para la música y no para demostrar lo rápido que se toca o cuanta técnica se tiene. El camino es la música, es tocar, más allá del estilo que uno desee. Siempre al servicio de la música. A veces hay que tocar muchos silencios.

Gustavo Etchenique estudio batería con José Luis Pérez y Sergio Faluótico.

Percusión con Roberto Serrentino en la Escuela Universitaria de Música de Montevideo y con León Jacobson en Buenos Aires.
Armonía con Alberto Magnone y  piano con Miguel Marozzi.

Acompaña y acompañó en conciertos a nivel local e internacional a destacados artistas de variados estilos: Leo Masliah, Hugo Fattoruso y Los Pusilánimes, Jorge Galemire, Jorge Nasser, Martín Buscaglia, Rossana y Claudio TaddeiJaime Roos, Eduardo Mateo y La Máquina del Tiempo, Rubén Rada, Fernando Cabrera, Daniel Viglietti, José Carbajal “El SabaleroEduardo DarnauchansDino entre otros.

Como sesionista fue y es convocado a participar en muchos y variados trabajos discográficos: Jaime Roos, Jorge Galemire, Eduardo Darnnauchans, DinoMasliah, Canoura, Cabrera, Buscaglia, Mateo, Fattoruso, Magnone, Quintana, Taddei, Pablo ” Pinocho” Routín, Edú ” Pitufo ” Lombardo, Santiago Montoro, Tunda Prada, Darío Iglesias, ente otros.
Actualmente integra los proyectos: Rossana Taddei con el proyecto dúo MINIMALmambo, o en trío con Alejandro Moya Banda, Trovalina,  Leo Maslíah, Herman Klang.

Eventualmente participa de los proyectos de Darío Iglesias y Santiago Montoro.

Esto es parte, sólo una parte, de un largo y sinuoso camino. Un músico que no tuvo tregua. La música se presento delante de él y no lo largo más.

Imagen portada: Gisselle Noroña

 

(Visited 75 times, 11 visits today)



Arturo Restuccia

Arturo Restuccia

Arturo Restuccia nació el dos de diciembre de 1964 dentro de una familia de artistas, pasando por casi todas las artes y oficios del teatro, apuntador, iluminador, actor, director y autor. Estudio en La Escuela Nacional De Bellas Artes y fue Boy Scout en su niñez. En el año 1993 junto con Teatro La Morgue y con su obra AMENAZA DE MUERTE gana el primer premio en el Tercer Encuentro De Teatro Joven De Montevideo. Con dicha obra recorre casi todos los circuitos under de Montevideo, después vinieron dos obras mas completando una trilogia de humor negro policial, NO MATARAS dirigida por Ileana López en la que participo también Susana Acosta y Victoria Rodríguez y ASESINOS POR DELICADEZA esta ves dirigiendo a Charly Álvarez y El Gran Gustaf. En 1999 estrena su obra CUANDO HARRY CONOCIO A POTTER y en el año 2012 DONDE ESTA EL CORNUDO, obra musical y teatral. Actuó en varias obras teatrales para niños dirigido por Fernanda Moreno y actuando junto Luis Cerminara en ALADINO donde superaron las 500 funciones. Autor también de músicas para Teatro supo trabajar de guarda de Cutsa, Diariero y Artesano. Reflexionando, nos cuenta que aprendió mas en sus trabajos fuera del ambiente artístico. Hoy en día se dedica a escribir poesía así como también cuentos y relatos. Se incorpora a cooltivarte en 2016.

<





Recomendaciones destacadas